Colombia es el país con los medicamentos más caros

El ciprofloxacino, un antibiótico sin patente de uso común, cuesta US$131 en Colombia, mientras en China se consigue por tan sólo US$31. El tratamiento para la osteoporosis es 45% más caro que en Argentina y para la hipertensión 50% más que en Brasil.

Foto: Brooks Elliott vía Flickr. Los colombianos no deberían seguir pagando más que el resto del mundo por acceder a tratamientos para salvar sus vidas. Foto: Brooks Elliott vía Flickr. Los colombianos no deberían seguir pagando más que el resto del mundo por acceder a tratamientos para salvar sus vidas.

El último reporte de inflación del DANE señala que los precios de la salud fueron los que más crecieron en marzo. Estos precios subieron 0,72%, porcentaje muy superior al crecimiento del IPC de este mes que fue del 0,25%.

La situación en Colombia es bastante dramática. Los precios de los medicamentos son los más costosos del mundo, así lo demuestra un estudio realizado por Health Action International (HAI) el año pasado.

Después de recoger datos en 93 países para comparar el precio del ciprofloxacino, un antibiótico sin patente y de uso común, se encontró que éste oscila entre una media de US$31 en China hasta US$131 en Colombia. En el país “la marca original es 60 veces el precio del genérico de menor precio. Un paciente colombiano paga 200 veces más el precio que pagaría en cinco países asiáticos donde el precio de los genéricos era inferior, una diferencia de casi el 20.000%”.

En la Drogaria Minas-Brasil, por ejemplo, una caja de Aprovel (150 MG con 28 comprimidos) de Sanofi-aventis, que se utiliza para tratar pacientes con tensión arterial alta, cuesta 78,97 reales, más o menos $85.000, mientras en Drogas la Rebaja se consigue en $169.900. Es decir que los colombianos pagamos $84.900 más que los brasileros, monto que alcanzarían para comprar otra caja.

Una tableta de Bonviva de Roche, tratamiento de la osteoporosis posmenopáusica, para reducir el riesgo de fracturas, se consigue en Colombia a $160.050, en Perú a $114.500 (149,79 soles) y en Argentina a $88.000 (177,03 pesos argentinos). Esto indica que los precios de este medicamento son 28,5% y 45,5% más costosos acá que en Perú y Argentina, respectivamente.

¿Este problema se podría explicar por el régimen de libertad de precios de los medicamentos que existe en Colombia desde el año 2006? No necesariamente. Es más un problema de competencia. El mercado de los medicamentos es imperfecto y los productos sin competencia tienen un amplio poder para fijar sus precios. Los expertos coinciden en la necesidad de regular el poder de monopolio de las farmacéuticas multinacionales.

Los colombianos no deberían seguir pagando más que el resto del mundo por acceder a tratamientos para salvar sus vidas de enfermedades como la diabetes, artritis o tensión arterial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.