Alargue la vida útil de su vehículo

Mantener su carro en buen estado no sólo le ayudará a que su automóvil aumente la vida útil, sino que disminuirá las posibilidades de tener un accidente de tránsito.

Alargue la vida útil de su vehículo Alargue la vida útil de su vehículo

El Comisariado Europeo del Automóvil (CEA) ofrece una serie de consejos a los conductores de manera que, con unos pasos muy sencillos, puedan circular con su vehículo en perfectas condiciones.

Aceite

Es conveniente revisar el aceite cada mes ya que ha determinadas motorizaciones que consumen mucho aceite. Para tener una referencia, el aceite del vehículo se cambia cada 5.000 kilómetros o cada tres meses, aproximadamente. Además, se debe reemplazar el filtro en cada cambio. Tras circular con el vehículo un cierto tiempo el aceite se ensucia y estas impurezas se transmiten al motor. De manera que con un nivel aceptable de pureza del aceite, se mantendrá también el motor limpio.

En época de frío, compruebe que la viscosidad del aceite es el adecuado, ya que el frío tiene tendencia a volver más densa esa viscosidad.

Anticongelante

Se deben comprobar los niveles de anticongelantes, incluso cambiarlo todos los años cuando llega el
frío. Se recomienda llevar el vehículo a un taller profesional para vaciar el sistema de refrigeración y reemplazar el anticongelante. Si su vehículo dispone de un tanque transparente, debe llegar hasta la marca que señala el fabricante, siempre en una proporción de mitad agua y mitad anticongelante.

Cabe señalar que en lugares que sufren temperaturas muy bajas, la recomendación es revisar el anticongelante semanalmente. Aproveche el momento, y revise el estado y la tensión de la correa de la bomba de agua.

Líquido de transmisión

El líquido de transmisión debe ser revisado regularmente, aproximadamente una vez al mes, con el motor tibio y el freno de mano puesto y añadir lo que sea necesario. Para mayor comodidad, se recomienda cambiarlo cada 60.000 kilómetros.

Batería

Preste atención a su batería. Si percibe que se está formando una capa de material blanco en los terminales, límpialos con un cepillo y agua con bicarbonato de sodio y untarlos de grasa antiacido.

Compruebe también el nivel de líquido de los vasos, por ejemplo cuando cambie el aceite, si la suya es una batería que necesita mantenimiento, y rellene lo que fuese necesario. Recuerde que la batería produce gases explosivos, por lo que no debe acercar a ella ningún cuerpo incandescente.

En el aspecto exterior, la batería debe estar seca y preferiblemente limpia. Es recomendable darle una capa de cera un par de veces al año para mantenerlo libre de óxido. Recuerde que con bajas temperaturas la batería se puede descargar con mayor facilidad.

Frenos

Hay que prestar especial atención al líquido de frenos. Este debe permanecer siempre igual por lo que le recomendamos lo revise una vez al mes y rellene lo que necesite, sin sobrepasar la línea que marca el fabricante en el recipiente. Una vez haya rellenado el líquido, revise si el recipiente tiene alguna fuga.

También es bueno revisar el sistema de frenado, principalmente de cara a viajes largos. Por lo tanto, ante el freno de pie, realice un frenazo brusco para comprobar que los frenos reaccionan correctamente. Aproveche y compruebe también la correcta tensión del freno de mano.

Luces

Lo primero que se debe comprobar es el correcto funcionamiento de las distintas luces del vehículo. En el caso de que alguna no funcione hay que proceder inmediatamente al cambio.

Preste especial interés a los faros delanteros y compruebe que tienen una inclinación ligeramente hacia abajo para evitar posibles deslumbramientos a otros conductores que vengan de frente. Aproveche también para llevar limpias las tulipas y recuerde llevar luces de repuesto.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.