Impresione a su jefe

El camino de ascenso en la escalera corporativa casi nunca es fácil. Prácticas sencillas pueden ayudar a superar algunas dificultades y le permitirán brillar frente a sus compañeros y sus supervisores como un profesional de desempeño superior.

Prácticas sencillas pueden ayudar a superar algunas dificultades y le permitirán brillar frente a sus compañeros y sus supervisores Prácticas sencillas pueden ayudar a superar algunas dificultades y le permitirán brillar frente a sus compañeros y sus supervisores

1. Entienda su trabajo. Si usted tiene claras sus funciones y responsabilidades, le será fácil determinar cuáles son sus prioridades y su propósito en la compañía. Así trabajará siempre en una dirección clara.

2. Conozca cómo es evaluado. Es clave que sepa qué competencias, actitudes, comportamientos y capacidades se tienen en cuenta al determinar el cumplimiento y al premiar sus logros.

3. Irradie buena energía. No se la pase criticando y quejándose por el trabajo, los compañeros y el jefe. Por el contrario, sea una persona que proyecte una agradable y buena actitud que anime a los demás a trabajar.

4. Sea organizado. Antes de salir de su oficina planee lo que debe tener listo para el día siguiente, de acuerdo con la urgencia y la importancia de los temas y con su relevancia para conseguir metas concretas. De esta forma, cuando empiece la mañana ahorrará tiempo y tendrá las prioridades claras.

5. Deje su vida personal en la casa. Aunque es difícil concentrarse cuando las cosas en su vida familiar o personal no funcionan, comentarlo todo con sus compañeros de oficina puede ser perjudicial y malinterpretado. Es mejor que hable de estos temas con personas cercanas y de su confianza, en la privacidad del hogar.

6. Flexibilidad ante todo. Las empresas necesitan contar con empleados que se ajusten a lo impredecible de los cambios. La adaptabilidad es clave para asumir retos nuevos.

7. Amplíe sus horizontes. Un empleado estrella no es siempre aquel que hace todo bien, sino muchas veces el que aprovecha las oportunidades de capacitación que se ofrecen dentro y fuera de la empresa y el que tiene intereses culturales y de formación de su conocimiento en otras áreas.

8. Crea en la recursividad. Hacer preguntas al jefe o a sus compañeros es clave cuando no sabe lo que está haciendo, para evitar errores e inconvenientes. Sin embargo, busque la manera de averiguárselo por su cuenta, piense un poco antes de preguntar y cuando tenga un problema llegue con algunas sugerencias sobre cómo resolverlo.

9. Manténgase informado. En un mundo tan cambiante hay que conocer las nuevas tendencias y herramientas en su área de trabajo. Lea sobre estos temas y participe en lo posible en eventos de su industria.

10. Como un reloj. Llegar temprano al trabajo y a tiempo a las reuniones es un indicador de que usted es una persona entusiasta, interesada en la compañía y confiable.

11. Cuide su salud. Si se la pasa enfermo se perderá la toma de decisiones importantes, tendrá que desatrasarse en lugar de actualizarse y su productividad se verá afectada. Alimentarse bien y hacer ejercicio le ayudarán a llevar una vida balanceada y le darán fortaleza para trabajar mejor.

12. Sea confiable. Es simple. Si se compromete a hacer algo, hágalo y cúmplalo. Inclusive, si promete menos y hace más, tendrá la actitud ganadora.

13. Presentación impecable. Un buen ejecutivo debe vestirse de forma acorde con su trabajo y responsabilidades. La elegancia está en comportarse a la altura de cada evento, con la vestimenta adecuada y con excelentes modales. Cuando esté en su oficina o en un evento, recuerde que no es sólo su imagen la que está proyectando sino también la de su compañía.

14. Tómese una pausa. Hay momentos en los que el caos en la oficina, los teléfonos que no paran de timbrar y el ruido, abruman a cualquiera. En estos casos, haga un alto, dé una vuelta, respire aire puro o tómese un café. Despejar su mente por unos momentos le permitirá tener cabeza fría, cargarse de energía y mirar los problemas con otra perspectiva.

15. Respeto y cortesía, premisas claves. Usted puede ser un empleado excepcional, sin embargo, si es grosero e irrespetuoso con sus jefes y compañeros no va a llegar a ningún lado. Hable bien de los demás, no sea entrometido y mal educado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.