Amor de vegano: sin carne ni leche

Cualesquiera sean los beneficios para la salud de no ingerir carne, leche, pescado o huevos, el veganismo sigue siendo una filosofía minoritaria. Eso implica que para los veganos puede ser difícil encontrar pareja.

Amor de vegano: sin carne ni leche Amor de vegano: sin carne ni leche
;
BBC

El editor Alex Bourke es un vegano estricto. No come ningún producto animal. Sus dos últimas novias eran veganas.
Actualmente está soltero, y está buscando un amor vegano.

"He salido con carnívoras en el pasado y con vegetarianas y veganas. Resulta mucho más fácil cuando puedo comer sus alimentos y ellas los míos", dice.

Pero no es únicamente la conveniencia lo que lo impulsa a buscar alguien con una dieta similar. También es cuestión de ética. Para Bourke, comer carne es moralmente incorrecto.

"Desapruebo a los no vegetarianos, como desapruebo a quienes golpean a sus hijos".

Escasez de veganos

"No quiero tener nada que ver con la crueldad, no sólo en la ganadería industrial, sino en ninguna clase de cría de ganado". "Puse fin a relaciones por culpa del queso", afirma.

"Todas las semanas salgo a comer a restaurantes y me encuentro con muchas amigas -algunas muy atractivas- y a veces pasan cosas", comenta Bourke. "Si beso a alguien, no quiero la molestia de preguntarme qué tiene pegado a sus dientes".

Sin embargo, buscar una pareja vegana es como buscar una aguja en un pajar.

La Sociedad Vegana Británica calcula que sólo hay unos 150.000 veganos en Reino Unido, de una población de 65 millones; es decir, uno por cada 400.

En Estados Unidos las probabilidades son un poco más altas. El Grupo de Recursos Vegetarianos calcula que hay unos dos millones, de una población total de 313 millones; aproximadamente uno en 150. Por otra parte, una encuesta de Gallup publicada hace dos semanas sugiere que 2% de los estadounidenses son veganos.

Al igual que Bourke, Robb Masters, otro londinense, también ve difícil imaginarse saliendo con una no vegana. En 16 años de veganismo, la dieta se ha convertido en parte de su identidad.

Masters dice que hay 20.000 veganos en Londres. "Puede sonar como un montón, pero es menos del 0,25% de la población. Es improbable encontrarse con un vegano de casualidad".

Por eso, Masters organiza el grupo London Vegan Meetup, para conocer veganos.
Cuestión de tolerancia

Según él, los números deberían favorecer a hombres heterosexuales, pues hay tres mujeres veganas por cada hombre. Pero en la práctica no funciona así. Las veganas parecen más dispuestas a tolerar a no veganos como parejas.

"Cuando me reúno con mis amigos veganos a veces refunfuñamos un poco sobre tantas mujeres veganas que están con hombres no veganos", señala Masters.

Un ejemplo es la neoyorquina Arden Levine. Cuando conoció a su esposo, ya era vegetariana, pero se había convertido recientemente en vegana. "En nuestra segunda cita me dijo que había ido a comprar dos libros de cocina vegana. Me conmovió mucho su franqueza", afirma.

Aunque Levine no cocina carne, tampoco le importa tenerla en su refrigerador. Su suegro es un cazador entusiasta y de vez en cuando envía carne de venado a la pareja.

"No pongo restricciones a lo que come mi marido", dice. Y añade que se niega a convertirse en una santurrona "vegangelista".

Por supuesto, también hay hombres dispuestos a ser flexibles... o quizás tienen pocas opciones.

Gary MacIndoe se hizo vegano a los 12 años, mientras crecía en Aberdeen, en el norte de Escocia, donde no tenía mucha esperanza de salir con una chica vegana. "Son difíciles de conseguir en Aberdeen", confiesa.

Su novia solía ofrecerle un pedazo de su pastel de carne durante el camino a casa. "Tenía que recordarle que no como eso", afirma.

Pero acepta la dieta de su novia. "Hay relaciones en las cuales, aunque las personas son completamente diferentes, respaldan sus creencias, y funciona".

Por más difícil que parezca para los veganos conseguir pareja hoy en día, antes era peor, dice Bourke.
Para empezar, el vegetarianismo es más convencional.

El amor es insípido
 
"Ya no es el caso de que los veganos sean solitarios socialmente torpes que viven en carromatos y cultivan vegetales".

El expresidente estadounidense Bill Clinton se abstiene ahora de productos animales, puntualiza.
Internet también ha contribuido a hacer la vida más fácil, con numerosos sitios como veggieromance.com y veggievisiondating.com, que ofrecen "citas y amor vegetariano".

Masters señala que sus reuniones de veganos incluyen una amplia gama de gente. "Un grupo ligeramente más joven y más profesional, pero una buena tajada de la población".

Pero finalmente podría ser inevitable buscar a alguien fuera del grupo.Aunque Masters no va a cambiar lo que come, con el paso del tiempo ve que pudiera necesitar salir con una no vegana cuando busque la mujer de su vida.

"Definitivamente preferiría salir con una vegetariana o vegana, pero uno no escoge de quién se enamora".

                                 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.