La empleada educada financieramente

por Rigoberto Puentes

Independientemente de nuestras labores o carreras, o de nuestro grado de estudios, e independientemente de si se es una empleada doméstica o un neurocirujano, todos tenemos algo en común: Generamos un ingreso y tenemos necesidades.

Foto: Archivo Personal. El grave problema es que la mayoría de la población no sabe cómo administrar eficientemente los recursos para lograr un balance ideal. Foto: Archivo Personal. El grave problema es que la mayoría de la población no sabe cómo administrar eficientemente los recursos para lograr un balance ideal.

Hoy día hay una imperante necesidad de educación financiera a nivel general…El grave problema es que la mayoría de la población no sabe cómo administrar eficientemente los recursos para lograr un balance ideal.

Ahora bien, ¿por qué coloco el ejemplo de la empleada doméstica?

Magnolia llegó a nuestra casa (recomendada por supuesto) hace ya varios años, buscando empleo. Ella -como la mayoría de la población-, vivía “el día a día” y buscaba siempre la solución para los problemas financieros que la aquejaban…

Con el paso de los años, y ya habiéndole inculcado directamente (y supongo que por medio del ejemplo) a Magnolia los paradigmas más importantes de la planificación financiera, un día nos trajo un ponqué que nos había preparado (como usualmente hacía) y nos contó acerca de la casa que estaban comprando ella y su esposo; también nos comentó que tenía una cuenta de ahorros donde ya tenía guardada una suma de dinero que equivalía a varios meses de subsistencia, ¡y que había creado un negocio de repostería!

Por supuesto nos alegramos mucho por ella y la felicitamos por convertirse en una auto-privilegiada.

Magnolia, ya no trabaja con nosotros (porque nos mudamos bastante lejos)... pero estoy seguro de que ella y su familia -que ya tienen adherido a su sistema los principios de la planificación financiera- vivirán sin los problemas de estrés económico que agobian a la mayoría de la población. Y ahora les cuento acerca de José Luis, el neurocirujano…

… O mejor no cuento anécdotas tristes. Ya que casi todos los días podemos leer en la prensa o en Internet acerca del actor, el músico o el deportista famoso que una vez llegó a ganar millones y millones de dólares… y que hoy día está quebrado y con deudas hasta las orejas…

Saquen sus propias conclusiones…

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.