Mejor conciliar que irse a un largo pleito

A veces llegar a un arreglo es mejor que embarcarse en una demanda en la que además de dinero, para asesorarse de un abogado, tendrá que emplear energía y mucho tiempo para una infinidad de trámites.

Evitando pleitos puede ahorrar dinero e invertir en otros negocios. Evitando pleitos puede ahorrar dinero e invertir en otros negocios.

Según la abogada Adriana Barón, “sale más caro el trámite que lo que se recupera, por eso mucha gente prefiere no demandar”. Pero otros si prefiere hacerlo en asuntos como fijación de la cuota por inasistencia alimentaría, divorcio, sucesiones y hasta por un simple choque del vehículo.
 
Algunos de esos trámites se pueden llevar por jurisdicción voluntaria y en los casos de “inasistencia alimentaría, en la que los padres irresponsables no pagan, es mejor fijar la cuota mediante conciliación, así evitan pasar unos días presos”.
 
Conciliar

La Justicia colombiana en los últimos años creo los mecanismos alternativos de solución de conflictos para que las personas se eviten largos procesos judiciales.

Hay varios tipos de conciliación que se pueden llevar a cabo en estrados judiciales o con la figura de los jueces de paz o los consultorios jurídicos de estudiantes de derecho, para que en vez de demandar arreglen por las buenas.

“Esos mecanismos se crearon no solamente para descongestionar los despachos judiciales, aunque esa fue la causa principal, sino también porque es muy costoso, no sólo para la justicia, sino para quienes demandan”, manifiesta la abogada.

Casi todas las universidades que tienen la carrera de Derecho tienen consultorio jurídico donde asesoran a la gente y los jueces de Paz que están registrados en el ministerio de Justicia donde pueden informarle cuál es el más cercano a usted.

Las empresas también pecan
 
Los pleitos entre grandes compañías son un claro ejemplo del gasto de dinero innecesario. La mayoría de veces dedican no uno, sino, varios abogados para ganar una “pelea” que se hubiera podido resolver en una semana y con menos ceros a la derecha.

Los pleitos más comunes de las compañías son por imitación de slogan, falsificación de empaques y similitud en los nombres.

“A ninguna empresa le quedaría difícil demostrar sin demandar, que fue ella quien primero registró cualquier tipo de marca. Es mejor pedirle al equipo creativo de la compañía que ponga las evidencias en una presentación de power point y se las presente a quien va a demandar, eso ahorraría dinero y haría que el demandado se retractara”, señala Camilo Vázquez, asesor jurídico de una compañía de detergentes.

Como dicen los abogados, es mejor un mal arreglo que un buen pelito. Por eso, si puede, evite largos procesos que el dinero que gaste en ello puede invertirlo en otros negocios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.