La mejor inversión es pagar deuda

La diferencia entre el rendimiento de las inversiones y el costo de las deudas es grande. Al que sale de deudas le queda sobrando plata para invertir.

Archivo Semana - Alejandro Acosta Archivo Semana - Alejandro Acosta

Cuando se piensa en alternativas de inversión en el mercado financiero, la mayoría de la gente piensa en papeles de renta fija o renta variable. Al hacerlo así, se deja de lado una opción que podría ser la mejor para la mayoría de la gente: pagar deudas.

Al mirar alternativas de inversión no se deben considerar únicamente los ingresos que se reciben, sino también los costos que se dejan de pagar, pues éstos tienen exactamente el mismo impacto que los primeros sobre el flujo de caja. Actualmente, hay distintos vehículos de inversión que ofrecen rentabilidades por encima de la inflación para los que tienen liquidez. Pero si, además de tener liquidez, una persona tiene deudas, probablemente lo mejor sería utilizar la plata para cancelarlas. Esta es, sin duda, la opción más rentable.

Mientras que en el mejor de los casos un CDT (de una entidad calificada con AAA) está rentando entre el 4% y el 5% anual, el costo anual de las deudas supera en por lo menos 10 puntos ese rendimiento. Por ejemplo, un crédito de vivienda, dependiendo de la tasa de interés acordada, cuesta entre 11% y 15% anual. Cancelar las deudas libera recursos de caja, algo muy conveniente en momentos de poca liquidez y grandes oportunidades.

Otra alternativa que resulta también una gran inversión es cancelar los saldos de las tarjetas de crédito. La tasa de interés mensual sobre estos saldos es de 2,20%, que en términos anuales equivale a una tasa efectiva de 26,45%, 21 puntos por encima de la rentabilidad de un CDT. Y eso no es nada: cuando hay saldos en mora, el interés mensual se eleva a 2,42% mensual, que equivale al 29,09% anual.

Quienes después de pagar deudas andan nerviosos con la situación de las entidades financieras o el comportamiento del dólar y las acciones, tienen dos opciones. La primera es invertir en TES en pesos, títulos del gobierno que, además de tener liquidez secundaria, son los más seguros del mercado, pues al gobierno tradicionalmente se le considera como el emisor de riesgo cero. La segunda, es invertir en carteras colectivas de firmas comisionistas autorizadas, algunas rinden más que un CDT y mantienen políticas de inversión seguras, solo tiene que evaluar los activos en que invierte y determiar qué tan seguras son y si se adaptan a su perfil de riesgo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.