Indicadores Financieros

Convertir su carro a gas, una opción.

Convertir su carro a gas, una opción

Si la gasolina pesa mucho en su presupuesto, la conversión a gas natural vehicular es una buena opción para ahorrar.

Cuando empezó la liberación de precios de los combustibles en enero de 1999, un galón de gasolina costaba $1.608. Hoy cuesta prácticamente 4 veces más: $6.600. Esto evidencia que la gasolina ha aumentado muy por encima de la inflación del período. Y como el desmonte de los subsidios continuará, llenar el tanque del carro será cada vez más costoso.

La conversión de vehículos a gas natural vehicular (GNV) aparece como una opción. Aunque inicialmente la realizaron vehículos de servicio público y vehículos pesados, ahora los vehículos particulares representan alrededor del 30% de las conversiones.

El gas natural cuesta cerca de $1.150 el metro cúbico. Por su capacidad de energía, un galón de gasolina es igual a 3 metros cúbicos de gas. Los clientes de GNV pagan alrededor de $3.450 por galón, la mitad de lo que pagarían por utilizar gasolina.

Haga cuentas
El costo de la conversión depende de tres factores: el cilindraje del vehículo, esto es, la capacidad volumétrica del motor; el tipo de vehículo, si es carburado o a inyección, y el cilindro a instalar en el vehículo

Si su carro es carburado, la opción de cilindro que le instalarían seria de 60 litros. El costo en el mercado sería de $2.275.000. Si usted financia esa suma a 12 meses, tendría que pagar cuotas de $234.000; a 18 meses, cuotas de $168.000 y a 24 meses, de $136.000. Pero si su carro es de inyección mono o multipunto, el valor del cilindro estaría entre $2.530.000 y $2.785.000, donde las cuotas que pagaría a 12 meses serían de $260.000; a 18 meses, de $187.000 y a 24 meses, de $151.000. Para carros de modelo superior a 2006 el valor de la conversión se incrementa a $4.500.000 debido a la complejidad de los sistemas electrónicos con que cuentan los carros de ultima tecnología.

Las empresas ofrecen fuertes incentivos que reducen el costo de la conversión. Si paga de contado, le descuentan el 10%. Si desea pagarlo a cuotas, cuentan con varios esquemas de financiación. FENALCO por ejemplo, ofrece uno a través de Credivalores.

Para Jorge Cortés, experto en automóviles, en vehículos pequeños se pierde demasiado espacio en el baúl. Por otra parte, considera que se pierde autonomía ante el escaso número de estaciones para abastecerse y considera que la conversión trae una pérdida de potencia. Gas Natural dice que a la altura de Bogotá, la pérdida de potencia está entre 7% y 15%, pero señala que los avances tecnológicos disminuyen este efecto. Además, considera que hay un buen número de estaciones, que está aumentando.

La principal recomendación es realizar la instalación en talleres que le brinden el adecuado respaldo y servicio técnico. Recuerde que cada conversión de vehículo a gas debe ser avalada por un ente certificador como Icontec, Bureau Veritas, SGS.

Por todas estas razones, si la gasolina representa una parte importante de sus gastos y su vehículo le permite perder un poco de cilindraje y espacio en el baúl, la conversión a gas natural vehicular es una opción atractiva para considerar. Además, contribuye a reducir la contaminación.