El PC en el bolsillo

Los discos duros externos son la mejor forma para proteger sus colecciones de fotografías, videos y música. Estas son las claves para adquirirlos.

Archivo Semana Archivo Semana

Los computadores no son máquinas infalibles ni están a salvo de los accidentes o de la delincuencia. Cada vez son más comunes los casos de equipos que terminan fundidos por cambios bruscos en la energía, así como de portátiles robados en el transporte urbano o que quedan destrozados cuando sus dueños los dejan caer.

Por eso, tener un disco duro externo dejó de ser ‘cuestión de ingenieros’ para convertirse en una necesidad de cualquiera que quiera tener copias de seguridad de sus documentos más importantes o para quienes tienen problemas para guardar sus crecientes colecciones de fotografías, videos o música en formatos digitales.

Estos pequeños dispositivos ofrecen gran cantidad de espacio libre por un precio relativamente bajo. Ahora se consiguen discos duros que duplican la capacidad de cualquier computador por menos de $300.000 en tiendas especializadas. Estas son cuatro claves para comprar dichos equipos.

1| El tamaño sí importa

Hay dos tipos de discos duros externos: de escritorio y de bolsillo. Los primeros están diseñados para permanecer cerca de los computadores en que se usan, por lo que son más grandes y cuentan con ventiladores para garantizar una mayor vida útil. Son ideales para quienes no transportan datos frecuentemente.

A su vez, los de bolsillo son pequeños, delgados y livianos. Como integran tecnologías para resistir movimientos bruscos son ideales para quienes deben transportar sus datos con frecuencia. Suelen tener un precio ligeramente mayor que los de escritorio.

2| Espacio para todo

La capacidad para almacenar datos se mide en gigabytes (GB) y terabytes (TB). Como referencia, en un gigabyte caben unas 340 canciones en mp3 (un terabyte está formado por 1.024 GB).

Siempre es recomendable adquirir un disco externo que al menos duplique el espacio en que almacena sus archivos. Por ejemplo, si su computador tiene un disco duro interno de 250 GB, debería buscar mínimo uno externo de 500 GB para garantizar espacio suficiente para hacer copias de seguridad del sistema y guardar nuevos datos sin preocupaciones. En la actualidad hay discos externos de hasta 8 TB.

3| Bien conectados

Para conectarse, los discos duros externos suelen utilizar puertos USB. Como la gran mayoría de computadores usan estas entradas, estos dispositivos también servirán para intercambiar archivos entre diversos equipos.

Ahora bien, si su computador es Mac, mejor asegúrese de tener esta clase de puertos: algunos modelos antiguos solo incluían unas conexiones llamadas Firewire que, a pesar de tener características similares a las USB, no son compatibles. En este caso, tendrá que adquirir un disco duro específicamente para estos equipos.

4| Garantía de cumplimiento

Aún no existen los discos duros ‘a prueba de fallas’, por lo que siempre existirá la posibilidad de que no funcionen de la forma esperada. En este caso, lo mejor es adquirirlos en lugares donde le entreguen una garantía –ojalá por escrito– para que no pierda su inversión ante cualquier eventualidad.

Aún no existen los discos duros ‘a prueba de fallas’, por lo que siempre existirá la posibilidad de que no funcionen de la forma esperada. En este caso, lo mejor es adquirirlos en lugares donde le entreguen una garantía –ojalá por escrito– para que no pierda su inversión ante cualquier eventualidad. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.