Cinco claves para evitar el fraude en las franquicias

por Julio Jóse Seneor

Tenga cuidado cuando compre una franquicia, si es la primera vez, asesórese lo más que pueda. ¡No le de miedo preguntar! y tenga en cuenta estas recomendaciones.

123RF 123RF

Cuando una persona o un grupo de personas toma la decisión de invertir en una franquicia, en la cual pondrá no solo su dinero, sino la ilusión de un emprendimiento, una de las mayores inquietudes que tienen los inversionistas en negocios de franquicias es que no lo vayan a engañar y termine comprando una franquicia, que sea un fraude, ya que no cumple con los mínimos estándares requeridos para la operación exitosa de la misma.

FP recomienda: Las franquicias que serán exitosas en el 2017

Estos aspectos le ayudarán a minimizar el riesgo  de un fraude al tomar la decisión de comprar una franquicia. Estas son las sugerencias:

  1. No le de pena: usualmente las personas cuando van a comprar una franquicia no tienen una gran experiencia en negociación y nos encontramos con un problema que tenemos los colombianos y es que confundimos la decencia y amabilidad y caemos en el “¡Uy qué pena!”, qué pensará la persona que nos está vendiendo la franquicia si le preguntamos y adicionalmente le solicitamos la documentación que nos demuestre que es el dueño de la misma y si es la persona idónea para hacer el negocio.

No es por desconfiar de esta persona, es por estar siendo diligentes.  Para el caso de una franquicia colombiana o del exterior usted debe solicitar por lo menos el certificado de existencia y representación de la empresa franquiciante en Colombia para saber si su  interlocutor es el representante legal autorizado y tiene la facultad para negociar con usted la franquicia.

Si no es el representante legal, debe acreditar que es la persona idónea para hacer y suscribir el negocio con un poder o por lo menos una autorización, que debe estar notariada o apostillada como sucede con las franquicias del exterior.

2.- Verifique que la marca debidamente registrada: uno de la principales problemas que se generan cuando se va a comprar una franquicia es que la marca bajo la cual va a funcionar la franquicia NO está registrada en Colombia o en el país en el que la franquicia va a operar.

Ante la ausencia del registro de la marca usted está exponiéndose a hacer una inversión importante en una franquicia que no cuenta con uno de requisitos para explotarla y lo peor es que usted adquiera una marca que se encuentra ya registrada por una tercera persona. Evítese adquirir un problema gigantesco que podría llevarle a enfrentar acciones legales en su contra por usurpación de marca.

Es fundamental que sepa que el único documento que acredita que la marca del franquiciante en Colombia, es el certificado de registro de la misma ante la Superintendencia de Industria y Comercio, no ante ninguna otra entidad; o en el exterior ante la autoridad marcaria correspondiente.

También puede leer: Los 7 elementos fundamentales para la existencia de una franquicia

En nuestra experiencia nos hemos encontrado con una cantidad de situaciones relativas a este tema, por ejemplo: un cliente nuestro quiso comprar una franquicia de México y al solicitarle el registro de la marca, el franquiciante nos dijo: “No hay problema la marca está registrada en México y automáticamente lo está en Colombia” Esto es un engaño,  La marca debe estar registrada en Colombia. Por ello, alertamos a nuestro cliente de la situación y prevenimos un fraude.  

En otro caso, al solicitar al supuesto franquiciante el registro de la marca, nos respondió “No es necesario ya que nosotros la usamos hace años y está matriculada en la Cámara de Comercio y por eso tenemos el derecho” Esta es una aseveración engañosa.  Ni el uso en Colombia, ni el estar matriculado en la Cámara de Comercio, le dan al franquiciante el derecho a la marca.

Nunca nos mostraron el certificado de registro ante la Superintendencia de Industria y Comercio, obviamente el negocio no se llevó a cabo. Un último ejemplo de situaciones anómalas la tuvimos al cotejar el registro de la marca.

Nos encontramos que estaba registrada a nombre de una persona que no era el franquiciante, al preguntarle el porqué, nos respondió que la marca estaba a nombre de la mamá y tocó exigirle o una autorización de la mamá o la cesión de la marca a la empresa franquiciante. Una situación como la descrita o similar debe automáticamente encender la alarma de un posible fraude.

  1. Cómo me va a transmitir el conocimiento: uno de los aspectos que genera mayores fraudes y dificultades dentro de la operación de las franquicias es la transmisión del ‘know-how’  o el ‘saber-hacer’ necesario para la operación de la franquicia. Es fundamental que antes de tomar una franquicia tenga claro cómo va a ser la transmisión del conocimiento, es importante resaltar que el conocimiento se transmite de varias formas:
  • Por vía de manuales, que básicamente son tres: de preapertura, operaciones y talento humano.
  • Por vía de entrenamiento, que habitualmente se transmite antes de la apertura de la franquicia y un entrenamiento continuado durante la vigencia del contrato.
  • Por vía de asesoría, que también debe darse en la fase de preapertura y durante el desarrollo del contrato.

Debe indagar sobre la forma en la que le van a transmitir este conocimiento y exigir su adecuada transmisión, es importante definir quién va a asumir los costos y a cuántas personas van a capacitar y durante cuánto tiempo. Para evitar que sea engañado deben estar estos temas claramente pactados en el contrato.

  1. Cuánto vale la franquicia y qué me voy a ganar: esta es la primera pregunta que un inversionista hace a un franquiciante y es de vital importancia que el franquiciante le pueda dar esa respuesta con claridad y debidamente fundamentada. El que conoce el negocio es el franquiciante, así que él debe conocer al detalle todos los costos asociados a la operación de la franquicia.

Y usted debe convalidar los mismos adaptándolo a su realidad local; puede que un negocio en otro país se comporte de una forma pero eso no quiere decir que en su ciudad o territorio va a ser de igual manera, lo aconsejable es que usted con su franquiciante deben hacer el ejercicio financiero de la mejor forma y adaptado a la realidad.

Hemos tenido que afrontar situaciones como la siguiente: al franquiciado se le indica que el valor total a invertir para comenzar una franquicia es de  $ 100 millones y al ponerla en operación termino costándole $ 250 o peor aún a mitad de camino se quedó sin más fondos  para invertir. Lo que termina generando un gran engaño al franquiciado y un conflicto de difícil solución.

Si usted es de las personas que no entiende de números, pida ayuda a un asesor financiero o persona experta que puede ayudarle a evaluar el proyecto y tener la certeza de las inversiones necesarias para iniciar su negocio.

  1. El derecho de entrada y las regalías son impagables: algunas personas consiguen franquicias en el exterior o incluso en Colombia y resulta que el derecho de entrada que les cobran por la franquicia es absurdamente costoso. Lo que usted pague por derechos de entrada y regalías de una franquicia debe recuperarlo con la operación del negocio, en algunos casos al hacer las cuentas respectivas, resulta que no le va a alcanzar el término del contrato para poder recuperar su inversión.

Otro tema fundamental y que le va a evitar conflictos es saber con certeza a qué tiene derecho por este pago inicial, ¿le están garantizando un territorio exclusivo? ¿le dan posibilidad de sub franquiciar? le van a cobrar por cada punto abierto? Nunca deje estas preguntas al azahar.

Si usted requiere mayor información sobre alguno de estos temas, visítenos en www.franquiciaslatam.co, o en www.seneorlawyers.com

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.