Las razones por las que Uber seguirá siendo ilegal en Colombia y el mundo

por Francisco Gómez Villamizar

En solo dos ciudades de las más de 250 capitales donde funciona la app se ha reglamentado el uso de esta tecnología de transporte.

123RF/Martin Ollman 123RF/Martin Ollman

Uber es ilegal. Punto. Por donde se le mire, la aplicación creada en 2009 y cofundada por su actual CEO, Travis Kalanick, no tiene espacio para funcionar bajo las reglas jurídicas actuales no solo en Colombia, sino en el mundo. Y el problema no es ¿cómo adaptamos la tecnología para que se rija bajo las actuales normas del transporte, sino, cómo se adapta el transporte al ritmo que impone la tecnología?

El tema vuelve a ser objeto de actualidad debido a que hace unos días el gobierno expidió un nuevo decreto (431 del 14 de marzo de 2017) estableciendo las condiciones para el funcionamiento del servicio de transporte público especial. Y aunque bien intencionada la iniciativa, no es más que un recordatorio de las características de cómo deben funcionar los vehículos que por contrato prestan sus servicios de transporte como:

-Debe ser una empresa constituída.

-Debe tener un determinado número de vehículos. Allí se especifica su color, dependiendo de su función (pasajeros, escolar, turismo, empresarial).

-Se explica cuál debe ser su patrimonio líquido y capital líquido pagado.

-Se dice que si no cumplen las normas, serán objetos de las medidas y sanciones que se encuentran vigentes.

Si piensa en un ingreso extra le contamos: Uber o taxi cuál es más rentable

Y otras disposiciones más. El decreto 431 de 2017 se puede descargar de la página www.presidencia.gov.co.  En esencia, no cambia nada de lo que ya se ha dicho en muchas otras oportunidades: que Uber no está autorizada para funcionar en Colombia porque no es una empresa de transporte especial. Y Uber reconoce en todo el mundo que no es una empresa de carros, ni de limosinas, ni de transporte de ejecutivos, sencillamente es una aplicación creada para que vía celular se pueda encontrar un vehículo, y nació porque un día sus actuales dueños no pudieron conseguir un taxi para movilizarse.

Recientemente en un artículo, buscamos confrontar las dos caras de la moneda ¿cómo funciona Uber y cómo es manejar taxi? Se lo explicamos en el siguiente video:

Y la verdad es que al conversar con muchas personas, tanto taxistas como usuarios y conductores que manejan a través de Uber, muchos están dispuestos a que la app tenga sus normas establecidas en Colombia. Claro, con sus respectivas limitantes como por ejemplo que solo funcione para los vehículos blancos o el transporte de lujo, tipo black, que el pago sea a través de tarjetas débito y crédito. Muchos han levantado la voz por cuenta de los carros particulares que funcionan bajo la plataforma Uber X y que reciben pagos en efectivo, donde sí se infringe la Ley y se arriesga la vida del conductor y el pasajero por cuenta de las ‘brigadas antiuber’ que hay en varias ciudades.

Si ningún policía lo requería cuando iba en Uber era por Greyball el programa secreto de Uber para engañar a las autoridades

En Bogotá, el reciente episodio de un particular cuyo vehículo fue quemado por un grupo de enfurecidos taxistas tan solo es la antesala para que ocurra un hecho más grave, hasta con muertos. Y en medio de todo está un usuario que no quiere escuchar más el ‘¿para dónde va?’, no quiere saber del ‘muñeco’ con el que alteran los taxímetros, tampoco de las quejas constantes en que una misma carrera entre dos puntos de la ciudad puede costar $1.000 o $1.500 más y que está dispuesto a pagar extra, siempre y cuando haya calidad.

Incluso, los taxis piden que se cambien muchos sobrecostos asociados a su trabajo por cuenta de viejas normativas de las alcaldías, con sobretasas, tarifas administrativas, los arcaicos ‘cupos’ que fomentan prácticas como la alteración de placas y la hiperinflación del ‘cupo’ que se vende más caro que el costo de un taxi nuevo que está en un concesionario. Todo por defender a unos cuantos ‘zares’ que manejan a su antojo el negocio.

De fondo hay un debate. Se ha reseñado que las plataformas tecnológicas, bajo el esquema del Internet de las Cosas, están transformando las reglas. Netflix, Youtube, HBO.com y las plataformas de consumo de contenidos están ofreciendo alternativas que desafían a los operadores de televisión por suscripción y los canales privados.

Entonces ¿Netflix tendría que convertirse en un canal privado en Colombia y en todos los países donde funciona? ¿Qué le pediríamos a Facebook, por ejemplo, que no produce ni una noticia, pero que se alimenta de todas las noticias que salen en los medios nacionales e internacionales?¿Que se convierta en una empresa de medios de comunicación?

La cuestión sigue sin resolverse. Por más intentos que haya para frenar las aplicaciones, si no hay mejora en el servicio y si aparece una solución para unos usuarios insatisfechos, seguirá vigente el problema pues, por más regulación, son los sectores y no la tecnología la que tiene que adaptarse a los cambios que se avecinan.

Siga leyendo: El video viral donde el presidente de UBER maltrata a uno de sus conductores

Editor de Finanzaspersonales.com.co

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.