Los profesores en Colombia están dormidos

por Carlos Andrés Vanegas

Aunque por supuesto hay excepciones, para la gran mayoría de profesores universitarios del país ¡es hora de despertar!

Archivo Semana - Carlos Andrés Vanegas - Empresario, profesor universitario y periodista económico - Blog: carlosavanegast.blogspot.com - Twitter: @carlosavanegast Archivo Semana - Carlos Andrés Vanegas - Empresario, profesor universitario y periodista económico - Blog: carlosavanegast.blogspot.com - Twitter: @carlosavanegast

Cuando uno está en la universidad los profesores son expertos en vender un cuento muy bien vendido. Este cuento lo repiten cada vez que los necesitamos o les pedimos una cita. Ellos nos hacen creer la historia de que viven muy ocupados. Muy concretamente, nos hacen creer que no tienen tiempo. Ya llevo varios años luego de graduarme, y puedo decir que gracias a mis experiencias profesionales he descubierto que esta es una gran mentira. Si alguien tiene tiempo en esta sociedad son ellos. Si alguien tiene tiempo son los profesores universitarios.

Toda esta situación despierta en mí una pregunta aun más interesante ¿qué carajos hacen con su tiempo? En el campo concreto de la gerencia, mi trabajo consiste en identificar las mejores ideas de la academia para llevarlas a la vida empresarial. Desde mayo de 2003 tengo la inmensa fortuna de escribir la sección Management de la Revista Dinero. Allí he desarrollado el hábito de leer un libro de gerencia cada semana. Y pronto descubrí que si dependía de la producción intelectual de los profesores en gerencia del país me iba a morir de hambre.

Según el profesor de la University of Lausanne en Suiza, Alexander Osterwalder, creador del influyente libro “Business Model Generation”, cada año en Estados Unidos se publican cerca de 11.000 libros de gerencia. Ya mismo es posible encontrar en Amazon.com exactamente 1.444.722 libros en esta categoría. Para el caso colombiano, según el ranking de las mejores escuelas de negocios de América Latina de la Revista América Economía, el caso más destacado es la Facultad de Administración de la Universidad de los Andes (puesto 7 en 2011) en donde se han publicado 28 libros y 32 papers académicos.

¿Dónde están los profesores en gerencia del país? Me muero por conocerlos. Son varias las facultades de “renombre” donde no se publica nada de nada. Y entonces, ¿por qué no tienen tiempo?  

¡Es hora de despertar!

Tal vez algunos profesores no se han dado cuenta pero el mundo cambió para siempre. El viejo mito de la academia en donde se crean investigaciones robustas, que pocos leen, y se guardan en anaqueles para que luego por osmosis transformen la sociedad, es un mito del pasado. ¿Para qué esperar si el público está ahí ansioso por respuestas? ¿Para qué esperar en un país con tantas dificultades como Colombia? Lo que necesitamos de nuestros profesores son respuestas. Lo que necesitamos de nuestros profesores es acción.

Ya no hay tiempo para excusas. Las posibilidades para comunicarnos en el mundo de hoy son infinitas. En el pasado los académicos denigraban de las publicaciones masivas y hoy tienen que ser sus principales aliados. ¿Acaso no pueden hacer ambas cosas al mismo tiempo? Realizar investigaciones formales y publicar artículos de opinión. Me encantaría saber ¿cuántos profesores universitarios tienen un blog? ¿cuántos twitter? ¿cuántos hacen consultoría en el mundo real? ¿cuántos tienen una columna en un medio masivo? Quiero conocer a todo aquel profesor que le importa mostrar que está vivo, y que en efecto, le importa el desarrollo del país.

Tenemos que despertar de lo contrario quienes se van quedar dormidos en clase son nuestros estudiantes. En el famoso libro de 2008 “Grown Up Digital” el gurú de los nuevos medios, Don Tapscott, explica muy bien la apatía de los estudiantes contempéranos. A diferencia de la generación de nuestros padres, los baby boomers (aquellos nacidos entre 1946 y 1964), el medio de comunicación de la generación actual no es la televisión sino internet. Ambos medios tienen una diferencia sutil pero crucial. En la televisión uno se sienta a recibir información, en cambio en internet, uno se sienta a compartirla.

Es por esto que hoy en día la típica clase en donde el profesor habla por tres horas es insufrible para cualquier joven. Ellos no son bobos. Si ir a clase es recibir un cuento pues mejor quedarse en casa viendo conferencias de expertos de Harvard o MIT en “TED Technology Entertainment Design”. Como toda industria hoy la educación debe girar entorno a sus clientes. Hoy los protagonistas de la educación no deben ser más los profesores, hoy los protagonistas deben ser los estudiantes. Este es el desafío. Si en realidad queremos enseñarle a nuestros jóvenes a innovar tenemos que aprender a innovar en la forma de enseñar.

Quisiera aprovechar esta oportunidad para presentar una idea que para mi es crucial. En el fondo lo que sucede con los profesores universitarios es que son presa de su propia arrogancia. Frente a los jóvenes los profesores tienen un inmenso poder y se creen el cuento. Este es un problema serio. El que es tal vez el mejor libro de negocios de las últimas décadas “Empresas que sobresalen” (2001) del autor Jim Collins tiene un mensaje sencillo: la sencillez es la clave para salir adelante como profesionales. Ojo no es posible enseñarles a nuestros estudiantes a que sean sencillos siendo arrogantes. Y la verdad no veo por qué deberían serlo. Lo repito cien veces si es necesario. Mi opinión es que la inmensa mayoría de los profesores en Colombia están dormidos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.