¿Nueva crisis financiera mundial?

por Rigoberto Puentes

Aún no hay certeza de que la recuperación de la crisis financiera del 2008 sea sostenible. Cómo esto afecta sus finanzas personales y qué debe hacer para tener seguro sus ahorros. Antes que nada debe educarse financieramente. Opinión de Rigoberto Puentes.

Rigoberto Puentes, Fundador PMA Colombia. Rigoberto Puentes, Fundador PMA Colombia.

La devastadora crisis mundial de los mercados financieros ocurrida en 2008 está siendo paliada (aún no controlada) a través de una estrategia político-económica conocida como “Quantitive Easing” (QE) o alivio cuantitativo, en cristiano.

Esta herramienta, implementada por los bancos centrales (Banco de Inglaterra, Reserva Federal y otros) consistió en inyectar cuantiosos volúmenes de dinero a los mercados, con el fin de reactivarlos. En otras palabras, imprimir cantidades ingentes de billetes (metafóricamente hablando) para que los bancos comerciales y otras entidades financieras contaran con suficiente dinero para prestar a los clientes, a muy bajos intereses.

En los Estados Unidos, la primera oleada de alivio cuantitativo de la Reserva Federal (el equivalente a nuestro Banco de la República) se dio a finales de 2008, con una voluminosa inyección de más de us$2 billones, con los cuales se logró una reactivación temporal de los mercados financieros, la cual se vio reflejada en fuertes alzas de las bolsas de valores de todo el mundo, desde marzo de 2009, y se mantuvo hasta mediados de 2010.

En ese momento el mercado empezó a palidecer nuevamente y la Reserva Federal se vio obligada a lanzar una nueva inyección de dinero (QE2) de alrededor de 600 mil millones de dólares, con los cuales se ha logrado mantener los mercados en continuo crecimiento. Sin embargo el QE2 finalizará el próximo 30 de junio, lo cual está causando un alto grado de incertidumbre.

Algunos especialistas creen que los mercados financieros ya están suficientemente fortalecidos y no van a requerir de adicionales inyecciones artificiales de dinero a través de un QE3, pero otros no concuerdan con ese optimismo y están pronosticando caídas en los precios de las principales bolsas de valores del mundo a niveles aun más bajos que los vistos en la crisis anterior.

-¿Quiénes tienen la razón? – No lo sabemos. En realidad nadie lo sabe. Tendremos que confiar en que los líderes de la Reserva Federal interpreten correctamente el momento económico y que, basados en sus expectativas, tomen las decisiones más pertinentes para hacer que la frágil estabilidad que se ha vivido últimamente, sea duradera.


-¿Qué tiene que ver lo anterior conmigo? - se preguntarán algunos lectores-, ¿si yo no tengo inversiones en la bolsa ni nada que se le parezca?

A pesar de no saberlo, muchos colombianos pueden verse afectados por las decisiones del señor Ben Bernanke (presidente de la Reserva Federal) y sus colegas. Entre otros:

1) Personas que estén cotizando para su pensión en el régimen de capitalización individual; por cuanto todas las AFP´s (Porvenir, Protección, Horizonte, etc.) invierten parte de sus fondos en acciones, bonos y otros instrumentos que seguramente se verán afectados en una u otra forma por los acontecimientos que se avecinan. Esto incluye, por supuesto, a las personas que tengan portafolios en planes voluntarios.

2) Quienes tengan dinero en diferentes tipos de planes de inversión en el exterior (incluyendo paraísos fiscales), tales como seguros de vida con componente de ahorro o planes de retiro individuales, puesto que los portafolios en los que tienen su dinero están basados en títulos de los mercados globales.

3) Por supuesto, inversionistas que tienen plata colocada directamente en portafolios de bonos del tesoro americano o en acciones, en cualquiera de los mercados financieros.


-¿Qué hacer al respecto?

Algunas sugerencias (en ningún caso recomendaciones):


a) Para las personas que estén cotizando al régimen de capitalización individual y que deben elegir un fondo para sus aportes, por ahora lo más prudente parece ser elegir el más conservador, al menos por los próximos meses; más adelante, una vez se aclare el panorama, entonces podrán cambiarse al moderado o al de mayor riesgo. Recuerden que desde enero de este año la responsabilidad de sus fondos de inversión depende de cada quien. Ya no es posible culpar a las AFP´s si sus portafolios se desploman. La reforma de la ley las eximió de esa responsabilidad. Ahora son los propios interesados los directamente responsables de la elección del tipo de fondo de inversión en el que se coloquen sus aportes. Por supuesto, esto también aplica para los planes voluntarios.

b) Para quienes tengan inversiones en carteras colectivas o fondos mutuales con alta incidencia de títulos en dólares, es mejor cambiar sus portafolios hacia terrenos más conservadores, mientras pasa el momento de incertidumbre.

c) En términos generales se debe ser extremadamente cauteloso con las inversiones durante los próximos meses, hasta ver cuál será la decisión de la Reserva Federal, y evaluar la reacción de los mercados ante la misma. Inclusive, podría ser conveniente mantenerse al margen por un tiempo. Algunos reconocidos inversionistas, como Bill Gross (considerado el mejor administrador de fondos de renta fija del mundo), han vendido todas sus inversiones en bonos del tesoro y mantienen varios miles de millones de dólares en cash, probablemente esperando recomprarlos cuando suban los intereses y baje el precio de los mismos.

IMPORTANTE: Tengan en cuenta que lo anterior son solamente sugerencias. Ni el autor de este artículo, ni nadie, sabe con certeza lo que ocurrirá en los mercados en los próximos meses. Así que lo recomendable –y ésta SÍ es una recomendación- es que quienes estén en algunas de las situaciones anteriores se avispen y presten más atención a lo que pueda ocurrir con sus ahorros. Es necesario dedicar tiempo y esfuerzo a educarse financieramente, aprender cómo funcionan los mercados y estar preparado para tomar decisiones conducentes a proteger su dinero. Tengan en cuenta que la única manera de cuidar las inversiones es haciéndolo uno mismo. Nadie, ni siquiera el más hábil asesor del mundo, puede cuidar de la plata mejor que el propio interesado.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.