Avances costosos

Los avances de efectivo con tarjetas de crédito son un medio para obtener liquidez. Sin embargo, son costosos y no conviene hacerlos para gastos cotidianos.

Los avances de efectivo con tarjetas de crédito son un medio para obtener liquidez. Los avances de efectivo con tarjetas de crédito son un medio para obtener liquidez.

Los colombianos usan cada vez más sus tarjetas de crédito para realizar avances de efectivo.

 

Este creciente uso se puede deber a que muchos usuarios podrían estar acudiendo a su cupo en las tarjetas de crédito como medio para obtener liquidez y financiación ante la restricción para la colocación de nuevos créditos por parte de los bancos, debido al fuerte incremento del endeudamiento y la morosidad de los hogares.

Sin embargo, esta decisión los está llevando a acudir a una de las fuentes de financiación más costosas. La tasa de interés efectiva anual por adelantos de efectivo está en la actualidad en alrededor del 33%, bordeando la tasa máxima permitida y muy por encima de otras posibilidades de financiación como el crédito de libre inversión, el cual tiene mayor plazo de financiación. Además, hay otros costos asociados como el cobro por el avance que depende del canal escogido, lo que podría hacer que el costo total de la transacción sobrepase el 40%.

Por esto, la principal recomendación de expertos como Alfredo Barragán, consultor financiero, es que "la tarjeta de crédito es un cupo de disponibilidad permanente y en tal sentido lo mejor es atender a la mayor brevedad el avance realizado y dejar el cupo libre. Antes de usarlo analice en qué va a invertir el efectivo".

Liquidez costosa

El avance en efectivo es considerado un préstamo, no una compra de mercancía. Por esto, el interés comienza a acumularse de modo inmediato y sin un periodo de gracia, como en las compras diferidas a un mes en donde la mayoría de los bancos no cobra interés. En el avance se empieza a pagar tan pronto se dispensa el dinero. Además, usualmente la tasa de interés es más alta. Por tanto, no realice avances en efectivo para hacer compras que igual podría hacer con su tarjeta difiriendo el pago a un mes sin intereses.

Los avances en efectivo se pueden realizar desde el 30% hasta el 100% del cupo disponible de su tarjeta de crédito y se difieren automáticamente desde 6 hasta 36 meses, dependiendo de la entidad. Revise las políticas de su entidad antes de realizar cualquier transacción (lea el contrato de su tarjeta y pregunte).

Por ejemplo, conozca la forma como los pagos son aplicados en la cuenta. Cuando usted no paga el monto total de la cuota mínima, la mayoría de entidades le da prelación a la deuda que tiene por las compras efectuadas, por lo que la deuda del avance queda sin pagar, y los intereses -que son más altos- siguen corriendo. Esto también aplica cuando usted paga un monto superior a la cuota mínima, creyendo que le ayudará a disminuir la deuda del avance.

Como se mencionó, el costo del avance también dependerá del canal que utilice para realizarlo: oficina, cajero, teléfono o internet. Por ejemplo, si es por cajero automático tiene un precio alrededor de $3.200 y, además, tendrá un tope. Por lo tanto, hay que realizar varios retiros con su correspondiente cargo por retiro lo cual encarece la transacción. Pero si se hace en un cajero que no pertenece a la red del banco el costo es cercano a los $6.500 por transacción.

Si se hace por teléfono o internet, en algunos casos no hay cobro o es pequeño y además se puede retirar la totalidad del cupo disponible para el avance. Optimice el uso de los canales. Por tanto, evite utilizar los más costosos como podrían ser los cajeros automáticos y el cajero humano. Sobre todo, los de otras redes diferentes a las de su banco.

Los avances con tarjetas de crédito no acumulan millas, lo que es otra desventaja frente a utilizar los plásticos para compras. Por último, hay que recordar que las tarjetas de crédito tienen todas una cuota de manejo que generalmente se cobra trimestralmente y que está actualmente alrededor de $40.000.

Señales

Finalmente, depender de avances en efectivo y/o utilizarlos regularmente es una señal de que está al borde de un serio problema financiero y que le falta planeación financiera. Si lo hace, considere los ítems anteriores para maximizarlo.

Los adelantos en efectivo son tan tentadores que algunos consumidores se convierten en víctimas de la trampa del crédito y en poco tiempo se encuentran en un círculo vicioso del cual no pueden salir.

Si su flujo de caja está muy ajustado, recuerde que los avances normalmente van hasta un máximo de 24 meses, si requiere quedar mas holgado, es mejor un crédito de libre inversión a más plazo y en su mayoría a menor tasa, afirma Barragán. Los avances se pueden asimilar al cupo de sobregiro en cuanto deben cubrirse a la mayor brevedad posible y dejar el cupo para emergencias.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.