¡A cuidar su reputación en línea!

Cada vez más, las empresas buscan información de los candidatos a un puesto, a través de las redes sociales. Utilizar estos canales comunicativos no es un problema, lo que sí puede serlo es el mal uso de su perfil en Facebook o Twitter.

Foto: Ilustración Javier de la Torre. Un estudio de Microsoft Research revela que el 78% de los encuestados utiliza los motores de búsqueda para validar los datos provistos por los candidatos. Foto: Ilustración Javier de la Torre. Un estudio de Microsoft Research revela que el 78% de los encuestados utiliza los motores de búsqueda para validar los datos provistos por los candidatos.

Los jóvenes están usando las redes sociales para hacer público casi todos los aspectos de sus vidas. Las fotos de cumpleaños, fiestas, grado, los mensajes de “qué estás pensado” (tengo piedra, estoy feliz, no me soporto a…), el video del encuentro de amigos, el video casual en el parque con el celular, un ‘tweet’ sobre un mal día en el trabajo y los momentos sociales en Facebook, son instantes de la vida de una persona que hacen parte de su reputación en línea.

Pero, ¿cuál es la importancia de la reputación en línea? Hoy en día las personas están expuestas a los juicios de todos. Los cerca de 1.700 millones de internautas en el mundo, como lo afirma World Stats, pueden acceder a toda la información que hable de uno en Internet y que se socialice en las redes.

La popularidad de sitios como Facebook, Hi5, Twitter, MySpace y otras redes, ha producido un importante cambio en la vida de las personas, sus costumbres y sobre todo, en la percepción sobre la privacidad de la información, afirma Johana Mantilla, Security & Privacy Lead de Microsoft Colombia.

Antes las personas evitaban compartir ciertos datos, no se exhibían y era impensable compartir masivamente situaciones permitidas solo en privado. Sin embargo, Internet ha abierto la mente de la gente y la tendencia actual es publicar información personal en estos espacios virtuales.

Las redes sociales se han convertido en un inmenso banco de información, donde nada queda oculto. Los testimonios que se dejan allí se convierten en huellas, muchas veces imborrables. Es por eso que algunas personas e incluso empresas han empezado a utilizar las redes sociales como una herramienta de primera mano para hacer consultas sobre una persona.

Cada vez es más frecuente que aquellos que reclutan personal revisen de manera rutinaria la reputación en línea de un candidato, antes de considerarlo para un entrevista o un puesto de trabajo.

Un estudio de Microsoft Research revela que el 78% de los encuestados utiliza los motores de búsqueda para validar los datos provistos por los candidatos e investigar cualquier otra información que revele indicios sobre su estilo de vida.

Para los analistas, esto se presenta porque a pesar de que los usuarios de redes sociales y los dueños de blogs pretenden mantener enterado solo a su círculo de amigos sobre asuntos de su interés, pocas veces esta información se queda en el nicho al que el autor pretendía apuntar. De esta manera, pueden comenzar a circular por la red comentarios apropiados e inapropiados, datos personales, membresías a grupos o gremios, fotos, videos y artículos escritos por los estudiados que se convierten en objeto de atención de los reclutadores de personal.

Ahora, hablar mal en la Web de sus empleadores, compañeros o clientes, que haya dicho mentiras en su hoja de vida, o que su perfil no transmita una buena impresión puede sacarlo de un proceso de selección.

Así las cosas, antes de comenzar a buscar trabajo, es importante utilizar buscadores como Google para revisar su perfil digital y así, saber que información sobre usted hay disponible en línea. Johanna Mantilla sostiene que para mantener intacta la reputación en línea y la privacidad, también resulta necesario cambiar los ajustes de privacidad predeterminados por las redes sociales; leer las políticas de los sitios Web frecuentados y limitarse a proporcionar los datos necesarios y obligatorios, marcados con asteriscos.

Por último, acepte invitaciones solo de gente conocida, revise las fotos en las que le han publicado y piense muy bien antes de compartir información personal. Evalúe qué es lo que quiere que conozcan más de 1.700 millones de personas. Es cierto, en Internet todo es posible y nada está oculto. Aunque es un mundo maravilloso, que encierra millones de posibilidades, recuerde que todo lo que diga puede ser usado en su contra.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.