Los jardines infantiles cambian su vida

Una nueva investigación revela que los niños que más aprenden en el jardín infantil, ganan más dinero cuando son adultos. También, tienen más posibilidad de comprar una casa, ir a una buena universidad y ahorrar más para su pensión. En general, son más exitosos.

Foto: Archivo Semana. Los niños que asistieron a clases pequeñas tienen más probabilidad de ir a una universidad de alto nivel. Foto: Archivo Semana. Los niños que asistieron a clases pequeñas tienen más probabilidad de ir a una universidad de alto nivel.

Hasta ahora muy pocas investigaciones habían tratado de hallar el vínculo entre la educación en los años de infancia y el éxito de las personas en su adultez.

John Fridman, junto con colegas de Harvard, Northwestern University, University of California y Berkeley, hicieron un trabajo que revela que la educación en la niñez tiene un impacto sustancial a largo plazo, asociado con las habilidades no cognitivas que se puedan desarrollar en esa etapa. El resultado es sorprendente, a los niños que mejor les va en el jardín infantil, son los que más ganan cuando tienen 27 años.

La investigación titulada “¿Cómo las clases en el preescolar afectan sus ingresos?”, se basó en la evidencia del proyecto Star, en el cual entre 1985 y 1989, fueron examinados 11.571 estudiantes de Tenessee de 79 colegios.

Los niños ahora tienen cerca de 30 años. Los datos originales del proyecto Star fueron relacionados, unos años después, con la información proveniente de la declaración de impuestos, que permitió seguir al 95% de los participantes del proyecto en su adultez.

Los resultados del estudio:

- Los estudiantes que obtuvieron calificaciones altas en el jardín infantil, tienen un nivel de ingresos más alto a sus 27 años –pueden ganar hasta US$1.000 más en un año que los demás de su edad-.Sus posibilidades de asistir a una buena universidad, comprarse una casa o ahorrar para su pensión, también son mayores.

- Los niños que asistieron a clases pequeñas tienen más probabilidad de ir a una universidad de alto nivel, y en general, tienen un mejor desempeño. En el Stanford Achievement Test, que es un examen que mide el desempeño de los estudiantes en matemáticas y comprensión de lectura, a los que estuvieron en clases con 13 ó 17 estudiantes les fue mejor.

- El nivel socioeconómico de los estudiantes también incide. En una clase con un promedio alto, los alumnos tienden a tener un mayor desempeño.

- Los que fueron a los mejores jardines infantiles, hoy ganan más que el promedio de personas de su edad.

- Los estudiantes que en el jardín recibieron clases con profesores más experimentados, mejoraron sus ingresos en el largo plazo. Esto no implica que al aumentar la experiencia de los profesores, los ingresos de los estudiantes necesariamente mejoren, sino que a un nivel dado, los profesores experimentados adquieren ciertas destrezas. Lo cierto es que la calidad de los profesores resulta clave.

- Los efectos de asistir a jardines infantiles de alta calidad, están asociados con las habilidades no cognitivas -paciencia, disciplina, perseverancia o modales- que desarrollan los niños en sus primeros años de vida y prevalecen a lo largo de esta.

Las ventajas de los grupos pequeños

Los resultados no son del todo novedosos. Hay una amplia literatura sobre el impacto a largo plazo del tamaño de los cursos.

En 2001, Krueger y Whitmore, ya habían señalado que aquellas personas que estudiaron en clases pequeñas tienen menos probabilidad de ser arrestadas por cometer algún crimen, y las mujeres jóvenes quedan embarazadas con menor frecuencia.

Otro estudio hecho por Finn, Gerber y Boyd-Zaharias en 2005, revela que hay mayor posibilidad de que los niños cuyos grupos de preescolar fueron pequeños, terminen el colegio y aprueben los exámenes de entrada a la universidad.

Un análisis más reciente de Muenning afirma, incluso, que los estudiantes de pequeños grupos tienen una tasa de mortalidad más alta.

Así las cosas, lo más recientes estudios, evidencian la necesidad de mejorar la calidad de la educación en aquellos lugares vulnerables para reducir la pobreza, mejorar los ingresos de la población e incluso para que los gobiernos aumenten el recaudo de impuestos. Colombia está en mora de hacer frente a su rezago en materia de educación. Los colombianos estudian en promedio sólo 7,4 años, es decir, no alcanzan ni a terminar el colegio.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.