No tan seguros

Antes de asegurarse en el exterior, verifique que la compañía esté legalmente establecida en Colombia. No se base únicamente en los argumentos del vendedor.

No tan seguros No tan seguros

Es común encontrar pólizas de seguros internacionales muy atractivas, ofrecidas por a compañías extranjeras que no están establecidas legalmente en Colombia.

Por lo general, los vendedores muestran que sus seguros tienen más beneficios que los colombianos, a menores costos. Esto puede ser cierto en parte, pues los cálculos actuariales con los que se fijan las tarifas difieren entre países a causa de las variaciones en los niveles de riesgo y los volúmenes de población asegurada son diferentes. Por ejemplo, en caso de los seguros de vida, la tabla de mortalidad que se aplica en la contratación de un seguro en el exterior es la del país de localización de la compañía y no la de Colombia. Esto, de entrada, genera una tarifa diferente, no ajustada al riesgo real que está asumiendo esa compañía. Esto sin tener en cuenta el posible efecto cambiario sobre la transacción.

Además, existen diferencias tributarias que pueden hacer más atractivos algunos seguros internacionales, pues en la mayoría de los casos, las tasa impositivas de los seguros en el exterior son más bajas.

A pesar de estas verdades, los vendedores ocultan el hecho de que en la mayoría de los casos asegurarse en el exterior es ilegal. El artículo 39 del Estatuto Orgánico del Sistema Financiero establece que "queda prohibido celebrar en el territorio nacional operaciones de seguros con entidades extranjeras no autorizadas para desarrollar la actividad aseguradora en Colombia o hacerlo con agentes o representantes que trabajen para las mismas". Lo interesante es que se penaliza al comprador y no al vendedor, salvo cuando el vendedor es parte del contrato. "No existe una prohibición expresa en la ley sobre la promoción y venta de seguros del exterior, pero sí con respecto al consumidor", explica Rebeca Herrera, directora de asuntos internacionales de la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda.

Lo más probable es que el comprador no sea perseguido nunca por las autoridades, sostiene la funcionaria, pero es posible que tenga dificultades al cobrar la póliza. "El problema puede aparecer a la hora de entrar al país las divisas provenientes de la indemnización, pues no podrá declararlas como ingresos de un seguro, porque se expone a multas y tendrá que pagar impuesto a la renta como ganancia ocasional", añade Herrera.

En otros casos, los seguros se usan para estafar a los incautos y el consumidor afectado no podrá buscar protección de las autoridades por haber actuado al margen de la ley. En otras ocasiones, la venta de seguros extranjeros esconde actividades de lavado de activos, y los compradores, a pesar de haber actuado de buena fe, pueden terminar implicados en la investigación.

Si está interesado en comprar un seguro en dólares o euros, las aseguradoras establecidas legalmente en el país ofrecen productos indexados a monedas extranjeras que le dan la seguridad de no perder dinero por las fluctuaciones del tipo de cambio. Así tendrá una inversión en divisas, sin infringir la ley.

Cuando le ofrezcan un seguro en el extranjero, evalúe muy bien los beneficios y contrástelos con los verdaderos costos. No se base únicamente en los argumentos del vendedor. Verifique la legalidad de la operación. Si no tiene cuidado, usted puede terminar desprotegido ante los riesgos de los que pensó estar asegurado, podría perder dinero o, en el peor de los casos, puede verse implicado, sin saberlo, en un delito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.