Recursos limitados para necesidades ilimitadas

por Rigoberto Puentes

¿Se recrimina porque NO gana lo suficiente? La raíz del problema no está en el monto del ingreso sino en la forma en la que lo administra.

Rigoberto Puentes
pma@pmacolombia.com Rigoberto Puentes pma@pmacolombia.com

-¡La plata no me alcanza! Ésta es una queja que se escucha con frecuencia, tanto de personas que ganan poco como de algunas que cuentan con ingresos abultados. Unos y otros achacan la situación a que necesitan más dinero del que les llega.

 -¡No gano lo suficiente!- se recriminan a sí mismos, sin detenerse a pensar que la raíz del problema no está en el monto del ingreso sino en la forma en la que lo administran.

 “Contamos con recursos limitados para satisfacer necesidades ilimitadas”, es probablemente la ley fundamental de la economía. Es un hecho: solamente unas contadas personas en el mundo pueden sostener que ganan lo suficiente para atender sus necesidades, y lo han logrado gracias a la sabia administración de sus recursos financieros. En la columna anterior hablábamos de la planificación financiera y dentro de ésta nos referíamos a la importancia de llevar un control estricto de las finanzas familiares a través de la preparación de los tres documentos (estados financieros) fundamentales: el balance personal, el estado de ingresos y egresos y, el más importante de todos, el presupuesto. Es éste último el que va a ayudarnos a aplicar la más sagrada de las reglas de las finanzas personales: “Nunca gaste más de lo que gane”.

Usualmente todos vemos cómo el dinero que recibimos se escurre entre los dedos sin previo aviso. ¿Han escuchado alguna vez la expresión “¡No sé qué hice con la plata!”? Bueno, pues la única forma de borrar esa frase de los labios consiste en aprender a manejar el dinero de una forma organizada, y esto sólo se logra a través de la utilización permanente de un presupuesto.

Cómo hacerlo:

1. Prepare su presupuesto mensual.

En éste se anotan detalladamente todos los ingresos que espera recibir en los próximos meses, y todos los gastos. Se restan los segundos de los primeros; si la operación da un resultado positivo, con un excedente para ahorrar, no menor del 10% del ingreso, todo está bien; pero si los gastos superan los ingresos, entonces habrá que reducirlos, empezando por los suntuarios o no esenciales.

Si esto no es suficiente, entonces deberá reducir algunos esenciales y cambiar su estilo de vida, hasta que logre generar nuevos ingresos que le permitan equilibrar la situación.

2. Mantenga permanentemente actualizado el presupuesto.

Usualmente debe revisarse todos los meses, pero en casos de crisis es necesario hacerlo con mayor frecuencia (semanal o diaria)… El objetivo es mantener el control y nunca permitir que los gastos superen los ingresos…

3. Concilie el presupuesto con la realidad.

La revisión del presupuesto debe hacerse tanto en el papel como en el bolsillo. Si las cuentas le muestran que tiene un monto “equis” disponible para el próximo mes, asegúrese de que ese dinero realmente existe en su bolsillo o en su cuenta bancaria.

4. Aplique los correctivos necesarios… ¡a tiempo!

Si en un momento dado la revisión del presupuesto le muestra que sus gastos están superando sus ingresos, es el momento de declarar la emergencia familiar y tomar medidas para retomar el control de sus finanzas. Es una regla de vida: no podemos gastar más de lo que recibimos, so pena de ir a la quiebra.

-¡Que mi ingreso es muy pequeño!, ¡que no me alcanza!… ¿Qué hacer ante esa situación? Desafortunadamente no hay fórmulas mágicas… sólo hay dos opciones: o ganar más o gastar menos… y, por supuesto, la única que podemos aplicar de inmediato es la segunda, puesto que la primera toma tiempo en ser implementada. Así que lo más práctico es atacar el problema por el lado de la reducción de gastos mientras se logra aumentar el ingreso. Y, como último punto, mi prédica permanente:

5. Edúquese financieramente.

Hasta ahora hemos estado hablando de medidas de emergencia, del corto plazo, pero el control de las finanzas no sólo debe ser momentáneo sino que debe manejarse a mediano y largo plazo; debe ser un ejercicio permanente. Es necesario educarse desde el punto de vista de las finanzas personales para estar siempre preparado para manejar las diferentes situaciones que se presentan en nuestra vida económica…

En este punto quiero recordarles una frase de dos artífices de las finanzas personales, Donald Trump y Robert Kiyosaki: “La única manera de afrontar con éxito los problemas económicos es a través de la educación financiera”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.