Indicadores Financieros

Consumo

Las frases célebres de los productos "milagrosos" .

Las frases célebres de los productos "milagrosos"

La Superintendencia de Industria y Comercio estableció una serie de pautas para que identifique cuáles son los productos que sólo buscan quedarse con su dinero.

La principal recomendación de la Superintendencia de Industria es que si le parece demasiado bueno un producto para ser verdad, dude antes de comprarlo para que no pierda su dinero, su tiempo y no ponga en riesgo su salud.

Un producto “milagro” es aquel que ofrece resultados o soluciones increíbles que logran generar sorpresa en el consumidor, pues a ellos se les otorgan óptimos beneficios con un mínimo esfuerzo y en corto tiempo.

Una de sus principales características es que en su publicidad se utilizan términos científicos o extraordinarios, para anunciar sus beneficios o composición.

“No se convierta en víctima de fraudes, aprenda a evaluar las afirmaciones y pida el consejo de un profesional. No permita que comercialicen con sus esperanzas, si busca una cura para un problema, mejorar su apariencia o bajar de peso sospeche cuando le ofrezcan soluciones rápidas y milagrosas”, señala el ente de control.

De acuerdo con la entidad, desconfíe de aquellos productos que ofrecen:

-Curar todo de forma rápida y efectiva.
-Ser la mejor alternativa.
-Lograr una mejoría sorprendente.
-Detener la sintomatología y la enfermedad.
-Devolver el tiempo.
-Combate enfermedades como el cáncer.

Así mismo, la Superindustria recomienda que esté atento y sospeche cuando una promoción contenga textos que utilizan términos científicos o que suenan extraordinarios, tales como:

-La fuente de la eterna juventud.
-Mejora visiblemente.
-Cosmético crioreductor.
-Principio de Vasodilatación.
-Toxina botulínica.
-Alta tecnología.
-Tecnología de punta.
-Asombroso descubrimiento.
-Revolucionario tratamiento.
-Como nunca antes se había visto.
-Resultados instantáneos.
-Notará la diferencia desde el primer día.
-Actúa en minutos.
-Muy rápidamente.
-Desde la primera sesión.
-Acción instantánea.

Tenga en cuenta que todas las afirmaciones (disminuye, aumenta, mejora, previene, aclara, debilita, humecta, reduce, tonifica, elimina, etc.) realizadas en la información y publicidad deben estar sustentadas mediante estudios científicos, verifique cuando el ofrecimiento señale:

-Científicamente probado.
-Estudios impresionantes.
-Clínicamente comprobado.
-Número uno en el mercado.
-Algunos médicos sugieren.

Así mismo, verifique si se mencionan casos históricos o testimonios de celebridades o testimonios personales de consumidores, médicos o profesionales de la salud, no documentados declarando resultados asombrosos, que además se presenten imágenes del “antes y después” con el fin de mostrar los supuestos efectos espectaculares:

-Encontré una solución para toda la vida.
-Desde el primer día noté una mejoría.
-Al segundo día el dolor había disminuido casi totalmente.
-Yo no lo podía creer, fue impresionante.

Sea escéptico cuando le ofrezcan probar un producto “sin costo”, entregarlo “completamente gratis”, o cuando afirmen que usted podrá usarlo “sin arriesgar un solo peso” o por un tiempo y “no pagará nada”.

Así mismo, la entidad aconseja que no tome decisiones bajo presión, tómese su tiempo y solicite información, consulte con un especialista, médico o profesional de la salud, no se apresure cuando la promoción establezca que es “por tiempo limitado”, “las primeras 100 personas que llamen”, “durante los siguientes 60 minutos” ó “si llama durante esta semana recibirá un obsequio adicional por su compra”.

Recuerde que si usted sospecha que un producto está siendo anunciado de manera engañosa, puede denunciarlo a la Superintendencia de Industria y Comercio - Dirección de Investigaciones de Protección al Consumidor- a través del enlace: www.sic.gov.co / Protección al consumidor / ¿Tiene un problema como consumidor? / Información engañosa.