Larga vida a los zapatos

El calzado revela el estilo de vida y la personalidad de cada hombre que los lleva. De esta manera especialistas de Zegna comparten estos consejos que le permitirán prolongar la vida de sus zapatos.

Foto: Cortesía, Familia Ermenegildo Zegna. Foto: Cortesía, Familia Ermenegildo Zegna.

Así como los buenos vinos mejoran con la edad, el cuidado apropiado de los zapatos  les permite prolongar  la vida, mejorar su brillo y darles un toque personal. Para los asesores de imagen y los conocedores del calzado, el cuidado de los zapatos es un momento especial, un ritual,  podríamos llamarlo la comunión con el cuero. Para los conocedores el mantenimiento comienza incluso antes de de usar un zapato, por primera vez. Por eso en la casa Ermenegildo Zegna  se pretende ir más allá de la mera función del zapato,  ya que están hechos para durar y caminar junto a su propietario en cada paso del camino.


Consejos que alargan la vida
Uso de sus Zapatos

Para estos expertos en el cuidado del calzado es impensable colocarse los zapatos sin calzador. Esta herramienta esencial impide la rotura del refuerzo del talón. Otro punto importante es cambiar los zapatos a menudo. Dar a los zapatos dos días de descanso después de cada uso, permite la recuperación del cuero.


Hormas

Las hormas son una necesidad desde el momento en el que nos quitamos los zapatos. Después de quitarse los zapatos, introduzcalos en las hormas, que sirven para absorber los olores y la húmedad y eliminar las arrugas causadas por el desgaste del calzado. Los mejores hormas son de madera; nunca use hormas de plástico, porque no deja que el cuero se seque.


Limpieza y pulido

- Para limpiar y quitar el polvo de sus zapatos,  debe colocarlo en las hormas y aflojar los cordones.

- Quite el polvo con un cepillo que permita eliminar la suciedad y la tierra que puede dañar las costuras.

- Después de haber desempolvado el zapato, debe aplicar crema. Esta nutre la piel y restaura su color, un púlido posterior hará brillar sus zapatos.


- Aplique la crema (en pequeñas cantidades) envuelva un paño alrededor de su dedo índice y realice pequeños trazos concéntricos, el brillo se incrementará con cada pasada. A medida que el brillo aumenta tendrá que utilizar menos crema.


- Deje que los zapatos sequen, si se puede en una parte oscura (nunca los deje cerca de una fuente de calor porque eso hará que el cuero se deteriore) y luego lustre con un cepillo suave. Después de descansar un poco, limpie el zapato con un trapo y admire su brillo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.