La urgencia de una contabilidad más transparente

por Felipe Janica

Recientemente, se han descubierto grandes problemas financieros y fraudes en empresas colombianas de diferentes sectores. Sin embargo, nadie ha hecho la pregunta de fondo: ¿por qué esto continúa sucediendo?

FinanzasPersonales.com.co FinanzasPersonales.com.co

Existe una gran cantidad de explicaciones, pero uno de los temas clave para prevenir este tipo de situaciones es tener una contabilidad más transparente. Definitivamente, la regulación contable colombiana ha probado ser insuficiente para cubrir el volumen y complejidad del mundo de los negocios actual. Aún cuando existe vigilancia por parte de las Superintendencias, siguen presentándose ausencias fundamentales en lo que respecta a tratamientos contables y cómo se deben presentar en los estados financieros reportados, no sólo a reguladores, sino al público en general.

Hace dos años fue aprobada la Ley 1314, que establecía un camino hacia las Normas Internacionales de Información Financiera. Si bien muchas de las compañías colombianas con presencia en el exterior, y algunas de las más grandes del país, ya han comenzado a dar pasos hacia esta normatividad, el umbral para la implementación de las Normas Internacionales en Colombia cada vez se aplaza más.

Dados los recientes escándalos financieros de compañías en el país, se hace cada vez más urgente que esto sea una prioridad de país. De nada nos sirve la calificación de Grado de Inversión y el reconocimiento internacional, si poco a poco se empiezan a notar los vacios en materia  contable y financiera del país, con relación a las transacciones que están en boga   en una economía globalizada, en la que Colombia no es la excepción – cuanto más laxa sea la regulación contable y financiera, más  oportunidades de ocurrencia de perpetrar fraude u otro tipo de maniobras financieras-.

Si algo es clave con respecto a las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF o IFRS por sus siglas en inglés), es que sea un sistema de estándares normas mucho más claro y que promueva las revelaciones detrás de las cifras, además proponiendo principios contables y financieros sobre las transacciones producto de la toma de decisiones de los administradores.

Es urgente que el Gobierno priorice y tenga presente la importancia de las NIIF y su impacto, y que trabaje con el Consejo Técnico de Contaduría Pública para que esto sea una realidad. Las principales empresas del país del sector real y del sector financiero han conformado comités técnicos ad-honorem para colaborar en este proceso, pero definitivamente todos los actores deben empujar hacia el mismo lado. Somos el país más rezagado en la región en el tema y esto empezará a tener consecuencias en todos los niveles.

Es claro que el Consejo Técnico de la Contaduría Pública está cumpliendo con lo establecido en la Ley 1314, y en tal sentido está sugiriendo el mejor camino para la convergencia con NIIF. De hecho, el proceso de convergencia se está analizando en la actualidad, siendo el primer paso el de la revisión de los estándares internacionales y sus impactos en la economía colombiana, tal y como lo indica la ley 1314 de 2009.

Acerca de las fechas de aplicación de NIIF en Colombia, se podría inferir que el primer grupo de compañías, es decir las compañías de interés público (Emisores de deuda pública o aquellas que cotizan sus acciones en el mercado público de valores) debería establecer como fecha de reporte el 31 de diciembre de 2013. Esto implica que, según NIIF, el balance de apertura se elaborará con fecha del primer día del año que es comparativo con la fecha de reporte, para este caso 1 de enero de 2012; en pocas palabras tenemos menos de siete meses para preparar el balance de apertura en IFRS. ¿Estaremos preparados?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.