Jóvenes en la crisis: ¿Una generación perdida?

La crisis económica está perjudicando a quienes acaban de graduarse en la universidad, para quienes cada vez es más difícil conseguir empleo. Especial de la BBC sobre empleo juvenil, parte I.

Mabel Suen, 24 años, St. Louis, Estados Unidos. Combina su segunda carrera en Arte Culinario con tres trabajos a tiempo parcial. Mabel Suen, 24 años, St. Louis, Estados Unidos. Combina su segunda carrera en Arte Culinario con tres trabajos a tiempo parcial.

"Buscar trabajo por internet es inútil. Es mejor conocer de antemano a la persona que tiene que contratarte"

Mabel Suen, 24 años

St. Louis, ESTADOS UNIDOS

Combina su segunda carrera en Arte Culinario con tres trabajos a tiempo parcial

Cuando terminó su carrera de Comunicación encontró un trabajo administrativo en una oficina, pero más tarde la despidieron. Después, Mabel buscó empleo en el rubro de la alimentación, algo que según ella muchos hacen, porque no hay otra salida: "Para mí, es la opción que prefiero. No me gusta la oficina".

Mabel asegura que el principal problema del desempleo juvenil es que los graduados universitarios consiguen cada vez más puestos de menor responsabilidad, por lo que aquellos sin estudios tienen muchas dificultades para salir adelante.

Para Mabel, la mejor manera de conseguir un empleo es conocer personalmente a quien tiene que contratarte: "Buscar trabajo por internet es inútil. Es como una gran piscina de personas anónimas".

 

"Hay que ver lo que pasa en los próximos años: puede que empeore y deje una generación perdida"

Alex Tuck, 24 años

Cardiff, REINO UNIDO

Trabaja y estudia una maestría en Estudios Europeos

Trabaja hasta cuarenta horas a la semana en un bar para sacar adelante sus estudios. Después de graduarse en Historia, Alex fue camarero y dependiente durante un año, hasta que decidió volver a estudiar.

En su opinión, actualmente los graduados sólo pueden aspirar a prácticas no remuneradas o con salarios mínimos. "Parte de la culpa la tiene la decisión de Tony Blair (primer ministro del Reino Unido entre 1997 y 2007), de que el 50% de los jóvenes del país fueran universitarios. Ahora no hay suficiente trabajo para todos".

A pesar de la difícil situación actual, Alex confía en su futuro: "Cuando termine la maestría quiero irme al extranjero y aprender idiomas. Muchos de los graduados en este país no tienen ni el conocimiento ni el interés para aprenderlos".

"Si queremos salir de la crisis tenemos que ser proactivos"

Juan Pablo Gómez, 26 años

Bogotá, COLOMBIA

Autónomo

Cuando terminó la carrera, tuvo la suerte de conseguir unas prácticas en una buena empresa, donde después de un tiempo lo contrataron. A pesar de ello, la crisis provocó recortes de personal, y Juan fue uno de los que se quedaron sin empleo. La indemnización que consiguió le permitió seguir adelante e irse a España para ampliar sus estudios.

Uno de los problemas para los que salen de la universidad, afirma, es que tienen que ser brillantes: "Las empresas buscan a los estudiantes más sobresalientes en su promoción, y esto obliga a ser el mejor en todo".

Según Juan, su país necesita gente proactiva para combatir la crisis. Por eso acaba de crear su propia empresa: "Necesitamos más gente empresaria y crear más empleo. La clave está en no depender de conglomerados empresariales, y ser un jugador adicional en la economía del país".

"Lo de siempre: miedo a la gente capacitada. En este país esto es una epidemia"

Encarni Roldán, 23 años

Sant Lloren d'Hortons, ESPAÑA

Trabaja y estudia su segunda carrera

"No quieren gente preparada, ni lo suficientemente inteligente como para ser autónoma y poder ser un elemento que pueda convertirse en competencia dentro de la propia empresa", opina Encarni. Precisamente por estar demasiado calificada no le dieron un empleo permanente en un hotel donde trabajaba, mientras estudiaba en la universidad.

Tiempo después decidió hacer un curso en el que prometían empleo, pero finalmente resultó ser otro engaño: "Te toman, te echan al mes y no te pagan el período de formación".

Aún con la crisis, Encarni tiene claro lo que quiere hacer: convertirse en corresponsal de guerra en Medio Oriente.

"Lo único que uno se va a llevar en esta vida es levantarse a diario con una sonrisa, porque sabe que va a hacer algo que le gusta", confiesa.

"No te toman si no tienes experiencia, pero tampoco te dan la oportunidad de conseguirla"

Romina Gaffurri, 26 años

Buenos Aires, ARGENTINA

Licenciada en Publicidad, desempleada

Después de terminar la carrera, Romina trabajó como voluntaria en varias ONG: "Es difícil que te tomen si no tienes experiencia", nos cuenta.

A muchos jóvenes como ella las empresas no les ofrecen la posibilidad del primer trabajo, por lo que tienen que pasar por varios puestos no remunerados antes de poder optar por uno pago.

Romina es consciente de que le va a ser muy difícil dedicarse a lo que ha estudiado, Publicidad: "Me gustaría y lo intentaré, pero está difícil. Actualmente busco cualquier clase de empleo".


"El incremento en la edad para jubilarse perjudica a los jóvenes que quieren trabajar"

Feret Manuel, 23 años

París, FRANCIA

Graduado en Sistemas de Climatización, desempleado

Cuando se saque el permiso de conducir, Feret confía en poder encontrar trabajo en el sector de la climatización, gracias al auge de las energías renovables. Mientras tanto, sigue desempleado junto a miles de jóvenes en Francia.

"La falta de empleo es la consecuencia de varias decisiones erróneas del Estado. Por ejemplo, el hecho que la edad para la jubilación se alargue cada vez más dificulta la entrada de los jóvenes en el mundo laboral".

Además, confiesa que la educación en Francia no es tan buena como hace años y que muchos estudiantes abandonan la carrera por una mala orientación académica.

 

"Es muy difícil encontrar trabajo en el área que has estudiado. Si quieres hacer una carrera académica, no hay posibilidad."

Rossella Noschese, 27 años

Siena, ITALIA

Estudia un doctorado

Terminó los estudios en 2008 y empezó a buscar trabajo en distintas compañías farmacéuticas. Todas le pedían una experiencia laboral que ella no tenía, puesto que acababa de salir de la universidad. El doctorado que está haciendo ahora mismo en Londres le permite, por primera vez, recibir un salario.

La situación para los graduados en Italia tampoco es buena, nos cuenta: "En mi universidad, por ejemplo, este año no existen becas por parte del gobierno para estudiantes de doctorado, y no habrá plazas para nuevos investigadores en los próximos tres años".

Según Rosella, algunos de sus amigos están optando por medidas drásticas para encontrar empleo: "Algunos omiten ciertas habilidades en su CV porque están demasiado calificados".

“Quieren un país con graduados, pero éstos acaban haciendo trabajos para los que no se necesita ir a la universidad"

Bela Sanches, 26 años

Guarda, PORTUGAL

Estudia la segunda carrera, desempleada

Como a muchos otros, tener una carrera no le ha facilitado a Bela el acceso al mundo laboral. Se licenció en Anatomía Patológica pero le fue imposible encontrar empleo en este ámbito. Después de pasar por varios puestos donde apenas ganaba el salario mínimo obligatorio (cerca de US$640 al mes), decidió hacerse voluntaria para adquirir experiencia.

A pesar de todo, su último recurso fue parecido al de muchos en su misma situación: volver a la universidad y seguir estudiando.

Según Bela, se quiere un país con graduados universitarios, pero al final éstos acaban haciendo trabajos par alos que sólo les hace falta el 9º curso de escolaridad, y para los que no hace falta ir a la universidad: “Es frustrante”, confiesa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.