Lo geek está de moda

Esta subcultura, formada por personas aficionadas a la tecnología, los nuevos medios y los objetos fantásticos, se impone en todo el mundo. Estas son sus características.

Foto: Archivo Semana. Suelen ser los primeros en comprar novedosos aparatos, adquirir temporadas de televisión y películas en Blu-Ray, leer libros de fantasía (desde Harry Potter hasta el Señor de los anillos). Foto: Archivo Semana. Suelen ser los primeros en comprar novedosos aparatos, adquirir temporadas de televisión y películas en Blu-Ray, leer libros de fantasía (desde Harry Potter hasta el Señor de los anillos).

Una de las series de televisión más populares en Estados Unidos durante este año ha sido The Big Bang Theory, que muestra la vida de cuatro científicos exitosos profesionalmente, que invierten su tiempo libre entre consolas de videojuegos, libros de comics, películas de ciencia ficción y juegos de rol. Más allá del apoyo en los ratings, este programa pone de manifiesto una nueva subcultura basada en la obsesión por las nuevas tecnologías y la fantasía en todas sus formas.

Conocida como geek, sus representantes invierten grandes cantidades de dinero en dispositivos digitales, literatura y medios que los acerquen a esos mundos fantásticos. Suelen ser los primeros en comprar novedosos aparatos, adquirir temporadas de televisión y películas en Blu-Ray, leer libros de fantasía (desde Harry Potter hasta el Señor de los anillos) y en dar sus impresiones de todo esto a través de blogs y mensajes en redes sociales, como Twitter.

Curiosamente, estos personajes nunca dejan de tener los pies en la tierra. Por el contrario, la mayoría se destaca en sus respectivos campos profesionales pues, al fin y al cabo, ven el trabajo como vehículo perfecto para satisfacer sus necesidades lúdicas. Entre otros geeks famosos están Peter Jackson (director de El Señor de los anillos), Steve Jobs (fundador de Apple), Jhonny Deep y Ben Stiller (actores).

La autora Julie Smith, en la revista New Orleans Beat, describe a estos personajes como jóvenes tan introvertidos que terminan por sentir poco parentesco con su propio planeta, al punto que rutinariamente viajan a los mundos inventados por sus autores favoritos y hallan en el ciberespacio un sitio emocionante para su propia vida.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.