Dime de qué color es tu carro y te diré cómo eres

Según un estudio de la Universidad de Psicología Carlos III de Madrid, la elección del vehículo está vinculada de algún modo a la personalidad del conductor.

El color blanco es el predilecto de personas alegres, pero indecisas. El color blanco es el predilecto de personas alegres, pero indecisas.

Los vehículos por ejemplo de colores más vivos, que son los que más visibles serían al resto de los conductores, suelen ser conducidos por personas que asumen más riesgos al volante.

Los colores más discretos, que se camuflan fácilmente son escogidos por personas de más experiencia en la conducción, como adultos mayores y personas cautelosas.

Además, según el estudio un auto pintado de un color que llama mucho la atención de los demás conductores resulta peligroso cuando es elegido por una persona con un carácter agresivo.

Los colores favoritos

Los conductores optan por la seguridad. Es decir, el color más favorito entre los conductores sigue siendo la tonalidad gris-plata.

Sin embargo, esta decisión no depende de la seguridad, sino de que es un color que si se mancha no se nota y es el que mejor resiste a las inclemencias del tiempo.

Además cabe señalar que con vehículos en tonalidades grises se aprecia mucho mejor los rasgos y la silueta del automóvil.

Las clases sociales más altas se inclinan por automóviles de colores oscuros; las mujeres eligen tonos claros, al contrario que los hombres, mientras que los jóvenes optan por colores vivos, frente a los tonos más sobrios que definen a los adultos.

Negro y azul: elegancia y sobriedad

Las personas que se inclinan por la compra de vehículos de colores oscuros, como el negro o el azul marino, tienden a la búsqueda de la elegancia, la sobriedad y el estatus de poder. Esto explica que la gran mayoría de las berlinas y automóviles de lujo e incluso los coches oficiales respondan a estas tonalidades "más protocolarias".

Gris: respeto y gusto por lo futurista

Los colores grises (que encabezan los primeros puestos internacionales de venta) son los predilectos de aquellas personas que desean transmitir elegancia, respeto y distinción, además de un cierto estilo y gusto por lo "futurista".

Los usuarios que adquieren este color en gamas altas lo hacen por razones de imagen, los que compran vehículos de gama más baja lo hacen, además, influenciados por cuestiones prácticas como la facilidad de limpieza o la seguridad.

En la actualidad, el 87% de los siniestros se producen en coches de otras tonalidades (negro, marrón y verde), mientras que los vehículos menos accidentados son los plata, grises, rojos y amarillos.

Colores metalizados: derroche de optimismo

Las personas que conducen coches de tonos brillantes y metalizados, son "tipos" claramente optimistas, que, además de buscar la elegancia y la sofisticación de los propietarios de vehículos grises, quieren atraer la atención de aquéllos que les rodean.

El blanco: indecisos pero alegres

El color blanco es el predilecto de personas alegres pero indecisas que no se atreven a comprar vehículos de colores más fuertes ante la duda que les ocasiona la amplia gama cromática del mercado.

no obstante, su menor costo suele inclinar a menudo la balanza hacia esta tonalidad. En general, los conductores que se sientan al volante de vehículos blancos son personas prácticas que optan por tonos "más sufridos".

Rojo y azul: rápidos y enérgicos

Los que optan por los rojos y azules (profundos) para su vehículo se consideran, por lo general, dinámicas y con mucha energía, por lo que estos colores suelen ser muy demandados para los carros deportivos de lujo y aquellos de gamas inferiores propios de conductores jóvenes rebeldes y apasionados.


Ver más información en el Salón del Automóvil 2012.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.