Indicadores Financieros

Tiempo

 El mundo en el 2030: predicciones y desafíos. Los cambios

Los cambios

El mundo en el 2030: predicciones y desafíos

A pesar de lo aventurado que es hacer predicciones para el futuro en un mundo que está ante profundos cambios, algunos expertos analizan el escenario económico global en el año 2030.

El gurú alemán de la economía Bert Rürup y el editor en jefe de la sección Economía del periódico alemán Handelsblatt, Dirk Heilmann, esbozaron un panorama económico mundial para el año 2030 en su obra conjunta, “Las vacas gordas – Por qué le espera un futuro brillante a Alemania”.

En su libro, afirman que si bien el Producto Interno Bruto de los EE. UU. –de 21,2 billones de dólares- seguirá siendo el más alto del mundo, los chinos les pisarán los talones, ocupando el segundo lugar con 19,4 billones de dólares.

Y también el tercer y cuarto puesto estará ocupado por países asiáticos, si bien Japón superará con creces a India. Alemania, la cuarta mayor economía del planeta, descenderá al sexto lugar, directamente detrás de Brasil, auguran los expertos.

“Si se creara un nuevo G7, este estaría formado por los cuatro países BRIC, y solo tres de las naciones del actual G7 estarían representadas allí”, escriben los economistas. Alemania sería, por lo tanto, el único país europeo en el club de las grandes potencias económicas.

El siglo XXI, ¿dominado por los países en desarrollo?

Según Dirk Messner, director del Instituto Alemán de Políticas de Desarrollo, el siglo XXI no será del dominio de las potencias occidentales. Para poder pensar en términos de lo que sucede en un siglo hace falta echar una mirada hacia atrás.

“Entre 1840, al comienzo de la revolución industrial, y 1960, solo dos economías crecieron más que los países industrializados. Eso significa que la revolución industrial fue un proceso que condujo al ascenso de Occidente, al que luego se acopló el resto del mundo.

Desde 1960 hasta 1990, unas 25 naciones crecieron más aceleradamente que los países occidentales, es decir que un grupo de economías en desarrollo logró grandes avances. En los últimos 20 años, 75 países en desarrollo crecieron con el doble de la velocidad de las naciones industrializadas”, explica el experto.

Situación en África y América Latina


América Latina deberá lograr distribuir mejor sus ingresos, dice experto. América Latina deberá lograr distribuir mejor sus ingresos, dice experto.

El continente africano no sufrió, hasta ahora, las consecuencias de la crisis de deuda de los países occidentales y registró un crecimiento anual del cinco al siete por ciento. Si bien se espera una tasa alta de crecimiento para los próximos años, creer que se está produciendo un auge de los países africanos sería un malentendido, opina Heilmann.

“El problema en África es que es el continente con el mayor crecimiento poblacional, pero es también el que cuenta con tasas del cuatro y del cinco por ciento anuales. Es decir, que África necesita ese crecimiento sobreproporcional simplemente para seguir manteniendo en el estatus en el que se encuentra”, aclara el autor y jefe de Economía del periódico Handelsblatt.

Y agrega que, en el pasado, también se ha constatado que un auge de recursos e ingresos en una cierta área puede conducir a más corrupción y hasta a conflictos, algo que los economistas llaman “la maldición de los recursos”, dice Dirk Messner, del Instituto Alemán de Políticas de Desarrollo. Según sus estimaciones, América Latina sufre de un problema similar, pero en un nivel más alto. También allí la dinámica económica se basa en un auge de los recursos.

“La cuestión es si América Latina logrará traducir esas fuentes de ingresos, los excedentes de exportación, en un mayor desarrollo social, dado que es la región con el mayor desequilibrio en la distribución de ingresos de todo el mundo”, subraya el especialista.