Lo bueno del subsidio a las tasas de interés hipotecarias

La medida del gobierno permitió reactivar la construcción. En el período que estuvo en vigencia las ventas crecieron 61,7% en Bogotá. Los beneficiarios en un crédito VIS se ahorrarán por siete años el 23% en el pago de la cuota. ¿Hora para que los bancos bajen sus tasas?

Foto: Archivo Semana. Mientras el PIB en 2.009 creció el 0,4%, la construcción presentó una variación positiva del 12,8%. Foto: Archivo Semana. Mientras el PIB en 2.009 creció el 0,4%, la construcción presentó una variación positiva del 12,8%.

 

En abril de 2009 el gobierno estableció un subsidio a las tasas de interés para los créditos de compra de vivienda nueva de menos de $166 millones. Esta medida anticíclica tenía como objetivo estimular la construcción en el país. Aunque en un comienzo el gobierno estimó que la medida cubriría 30.000 créditos, el alcance de la misma se amplió, llegando a 95.000 créditos. La totalidad de los créditos ya fueron aprobados y con los recursos agotados, el subsidio a las tasas de interés llegó a su fin.

 

El gobierno contempló la posibilidad de asignar $200.000 millones adicionales, pero posteriormente argumentó que la medida no podía ser prorrogada dadas las restricciones fiscales.

 

Lo cierto es que la medida tuvo un impacto muy positivo para el sector inmobiliario y la construcción. Según cifras de la Lonja de Propiedad Raíz de Bogotá, en el tiempo que estuvo vigente el sistema de subsidios, entre abril de 2009 y marzo de 2010, las ventas crecieron 61,7%, en comparación con el período comprendido entre abril de 2008 y marzo de 2009.

 

Este incremento se explica principalmente por el dinamismo que registraron las ventas de vivienda de interés social (VIS) en Bogotá, que crecieron 82% en el período, pasando en número de 15.606 a 28.469. El crecimiento de las ventas de vivienda que no es de interés social también fue importante, pero menor que el de la vivienda VIS. Estas ventas crecieron 40%, de 15.505 a 21.699.

 

Ventas VIS


Para la Lonja, estas cifras demuestran la efectividad de la medida “no solo al incrementar las ventas, sino al favorecer a la población de menores recursos, que gracias a la medida pudo obtener créditos a menor costo para financiar su vivienda”. Es de resaltar que la construcción fue el sector que más aportó al crecimiento de la economía nacional en 2009. Mientras el PIB creció el 0,4%, la construcción presentó una variación positiva del 12,8%.

ventas noVIS

Diferentes sectores han solicitado la extensión de la cobertura de tasas, incluso algunos han hablado de volverla una medida permanente para impulsar al sector.

 

La Lonja cree que no se trata de mantener indefinidamente este tipo de medidas, “que pueden ser contraproducentes debido a la posibilidad de generar una burbuja inmobiliaria una vez la economía recupere su dinámica normal. No obstante, desmontarla de tajo, en momentos en que la recuperación económica es todavía débil, cuando la tasa de desempleo es la más alta de Latinoamérica, no parece adecuado”.

 

Con todo, parecería que ahora es el turno para los bancos, que ya vieron el efecto que tiene sobre la demanda de crédito, la baja en las tasas de interés.

 

Cuánto se ahorraron los beneficiarios

 

Los colombianos que adquirieron créditos para vivienda de interés social de $67’000.000 gozaron de una reducción de la tasa de interés del 5%.

 

Esto quiere decir que los beneficiarios en lugar de pagar una cuota mensual de $672.818, cancelaron mensualidades de $514.650 por un crédito de $46’900.000, equivalente al 70% del valor comercial de la vivienda, con una tasa del 12,8% efectivo anual a 10 años.

 

En este caso, el ahorro será del 23%. En los siete años de cobertura del subsidio, el beneficiario pagará $10’553.417 menos si se hacen los cálculos en precios corrientes. Si se halla el valor presente de los pagos, el ahorro será de $7’864.395 en pesos de hoy.

 

Varios bancos, además, prorrogaban el subsidio en la tasa de intereses por el plazo faltante de la deuda. Es decir que el deudor pagaba la cuota con cobertura no sólo por los siete años iniciales sino por los diez años que duraba el crédito.

 

Incluso era más barato comprar que arrendar. En caso de haber tomado esa vivienda en arriendo, el beneficiario habría tenido que pagar un canon del 1% del valor comercial de la vivienda, esto es de $670.000 mensuales. La cuota mensual del crédito sería $122.818 más barata que el canon de arrendamiento. Durante los siete años de vigencia del subsidio, el ahorro, por este lado, sería de $10’316.712 en valores corrientes, que equivalen a $7’688.002 en valores de hoy.

 

El ahorro varía de acuerdo con el monto del crédito y el sistema de amortización. Si el monto del crédito que necesita es de $70’000.000 para comprar una casa de $100’000.000, el beneficiario accedió un subsidio del 4%. La cuota mensual que debería pagar es de $851.857 en lugar de $1’004.206. El ahorro sería del 18%.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.