Dime qué conduces.....

...y te diré quién pareces ser. el carro que usted manejan y cómo lo hace dice mucho de su estilo, personalidad y forma de vida.

Dime qué conduces..... Dime qué conduces.....

De seguro ningún sicoanalista ha tenido un Porsche o un mercedes pagando por acostarse en el diván para hablar de su personalidad, pero es cierto que los carros la tienen y que ustedes, con la suya, crean una especie de sociedad frente al mundo, una fusión entre hombre y máquina, que usted con su toque propio acentúa, vive y profundiza.

Igual sucede con la forma en que usted conduce: su carro puede ser la llave que active su otra personalidad, como en la historia del Doctor Jekyll y Mister Hyde.
No existen muchos textos académicos sobre el tema, y los sicólogos que consultamos no recuerdan un estudio que indague tal relación, pero están de acuerdo en que la maquina habla del dueño, y que además traduce en las vías no solo su personalidad sino también su estado de ánimo, pero sobre todo lo que es capaz de hacer con poder o anonimato una persona común y corriente.

Pero el tema real es cómo, desde la concepción de un modelo de automóvil, un fabricante trata de hablarle a un cliente con características muy claras. Construye el perfil de un segmento de personas, busca un estándar en sus comportamientos, aficiones, trabajos y aspectos sociales, crean prototipos de vehículos que satisfagan las necesidades de los diferentes tipos, estilos de vida y presupuestos.

“Siempre se hace antropología de marca, pensando que el carro es como una persona, y que se relaciona con entorno además de hacerlo con el conductor. Por eso se hacen antes de la producción estudios con antropólogos y psicólogos para determinar perfiles; y luego en la venta, con expertos locales, por ciudades, y a través de sondeos, se determina características más particulares”, explica Juan Manuel Hoyos, gerente de mercadeo de General Motors – Colmotores.
Los fabricantes de carros no construyen y lanzan modelos al azar, y menos los posicionan u ofrecen en un mercado sin saber qué futuro les depara. Trabajan en identificar qué piensa un cliente sobre una marca y un tipo de carro a través de imágenes y asociación, por ejemplo, y además consultan con clientes potenciales sobre su percepción de distintos modelos que presentan videos, y construyen con personas que pertenecen a diferentes perfiles los conceptos que manejan a la hora de buscar su automóvil, de esta forma ubican el tipo de modelos para un mercado de acuerdo a la idiosincrasia, costumbres y, por su puesto, poder adquisitivo.

Si brilla es oro

En lo referente al poder adquisitivo, definitivamente la personalidad del carro lo es todo, pues casi la muestra de “cuánto tienes, qué conduces”, de forma que es una perogrullada ahondar en la relación, por lo menos aparentemente, que se hace en nuestra sociedad sobre la marca, el modelo y el costo de un auto y lo que este dice de quién lo maneja. De hecho la revista Forbes hace los rankings semestrales de automóviles y los tipos de personas que lo conducen y ninguno de los modelos baja de los US$50.000, así como ninguno de los personajes relacionados vive con salarios de reportero.

Quizá solo sea una metáfora global de como, en la carretera, un carro caro dice: ‘quién va adentro vale oro’.  Claro que un carro que brille, literal y fugitivamente, puede hacerlo también con accesorios. “Las inversiones en personalizar los modelos aumentan cada año, y es muy común que vayan creciendo los negocios de boutique s para carros.
 
En Colombia aún son muy informales, pero de seguro con el crecimiento del merado automotor, en poco tiempo algunas marcas abrirán sus propias tiendas”, jefe de prensa de Subaru.

Por último, si bien el precio, el modelo y la marca dicen mucho de usted, seguramente el servicio de su concesionario también, “Entre un servicio distante y frío, y una experiencia personalizada de servicio, se marcan diferencias entre una marca y otra”, dice Hoyos. Al respecto, Vargas agrega que la calidad del servicio tiene que ver mucho con la calidad del CRM y la seriedad con que se tome a los clientes, y en exigir tales características se evidencian mucho de quién es el cliente”.

Y, como sucede con todos sus objetos personales, también lo que dice su carro de usted se refiere a qué tan ordenado, limpio, metódico y organizado puede llegar a ser. “De acuerdo a la personalidad y edad de una persona se pueden determinar pautas que hablen de sus valores y cualidades o defectos. Desde su forma de vestir hasta el carro que tiene y cómo lo mantiene dicen mucho de cada quién”, concluye la psicóloga organizacional, Diana Serna. Y entonces, ¿ya vio bien lo que usted conduce?


-Estudiantes
 
-Experimentados
 
-Solteros en trance
 
-Maduritos





¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.