¿Pensar en no tener hijos lo hace ser más inteligente y exitoso?

Al parecer emprender tiene sus dificultades y una de ellas es tener hijos, porque sus prioridades están en conocer el mundo y crecer profesionalmente.

123 RF 123 RF

Antiguamente por lo menos en Colombia, se tenían hasta 12 o 15 hijos, la mentalidad que había y que se mantenía en el voz a voz incluso de las abuelas en la actualidad es que “el niño viene con el pan debajo del brazo”. Antes no era tan importante lo que se le tuviera que dar al niño en, por ejemplo, ropa o los mejores regalos, con que tuvieran un techo y alimento todo estaba bien.

Estos son Los costos de preferir una mascota, en lugar de un hijo

Además, otra cosa que ha transformado dicha manera de pensar, es la participación de la  mujer en espacios laborales, que aunque ha sido un gran paso social, mundialmente sigue teniendo problemas como el de la brecha salarial.

En fin, tanto mujeres como hombres han considerado en este momento aplazar el tiempo para tener hijos, no tenerlos o cambiarlos por mascotas, las cuales consideran también como un hijo o integrante de la familia. Los jóvenes o mejor los millennials consideran que sus años mozos se tienen que ir en disfrutar de la vida con: rumbas, viajes por todo el mundo y nuevos conocimientos.

Para ellos, el éxito recae en sus logros como independientes y emprendedores más no en organizar una familia. ¿Egoístas o no? juzguen ustedes. Sin embargo, aquí le enumeramos algunas de las razones por las que muchos deciden decir “NO” a los hijos. Este es un listado que se reúne después de que Mic envió unos formularios de Google a través de su página de Tumblr para entender qué decían las mujeres y hombres al respecto:

1. Los hijos salen caros: los jóvenes dejaron de creer que los “niños traen el pan debajo el brazo” más bien, si se decide tener un hijo es para que esté en óptimas condiciones y por lo menos se le pueda dar una buena calidad de vida. Y para ello se necesita dinero, ingresos suficientes para pagar sus estudios, alimentación, vivienda, salud entre muchas otras cosas más. Prácticamente es un compromiso financiero desde que se encuentra en el vientre. Algunos de los comentarios:

  • “Tener un hijo implicaría una enorme factura médica”
  • “Si apenas puedo darme el lujo de vivir bien con mis ingresos, ¿cómo puedo darle a un niño la vida que merece?”    

2. El mundo está fuera de control: al parecer nuestros millennials son mucho más conscientes, son ciudadanos del mundo, entonces se preocupan por el medio ambiente y  el hacinamiento mundial porque consideran que puede ser una gran crisis. En el formulario muchos citaron lo siguiente:

  • “Hay muchos niños no deseados en el mundo, así que para qué traer más. Si alguna vez me decido prefiero adoptar. La gente no entiende lo malo que es una población tan grande”
  • “Me uní hace mucho al movimiento demográfico por muchas razones ambientales”

3. El aspecto físico: a muchas mujeres todavía les aterra creer que su cuerpo va a cambiar y que tienen que atravesar por un trabajo de parto muy doloroso, por eso, prefieren decirle “NO” a tener hijos. Algunas de las respuestas:

  • “El físico de mi cuerpo cambia y el dolor del parto no es atractivo para mí en lo absoluto”
  • “La idea de llevar a un niño en mi vientre me da náuseas”

4. Las ambiciones profesionales: en este aspecto ven a los niños como un obstáculo. de hecho, muchas investigaciones afirman que “tenerlo todo” es decir, familia y carrera es casi que imposible. Porque tener un hijo va contra el éxito profesional, a´si muchos dijeron al respecto:

  • “No quiero tener hijos porque estoy estudiando para ser cirujano y no creo que pueda darles la atención que necesitan con un trabajo tan exigente”
  • “Cuando imagino mi futuro, no veo a ningún niño. Me encanta lo que estoy estudiando y quiero sacar el máximo partido de mi carrera. Ya sea que incluya extras, noches sin dormir, la reubicación y/o viajar”

Mire estos Ocho cursos gratuitos para convertirse en un emprendedor

5. Ellos no se ajustan a la calidad vida: las personas que respondieron la encuesta, hablaron del deseo de preservar su calidad de vida, ellos están bien como están, tener hijos traería responsabilidades adicionales que cohíben de actividades de entretenimiento, viajes y conocer a muchas personas. Al respecto dijeron:

  • “Con la forma en la quiero vivir mi vida,los niños podrían interponerse en mi camino”
  • “Mi sueño es visitar los 195 países del mundo y realmente un niño encaja en un estilo de vida nómada el cual no quiero vivir”

¿Por qué lo puede hacer más inteligente esta decisión?

En un texto escrito por Iván Vásquez, coach de emprendimiento de empresas y finanzas personales, en Entrepreneur, se citan los estudios de un grupo de científicos que encontró la conexión entre los genes que determina la inteligencia de una persona, sus logros en el campo educativo y la descendencia que deja.

El estudio publicado en la revista Proceeding of the National Academy of Sciences, asegura que los genes que determinan la inteligencia impactan positivamente en el grado académico que alcanza una persona pero, el grado académico afecta negativamente en la descendencia de la gente.

Dicha tesis, se estaría observando, con el decrecimiento de la natalidad, pero según los resultados de estos estudios, lo que pasaría dentro de unos años es que en el mundo van a dejar de existir las personas inteligentes pues estas se están dejando de reproducir por tener como prioridad sus ambiciones profesionales. Es más, los científicos de este estudio aseguran que en la actualidad, hablamos de 2017, el porcentaje de personas inteligentes es un poco menos que en 1990.

El debate queda abierto, son muchas las dudas que a usted le pueda surgir después de leer estos hallazgos, como por ejemplo, si va a castigar al mundo sin un descendente suyo con gran porcentaje de ADN inteligente o si prefiere, también puede contrariar la información con casos que conoce en donde el profesionalismo no ha sido para nada un obstáculo para salir adelante. Es más, puede ser también que el problema sea de educación o de mentalidad cultural. En fin, ¿en qué perspectiva se para usted?

También le puede interesar: Los gastos que debe considerar antes de decidir ser madre

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.