Los 20 mandamientos del crédito

Uno de los problemas financieros más comunes es colgarse en las cuotas del crédito. Tenga en cuenta las siguientes claves que seguramente le serán muy útiles si está pensando solicitar un préstamo bien sea para vivienda, educación o libre inversión.

Sea consiente que no es más rico por tener una tarjeta de crédito, ésta le ayuda a comprar cosas, pero es un pasivo que tarde que temprano se tiene que pagar. Sea consiente que no es más rico por tener una tarjeta de crédito, ésta le ayuda a comprar cosas, pero es un pasivo que tarde que temprano se tiene que pagar.

FinanzasPersonales.com.co habló con el director del Departamento de Estabilidad Financiera del Banco de la República, Dairo Estrada, sobre los aspectos que usted debe tener presentes a la hora de solicitar un crédito.

Estos son los 20 consejos:

1. Siempre pensar que un crédito no es un activo, las deudas son un pasivo que se tiene que pagar en algún momento. Si tiene una tarjeta de crédito no es más rico por tenerla, le ayuda a comprar cosas y obtener cierta liquidez, pero es un pasivo que tarde que temprano tiene que pagar.

2. No deje que el valor de las cuotas de los créditos supere cierto nivel de sus ingresos. El Reporte de Estabilidad Financiera (REF) muestra que la razón de pago de intereses y amortizaciones / ingreso que supere el 20% no es sano.

3. O si el valor de las deudas en un año también supera el valor de los ingresos anuales en un 30% puede generar problemas para el pago de sus obligaciones a futuro.

4. Pensar en el monto que se va a prestar. Si se solicita una cantidad de dinero excesiva, se incurre en devolver un dinero que no era necesario a un costo mayor. Y si se solicita una cantidad inferior a la que se necesita, se tendrá que recurrir después a prestamistas informales lo cual puede ser más costoso.

5. Dependiendo del fin de los recursos solicitados, es importante escoger la modalidad del crédito. Ya que dependiendo de las diferentes modalidades (libre inversión, libranza, tarjeta de crédito), la tasa del préstamo y las garantías exigidas pueden variar.

6. Analizar las tasas que ofrecen las diferentes entidades en el mercado. Esta información se encuentra disponible en la página de la Superintendencia Financiera de Colombia.

7. La cuota que se va a cancelar, lo cual puede variar dependiendo del plazo del crédito y de la entidad financiera. Puede ser cuota fija, con tasa fija o tasa variable que hace que el plazo o la cuota pueda variar mes a mes. En esta última opción, hay que evaluar a qué tasa está supeditada la tasa del crédito, por ejemplo DTF. Y que se espera a futuro que le ocurra a la tasa de interés. Por ejemplo: si el Banco de la República incrementa la tasa de interés de intervención, las tasas de los créditos subirán en el corto plazo.

8. El flujo de ingresos presentes y futuros e ingreso disponible que uno espera percibir. Si son constantes, ¿en cuánto me puedo endeudar?; si son variables, ¿cuál es el ingreso mínimo que debo procurar para cubrir los gastos tradicionales y la cuota del crédito?.

9. La variable de ingreso e ingreso disponible son muy relevantes para tomar la decisión de tomar un crédito porque es la base para evitar problemas futuros de sobre-endeudamiento.

10. Hacer las cuentas muy bien. Cuanto es mi ingreso mensual, cuanto es el valor de mis gastos (que no se olvide ninguno: servicios públicos, mensualidad del colegio de los niños, arriendo o cuota del crédito de la casa, el mercado, los gastos adicionales de los niños (la mesada), el pago de la empleada, la TV por operador, el celular, las cuotas de los otros créditos, etc).

11. Pensar en posibles contingencias que puedan ocurrir, es decir, aquellos gastos adicionales del hogar que pueden ocurrir de manera imprevista. Además de una situación inestable en las fuentes de ingreso personal y/o familiar como el empleo. Se podría pensar en las posibilidades de seguros para este tipo de eventos.

12. De igual forma, cuando la entidad está ofreciendo las diferentes cuotas a los que puede quedar el préstamo, es importante evaluar el tiempo que se quiere estar pagando la deuda. Por esta razón, vale la pena preguntarse ¿por cuánto tiempo está dispuesto a pagar este crédito (dado su uso) para tener una cuota cómoda?. Muchos intermediarios financieros en su afán por otorgar créditos amplían los plazos de los mismos y de esta forma el cliente permanece endeudado más del tiempo que inicialmente lo deseaba.

13. Relacionado con el punto anterior, vale la pena evaluar si lo que se quiere adquirir con el crédito amerita estar por largo tiempo endeudado, por ejemplo: vale la pena cambiar el televisor con un crédito a tres, cuatro o cinco años?.

14. Los diferentes establecimientos de crédito tienen sus propias políticas sobre productos adicionales que el acreedor debe incurrir. Por ejemplo, en un crédito de consumo la entidad puede exigir como garantía del crédito que el demandante deba tomar un seguro de vida, seguro de desempleo, cancelación del costo del retiro automático, etc.

15. Las facilidades de pago. Si el crédito puede cancelarse por internet, por teléfono, por un corresponsal no bancario. Si hay una sucursal de dicho banco en el lugar de residencia?. Además, consulte si existe una penalidad por el pago anticipado del valor del crédito.

16. Si el crédito se utiliza para ejecutar un proyecto de inversión, ¿cuál es el retorno esperado a cambio respecto al valor del crédito?.

17. Es importante que a la hora de pedir un crédito se evalúe muy bien qué proporción de los ingresos está dispuesto a destinar a los pagos de las cuotas. La carga financiera a futuro puede poner en riesgo la capacidad financiera para cubrir todos los  posibles gastos presentes y futuros.

18. En algunos casos, si no se cuenta con suficiente ingreso presente que permita cubrir los pagos de las cuotas, puede resultar mejor opción, postergar la solicitud de crédito hasta que se tenga suficientes recursos para aportar en una cuota inicial, y de esta forma disminuir las cuotas para el pago del crédito y la carga financiera.

19. También se debe tener en cuenta que cuando se pide prestado para adquirir algunos bienes, como carros o motos, estos activos demandan mantenimiento y otros gastos adicionales (impuestos, mantenimiento, etc. que deben de considerarse a la hora de evaluar con qué recursos cuento para hacerle frente a estos costos).

20. Brindar toda la información posible a las entidades financieras para tener un mejor conocimiento de su perfil de riesgo y de esta forma poder negociar con los bancos las condiciones de los créditos: tasas de interés, cuotas, plazos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.