Cómo dejar de fumar de forma definitiva

Cuántas veces no ha intentado dejar de fumar pero no lo ha logrado, vea aquí algunos consejos que le ayudaran a dejar este vicio

Cómo dejar de fumar de forma definitiva Cómo dejar de fumar de forma definitiva

A pesar de que cada día hay un incremento en los mensajes que señalan al fumador como un adicto, como una ‘especie en vía de extinción’, como un enfermo en cadena y se le está tratando de limitar el espacio para que no fume gracias a la resolución 1956 expedida por el Ministerio de Protección Social, es hora de analizarlo desde la óptica humana y entenderlo desde la perspectiva psicológica; porque dejar de fumar no se logra con un abrir y cerrar de ojos.

De acuerdo con un artículo publicado en la Revista Capital Health’s, su autor David Di Cenzo sostiene que ‘encontrar una razón para dejar de fumar es el primer paso para lograr lo que potencialmente puede ser un largo y difícil proceso’.

 

El programa ha concluido que la mayoría de los fumadores son conscientes de los efectos nocivos del cigarrillo y aunque muchos quieren dejar de fumar, aún no están preparados para hacerlo. De hecho, ‘el 57% de los fumadores que quieren dejar de fumar declaran que no están listos para hacerlo de la noche a la mañana y muchos, a pesar de múltiples intentos, recaen en el vicio, sostiene el artículo, recopilado por el Smoker Behaviour Program, programa creado por Johnson & Johnson que se ocupa de recoger y analizar información en todo el mundo sobre el fumador.

 

Una razón por la cual reinciden los fumadores es que casi siempre se les presenta un tratamiento en el que deben hacerlo de manera repentina. Y gran parte de esta dificultad viene del placer de fumar. Para un fumador, fumar es una manera de socializar, es la mejor manera para hacer amigos, crear relaciones, la excusa perfecta para dejar de hacer lo que se está haciendo y tomar un momento de descanso.

 

 Para muchos, el levantarse es motivador ya que llega la hora de prender el primer cigarrillo del día. ‘Cada fumador es distinto, y la clave está en que cada uno encuentre su propia razón para dejarlo, ya que no hay razones más fuertes y poderosas que otras’ afirman las investigaciones del Capital Health’s Community Health Services, recopiladas por el Smoker Behaviour Program. Desde el diagnóstico de una enfermedad terminal, la muerte de un ser querido por ser fumador, hasta la práctica de algún deporte pueden ser motivadores para dejar de fumar.


La Dra. Magg Budd, especialista en reducción al consumo de tabaco, entrevistada en el artículo firmado por David Di Celzo, dice que ‘un buen lugar para comenzar es hacer de su casa o carro un lugar libre de humo’, de hecho estadísticas publicadas en la Revista Capital Health de Canadá 2008, los fumadores que viven en casas libres de humo tienen hasta 4 veces más probabilidades de dejarlo.


Lo importante es ponerse metas a corto plazo que permitan que la persona pueda ir dejando el cigarrillo poco a poco. Una vez el fumador encuentre su propia motivación para dejarlo, lo siguiente es apalancarse de terapias como la de reemplazo de nicotina y el apoyo de expertos que conozcan a fondo el perfil psicológico del fumador. Si bien es cierto que dejar de fumar no se logra con un abrir y cerrar de ojos, el proceso se puede facilitar y el objetivo volver más alcanzable si se cuenta con la motivación y apoyo suficiente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.