¿Cómo elegir un crédito de libre inversión?

Si su opción es tomar un crédito de libre destino, tenga en cuenta que no todas las ofertas son iguales y algunas opciones del mercado lo pueden llevar a pagar hasta 5% más de lo que tenía planeado.

Archivo Semana Archivo Semana

La necesidad de recursos para proyectos puntuales, como viajes o remodelaciones, es la principal motivación para buscar un crédito de libre destino en una entidad financiera. Las condiciones más demandadas en el mercado son plazos de 36 meses y cuotas fijas. Pero, ¿qué tanto le puede costar la financiación de su proyecto en estos términos?

Tomando como referencia dos tipos de entidades financieras a las que un cliente promedio puede acceder, a continuación calculamos los escenarios de pago para un crédito de $21.800.000 otorgado por un banco y en un segundo plano, por una cooperativa.

El primer escenario presenta el análisis bajo las condiciones de venta de los créditos, bien sea por canales publicitarios o las cifras que quedan en su mente después de su primera cita con el asesor comercial. Por su parte, el segundo escenario analiza los costos reales a los que se enfrenta el usuario cuando recibe su estado de cuenta mensualmente.

 

 

Banco Promedio

Cooperativa Promedio

Escenario 1

Tasa de interés mensual según condiciones comerciales

1,82%

1,25%

Cuota mensual según condiciones comerciales

$830.749

$755.704

Valor pagado al final de los 36 meses (Condiciones comerciales)

$41.729.946,78

$34.093.975,25

 

Escenario 2

Tasa de interés mensual real (incluye otros costos bancarios o tasas contributivas aplicadas por cooperativas)

1,96%

1,45%

Cuota mensual real

 $          849.612

 $                  782.116

Valor pagado al final de los 36 meses (real)

$43.825.710,45

$36.657.863,23

 

% de sobrecosto

5%

7%


La conclusión -a priori- que se deriva de este  análisis es que, independientemente de la entidad financiera, lo que usted paga es superior a la expectativa que creó al aceptar las condiciones comerciales. Esta situación se debe a que el usuario promedio no indaga sobre “otros cargos” que van atados al crédito como seguros de vida, tasas contributivas o simplemente costos financieros que genera su obligación.

Esta diferencia entre su expectativa y lo que realmente paga puede alcanzar el 5% para el caso de los bancos y el 7% en el caso de las cooperativas. Si bien pareciera que las cooperativas tienen condiciones más fuertes, las tasas de interés en general son más bajas y dentro de aquello que hemos denominado “sobrecostos” pueden encontrarse beneficios como rendimientos financieros de sus ahorros, pues bajo el espíritu del cooperativismo, usted ahorra para que le presten fácilmente y en mejores condiciones.

En resumen, puede observarse en la tabla que después de contabilizar la tasa que pactó y los otros costos que le pueden cobrar, en el caso del banco la tasa mensual real que pagará es en promedio el 1,96% y para el caso de las cooperativas, el promedio alcanzará el 1,45% mensual. Naturalmente pagará más de lo que solicitó, pero si indaga y analiza correctamente las condiciones “atadas” a los créditos, podrá obtener los recursos para apalancar sus proyectos sin que le represente un costo de oportunidad excesivo.

Por: Ximena Poveda, Estudiante Especialización en Actuaría - Universidad Antonio Nariño - Módulo Teoría del Interés.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.