¡A hacer rendir su dinero!

Los consumidores en el mundo han cambiado sus hábitos de consumo en los últimos 18 meses, revela encuesta realizada por Nielsen. ¿Qué es lo que están haciendo para apretarse los cinturones en la casa?

El 23% de los encuestados en América Latina indicó que sacrifican la belleza para mejorar su bolsillo. El 23% de los encuestados en América Latina indicó que sacrifican la belleza para mejorar su bolsillo.

En los últimos 18 meses, los consumidores en todo el mundo han cambiado sus hábitos de consumo, así lo demuestra la última encuesta realizada por Nielsen a más de 27.000 personas en 55 países de Asia Pacífico, Europa, América Latina, Norteamérica, África y Medio Oriente.

El creciente desempleo, o la sola posibilidad de perder el empleo, ha hecho que los consumidores en todo el mundo recurran a distintas tácticas para hacer rendir su dinero de tal forma que les alcance para pagar sus deudas y sus gastos, en condiciones económicas cada vez más inciertas.

Mientras regiones como Asia del Pacífico y América Latina han iniciado su recuperación, otras siguen a la espera de que sus economías muestren signos contundentes de salida de la crisis. Lo que es cierto, es que entre los consumidores quedó claro una cosa: las costumbres adquiridas durante la crisis se mantendrán aún después de la recuperación económica.

Estrategias para ahorrar

La encuesta realizada por Nielsen en marzo de 2010 revela que los consumidores ahorran su dinero de distintas formas, incluidas:

- Adquiriendo artículos en promoción (57% del promedio global)

- Usando cupones de descuentos (40%)

- Comprando en tiendas minoristas de productos baratos (37%) como las tiendas de un dólar (37%)

- Comprando ítem baratos (35%) Mercando cerca de la casa o del trabajo (25%)

- Comprando artículos para almacenar (22%)

- Adquiriendo productos de salud y belleza más baratos (18%)

- Comprando paquetes más pequeños con un precio unitario menor (17%)  

Uno de cada 10 consumidores encuestados dijo que no se apretaron los cinturones en su casa.

Los norteamericanos fueron los que lideraron las estrategias de reducción de costos. Siete de cada 10 encuestados manifestaron que compraron artículos en descuento, esta cifra es 13% más alta que el promedio global.

Los consumidores asiáticos y norteamericanos (59%) indicadores que presentan cupones en los puntos de pago, dejando rezaga la media mundial (40%). El 23% de los encuestados en América Latina indicó que sacrifican la belleza para mejorar su bolsillo, comprando productos más baratos. En Asia y el Medio Oriente/Africa/Pakistán solo el 15% de los consumidores cambió la marca de sus productos.

‘El dinero es el rey’

De acuerdo con los datos publicados por Nielsen, los consumidores encontraron otras formas para ahorrar, utilizando menos su tarjeta de crédito que el año anterior. El 31% de los norteamericanos y el 30% de los latinoamericanos compran menos con plástico.

En Medio Oriente, casi la mitad de los consumidores revelaron que no usan tarjetas de crédito.

 Los consumidores además revelaron que para apretarse los cinturones dejaron de salir a comer afuera. En algunos países, los restaurantes deben estar afanados por conseguir que sus clientes regresen, ya que según la encuesta más de la mitad de los consumidores dijeron que comían afuera de casa con menor frecuencia que el año anterior. Esta tendencia fue particularmente fuerte en América Latina, América del Norte, Europa y Medio Oriente.

En países como Indonesia, China y Filipinas, las personas comieron con más frecuencia en restaurantes.

El poder de las marcas ‘privadas’

La recesión no solo hizo que los consumidores dejaran de comer en restaurantes o salir de vacaciones, ahora las personas alrededor del mundo están comprando marcas ‘privadas’ con mayor frecuencia. El estudio revela que el 60% de los encuestados tienen productos de cualquier marca que un minorista o cadena específica venda en forma exclusiva. Entre todas las regiones, América Latina abrió el camino, con un 66%.

La mayor intención de compra de marcas privadas se registró entre los consumidores en Colombia, España, Portugal y Grecia, 80%, 79%, 74% y 70%, respectivamente, lo que refleja la caída de esas economías. Los supermercados ahora venden sus propios alimentos.

El aumento del consumo de marcas privadas, se presenta con mayor fuerza en la categoría de commodities como la leche, los huevos, el aceite, el azúcar o en esos con poca diferenciación (productos de primeros auxilios o empaques).

 

ConsumoNielsen1consumonielsen

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.