Cómo conquistar a una modelo sin arruinarse

Katherine Porto recomienda qué hacer para levantarse a una modelo. Regalos diferentes y planes divertidos para salir de la rutina. Una mariposa viva o una mata de orquídea no cuestan más de $80.000. Un fin de semana en una cabaña en Prado o, si su bolsillo le aguanta, en Providencia puede descrestar a la mujer de sus sueños.

Foto: Archivo Semana. Un hombre con una buena voz y una guitarra puede robarle el corazón a Katherine Porto muy fácil. Foto: Archivo Semana. Un hombre con una buena voz y una guitarra puede robarle el corazón a Katherine Porto muy fácil.

Conquistar a las mujeres es más fácil de lo que muchos hombres imaginan, incluso cuando ellas sean modelos, las inalcanzables dueñas de las pasarelas colombianas. La actriz Katherine Porto sabe cómo hacerlo. Dice que un hombre con una guitarra y una buena voz puede levantársela muy fácil y asegura que los detalles sencillos y poco tradicionales pueden funcionar muy bien en una conquista, sobre todo cuando tienen un sentido.

Lo que los hombres no han entendido es que no siempre tienen que matarse con regalos caros. Levantarse a la mujer que quiere no implica terminar quebrado. Un regalo Puede probar con flores siempre y cuando éstas signifiquen algo para usted y para ella. Las preferidas de Katherine son los girasoles porque para ella representan luz. Uno de estos se consigue desde $1.000 en la calle.

Si quiere algo menos convencional, puede intentar con una mata, que ella tenga que cuidar todos los días. Una alternativa es una orquídeas (no la flor, la planta) que cuesta en una floristería $80.000. En un vivero, o al lado de los cementerios se consiguen mucho más baratas.

Otro regalo con sentido puede ser una mariposa viva, no cuesta más de $38.000. Para Katherine la más linda es la mariposa emperador. Una vez le regalaron el capullo y después de 10 días, ella la llevó al Jardín Botánico le pidió un deseo y la dejó salir volando.

Un buen libro o CD también funcionan. La música de Ayo o Rachael Yamagato pueden llegarles a todas las mujeres, dice Katherine. En promedio un CD cuesta $27.000. En el tema de libros, la elección es más complicada. Por eso un plan puede ser ir a tomarse un café a Diletto mientras ella escoge el libro que más le guste. Los libros cuestan entre $30.000 y $50.000.

Los perfumes siempre serán un buen regalo. El Omnia Amethyste de Bvlgari le encanta a más de una. En Fedco la presentación pequeña cuesta $180.000 y la grande $229.100.

La comida

No olvide que a las mujeres siempre les gusta el salir a comer. A Katherine le encanta la comida italiana y recomienda el restaurante Di Lucca en Bogotá. Su plato preferido es la pasta al teléfono que cuesta $18.900. Su invitación puede salir en $70.000. Si lo que quiere es descrestar, hay un sitio en la Macarena, Estrella de los Ríos, que Katherine recomienda. Haciendo una reserva con una semana de anticipación, el restaurante cierra las puertas solo para usted. Mientras oyen ópera o son cubano, Estrella, la dueña, prepara los platos más exóticos del mundo. Estrella misma escoge siempre el menú de la noche, de modo que ni siquiera tiene que preocuparse por la selección de vinos o postres. En este plan se gastará $200.000 y Katherine garantiza que quedarán absolutamente fascinados.

Cuando lo que esté buscando es una relación en serio, el plan de los domingos no puede faltar. Las modelos y actrices suelen salir de la rutina de ejercicios y spas los fines de semana, así que una carne o una fritanga en el Tambor (en la vía a La Calera) es un plan para pecar de la mejor manera. Una picada para dos personas cuesta $43.900 y la pueden acompañar con cervezas, cada una por $3.000, además del peaje que cuesta $7.000.

Un plan para las de Bogotá

Para Katherine ir a teatro o a cine independiente es un mejor plan que las películas comerciales. Cinema Paraíso en Usaquén funciona bien. La boleta por persona cuesta $15.000 y al mismo tiempo ve la película podrá disfrutar del bar. Armando Records sirve para el plan tomarse algo, dice. Un trago mirando las estrellas puede ayudarle con su inspiración. La entrada cuesta $20.000 por persona. Una botella de ginebra por ejemplo, cuesta $130.000. En este sitio solo reciben efectivo.

Cuando se trata de rumba, Andrés siempre es la mejor opción. Si no tiene carro ahora no tiene que preocuparse por cómo llegar a Chía. Puede quedarse en Andrés DC, en el corazón comercial de la ciudad. La entrada cuesta entre $10.000 y $20.000. Los tragos son algo costosos. Una botella de vodka está entre $130.000 y $250.000, hay rones hasta de $500.000. El whisky más barato es el Sello Rojo a $180.000 y el más caro el Sello Azul a $868.000. Los cocteles pueden resultar una mejor alternativa para su bolsillo. Un apple Martini cuesta $33.200, un mojito Zacapa $38.440 y un margarita Don Julio $42.700

Katherine dice que a las mujeres no siempre les gusta la rumba. Hay que variar los planes del fin de semana. El karaoke le gusta a muchas y después de unos tragos puede resultar bastante divertido. El karaoke de la Calle 104 con 19 es el que más frecuenta Katherine, sin embargo, ella prefiere el plan casero. Tener un karaoke en casa no es tan costoso y puede ser bastante útil en su conquista. Además, recuerde que llevarla de rumba todos los sábados a Andrés puede afectar sus finanzas. Los CD originales para karaoke se consiguen desde $10.000, un par de micrófonos inalámbricos en $60.000 y un teatro en casa desde $250.000.

Una escapada

Un lugar para disfrutar de un fin de semana a solas con la mujer de sus sueños es la represa de Prado en Tolima, que queda a tres horas de Bogotá. Para Katherine, estar en una cabaña en medio de las montañas disfrutando de un paisaje impresionante, la dejará derretida. Hay cabañas desde $60.000 noche por persona. En gasolina y peajes no se gasta más de $200.000. A esto hay que sumarle la comida.

Si su bolsillo está bien, pruebe llevándola a Providencia, ella no se va a resistir. En Aviatur, un plan que incluye los pasajes aéreos, dos noches de hospedaje, los traslados aeropuerto-hotel y los desayunos cuesta $1’320.000 por persona. Quedan pendientes la tarjeta de entrada ($38.000), comidas, almuerzos, snacks y los deportes náuticos que quieran hacer. En total, un fin de semana de relajación y mucho amor puede salirle por $3’000.000.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.