Otra caída para las acciones, oportunidad de compra

por Bob Doll, Estratega Principal de Acciones Fundamentales de BlackRock

Una vez más, los activos de riesgo tuvieron dificultades la semana pasada y la mayoría de los inversionistas responsabilizaron la caída a la reaparición de las preocupaciones por la crisis de la deuda europea, provocadas por la desalentadora colocación de bonos en España.

Bob Doll,  Estratega Principal de Acciones Fundamentales de BlackRock Bob Doll, Estratega Principal de Acciones Fundamentales de BlackRock

¿Se repite la historia? ¿O es solo algo similar?

El año pasado, alrededor de esta época, las acciones estaban cerrando un impresionante primer trimestre, pero iban a experimentar problemas.

El precio más alto del petróleo, el terremoto en Japón y la confusión por el tope de la deuda en los Estados Unidos fueron todos factores que conspiraron para causar un marcado cambio en los activos de riesgo.

En lo que va del año, las acciones están siguiendo una tendencia algo similar ya que la solidez inicial de las acciones parece estar desapareciendo. Entonces, es válido preguntarnos: ¿será el 2012 como el 2011?

 Algunos aspectos del entorno económico y financiero son muy similares entre los dos años. Además de los estallidos en Europa con respecto a los problemas de la deuda, actualmente, nos encontramos en medio de un período de aumento en el precio de la energía.

El precio de la gasolina, en particular, se está acercando a los picos del año pasado. También estamos observando cierta debilidad renovada en los datos económicos; en marzo, ha disminuido el ritmo de la creación de empleos y parecen haberse atenuado los niveles de confianza de los consumidores.

En el caso de que el precio de la gasolina continúe aumentando, sería razonable temer que empeore el efecto indirecto sobre el resto de la economía.

 No obstante, creemos que sería un error tomar de manera concluyente el 2011 como un modelo de lo que podría suceder este año. Para empezar, las expectativas actuales tanto para la economía como para los mercados son peores que las existentes a esta altura el año pasado.

A comienzos de 2011, los inversionistas fijaban precios en un mejor entorno económico que el que se materializó en definitiva. Por el contrario, en este momento, creemos que los mercados ya reflejan precios con niveles relativamente modestos de crecimiento, lo que sugiere menos probabilidades de bajas desalentadoras.

Además, la solidez fundamental de la economía es mejor ahora que hace un año. A pesar de los datos del mes pasado, el mercado laboral está más sólido que antes, el sector inmobiliario parece estar tocando fondo y han estado mejorando las condiciones crediticias en los Estados Unidos.

Por último, es importante recordar que el año pasado, la recuperación y solidez del mercado fueron, en cierto grado, desestabilizadas por los desastres naturales en Japón y por la baja en la calificación crediticia estadounidense por parte de S&P. Aunque los impactos externos son siempre un riesgo, podemos esperar que no se repitan estos tipos de factores

Razones para ser optimistas

Dadas las relativas diferencias entre la economía de 2011 y lo que parece en la actualidad, creemos que la economía de los Estados Unidos será más fuerte que el año pasado, brindando algo de respaldo a las acciones estadounidenses.

Además del escenario económico, también tomamos en cuenta las ganancias corporativas como una fuente de solidez. Si bien predecimos que el ritmo del crecimiento de las ganancias será más lento este año que hace poco, hasta ahora los datos han mostrado que las ganancias corporativas han sido buenas.

Las expectativas para el primer trimestre han sido relativamente bajas, pero hasta ahora, más del 80% de las compañías que han informado sus estados han superado las expectativas, lo cual es buena señal. (En comparación, entre el 60% y el 70% aproximadamente de las compañías superaron las expectativas en los últimos trimestres).

Al considerar todo esto junto, diríamos que es poco probable que veamos el tipo de reducción marcada y grave en el precio de las acciones que presenciamos en el 2011.

Sin embargo, efectivamente prevemos mayores niveles de volatilidad en los próximos meses, en comparación con lo que sucedió en el primer trimestre y no nos sorprendería ver que la reducción actual provoque el descenso de los mercados a aproximadamente 1.350 o 1.300 puntos en el índice S&P 500. Tal reducción representaría una corrección normal en medio de un mercado alcista.

Así mismo, creemos que se observará una reanudación de ganancias en las acciones después del período actual de debilidad, lo que podría crear oportunidades de compra para los inversionistas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.