Los costos de irse a vivir solo

por Omar Alonso Patiño Castro

Independizarse es una manera de adquirir nuevas experiencias, aunque para eso hay que tener en cuenta un dinero extra.

Los costos de irse a vivir solo Los costos de irse a vivir solo

Si usted es de las personas que aún vive en la casa de sus padres, genera sus propios ingresos y está a punto de tomar la decisión de irse a vivir solo(a), además de evaluar los beneficios que ello puede tener al ver realizada su intención de independizarse, es conveniente que analice la razón costo beneficio que ello tiene y las implicaciones financieras que como producto de ello se generan.

Cuando se vive en el ‘Hotel Mamá’ las posibilidades de usar el dinero son muy amplias, se puede destinar buena parte de los ingresos al entretenimiento, al cuidado personal, a la rumba, incluso a continuar con un proceso de formación de mayor nivel; en fin, a lo que cada uno quiera, sin necesidad de una fiscalización de su uso y con la tranquilidad de no tener que asumir los gastos del día a día.

Tal vez, la persona que busca su independencia no se ha detenido a pensar en todos aquellos gastos que son acarreados por el hecho de vivir solo. La inexperiencia en el manejo de los gastos de un hogar y su desconocimiento hacen que una persona no pueda evaluar de manera completa, detallada, cada uno de los egresos que son necesarios para la manutención propia y de una casa o apartamento.

¿Necesita recursos para irse a vivir solo? Tal vez le interese Qué es una fiducia y cómo invertir en esta figura

Para entender esta situación, hagamos un listado de aquellas cosas básicas que deben ser cubiertas periódicamente y pasan a ser nuevas en la planeación financiera, la mayor parte de ellas, obvias, pero por ello más indispensables que otras:

El primer de esos egresos, tal vez, el más grande de todos, el pago de un arriendo, con todas las arandelas que significa. Una persona que quiere vivir sola, en primera instancia puede buscar un apartaestudio, lugar pequeño en el cual se pueden satisfacer las necesidades básicas para el alojamiento.

Un monto módico para este rubro puede oscilar entre $500.000 y $1.000.000, súmele el valor de la administración que para una pequeña área puede estar entre $100.000 y $200.000. (Cabe aclarar que estas cifras dependen del sector de la ciudad y del nivel de vida que quiera la persona).

Además de estos gastos, sume los de los servicios públicos, variables según el lugar escogido para vivir. Agregue agua, gas, teléfono, energía y servicio de internet, los cuales en un lugar promedio adicionan $200.000 mensuales a los egresos.

Para dar este paso, es necesario comprar cama, colchón, sábanas, cobijas almohadas, las cuales no dejan de sumar $2.000.000 en el mejor de los casos. A esto, sígale sumando todo el menaje de cocina, ollas, platos, cubiertos, utensilios en general y algunos pequeños electrodomésticos como la licuadora, en los cuales la erogación puede ser de $500.000.

Para que aprenda a organizar sus cuentas le contamos Qué porcentaje de su ingreso destina a pagar créditos

Siempre será necesario contar con una nevera que, pequeña, tiene un costo de cerca de $1.000.000. No piense en incluir otros que está acostumbrado a usar como waflera, tostadora, etc., porque la cuenta se hace mucho más larga; tampoco lo haga con una sala o un comedor así sean pequeños, eso podría esperar.

Continuemos con las cosas básicas, la alimentación y el aseo. Una persona viviendo sola debe hacer mercado, algo que puede ser lejano a sus costumbres. Dicho mercado tiene varios componentes: el aseo personal, el aseo del hogar, los alimentos no perecederos y los perecederos.

Comprar jabón, desodorante, champú, pasta dental, bloqueador solar (ahora necesario y recomendado), cremas y máquinas de afeitar puede sumar $50.000 mensuales (sin adquirir las marcas más costosas). Por otro lado, los elementos de aseo: una escoba, jabón de cocina, líquidos para pisos y desinfectante, jabón para ropa, etc., pueden sumar otros $30.000.

Un mercado de perecederos para una sola persona, semanalmente puede valer $40.000 y los no perecederos llegan, sin ser exagerados, a sumar $100.000 mensuales.

Lo anterior supone que la persona tan solo adquiere su independencia para subsistir, no hay entretenimiento, viajes, educación, nada de ello, sin contar con algunos gastos que pueden ser suplidos sin egresos y que son tareas propias del hogar: cocinar, asear el apartamento, lavar la ropa, planchar, actividades muchas veces no evidenciadas tan claramente pero que se tienen que llevar a cabo, pagando o haciéndolas personalmente.

Es indiscutible que en este artículo no están todos los gastos que origina la independencia, aun así, si le dan una idea clara de lo que le puede valer la decisión de irse a vivir solo, así que, antes de hacerlo, saque papel y lápiz, sume y piénselo, una vez lo haga, normalmente no hay reversa.

También le ofrecemos Las cinco cosas más costosas cuando decide independizarse

*Administrador de Empresas con Doctorado en Ciencias Empresariales.

Consultor en temas financieros y organizacionales, con amplia experiencia en el sector bancario y en el sector servicios .

Se ha desempeñado como Decano de la Facultad de Administración, Finanzas y Ciencias Económicas de la Universidad EAN en donde actualmente es Profesor Titular.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.