Háblele a sus bebés de números

Los papás que a menudo señalan objetos, los cuentan y los ordenan por tamaño, contribuyen a la comprensión numérica de sus hijos, señala una investigación de la Universidad de Chicago.

Foto: Ilustración Javier de la Torre. Los niños cuyos padres hablaban de números, aprendieron con mayor facilidad el principio cardinal. Foto: Ilustración Javier de la Torre. Los niños cuyos padres hablaban de números, aprendieron con mayor facilidad el principio cardinal.

Un estudio reciente realizado por un grupo de investigadores de la Universidad de Chicago, revela que la cantidad de tiempo que los padres dedican a hablar sobre números con sus hijos, aumenta la capacidad de aprendizaje en matemáticas.

Por ejemplo, los niños cuyos padres hablaban de números, aprendieron con mayor facilidad el principio cardinal -que establece que el tamaño de un conjunto está determinado por el número de artículos que alcance a contar (un conjunto de 10 elementos es más grade que uno de siete).

Los padres que a menudo señalan objetos, los cuentan, los ordenan por tamaño y dicen por ejemplo: “aquí hay tres pares de zapatos en el piso”, contribuyen a la comprensión numérica de sus hijos, quienes desde temprana edad empiezan a repetir: “uno, dos, tres”.

El uso frecuente de números a la hora de hablarle a los hijos es importante, incluso si da la impresión que los niños no entienden el significado correcto de la palabra, señala Susan Levine, profesora de psicología de la Universidad de Chicago y líder del estudio.

Los hallazgos del estudio titulado “¿Qué cuenta en el desarrollo del conocimiento numérico de los niños pequeños?”, sugieren que cuando los niños entran a el preescolar, hay marcadas diferencias individuales en sus conocimientos matemáticos. Resultados de la investigación

 Durante la investigación se hicieron cinco visitas, con intervalos de cuatro meses, a 44 niños (entre 14 y 30 meses) y sus padres. En cada ocasión se grabó e interactuó con las personas por 90 minutos.

En algunos casos, los padres solo dijeron cuatro palabras relacionadas con números durante el período que fueron estudiados, mientras otros alcanzaron a nombrar hasta 257. Esto arroja una diferencia semanal, en el uso de palabras, que oscila entre 28 (mínimo) y 1.799 (máximo), afirma Levine.

El impacto de estas diferencias en el resultado del estudio fue grande. Cuando se le pidió a los niños que conectaran las palabras relacionadas con números, y con una cantidad de cuadrados que estaban agrupados en una hoja, aquellos que más contacto habían tenido con vocablos numéricos, fueron los que lograron una mayor cantidad de aciertos en la prueba.

 Por ejemplo, cuando se les pedía que señalaran cuál era el grupo de cinco cuadrados entre uno que tenía cuatro y otro que realmente tenía los cinco, respondieron correctamente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.