Fe de erratas de la DIAN

por Luis Alberto Arango E.

El director de la DIAN presenta cifras inconsistentes e hipótesis no probadas para condenar a quienes si pagamos impuestos. Una política estatal poco amigable que aleja al contribuyente y no lo invita a formar parte de la solución.

Luis Alberto Arango E. Profesor del CESA Luis Alberto Arango E. Profesor del CESA

Muy comentada ha sido la entrevista hecha por El Tiempo al director de la DIAN, Juan Ricardo Ortega, y  publicada el pasado 29 de Agosto. Es la entrevista en la que él dice que un rico es el que gana más de $4 millones. Conclusión que ha sido objeto de toda clase de comentarios y que no permitió a ningún medio presentar las inconsistencias que tiene la citada entrevista.

Para comenzar,  el Dr. Ortega dice que las personas naturales pagamos un impuesto “ridículamente bajo” y para sustentarlo presenta varias cifras que concluyen que el ingreso promedio bruto de las personas naturales declarantes es de $140 millones anuales, pero que apenas pagamos unos $2,6 millones de impuesto de renta, es decir aproximadamente un 2% de nuestro ingreso bruto. Cifra porcentual que presenta de forma acomodada el director Ortega, pues él bien sabe que lo correcto es medir el impuesto porcentualmente sobre la renta líquida. Medirlo sobre el ingreso bruto no significa absolutamente nada.

El entrevistado continúa explicando que 1,3 millones de personas están obligadas a declarar y ellas pagan $3,5 billones de impuesto de renta sobre una base de ingreso bruto de $165 billones, lo que para él es muy bajo. Pero contradictoriamente, al ser preguntado sobre cuánto deberían pagar esas mismas personas naturales, utiliza un ejemplo que parte casi de la misma base de ingresos y concluye  que deberían pagar $3,2 billones. Esta si es según él “una cifra muy buena de tributación”. Es decir que, aunque parezca increíble, para el director de la DIAN pagar $3,2 billones de impuestos es mejor que pagar $3,5 billones. Sin comentarios.

En las mismas líneas y con ironía, el director de la DIAN dice que el millón más afortunado de este país –refiriéndose a las personas naturales declarantes- es súper  ‘de malas’ “a juzgar por lo que declaran a la DIAN”, en evidente referencia al bajo impuesto de renta que pagan.

Con toda la admiración que tengo por el Dr. Ortega, su carrera profesional y su inteligencia, me declaro esta vez en completo y respetuoso desacuerdo con sus conclusiones.

Pareciera que el director de la DIAN solo mira la casilla de la declaración de renta denominada valor a pagar y no se detiene a ver las otras casillas que muestran todo lo que les quitaron a las personas naturales a lo largo del año, por cuenta de pago de impuestos (retenciones e ingresos financieros gravados entre otros) y que obviamente reducen el valor final a pagar. Los anteriores, son importantes elementos que Ortega olvida mencionar y que le permiten condenar a las personas naturales que tributan, diciendo que no pagan suficientes impuestos.

En otro aparte de la entrevista, dice que “de personas naturales este año vamos a recibir $680.000 millones”, cifra que no cuadra con los supuestos $3,5 billones que Ortega había mencionado antes. Otra inconsistencia.

Cuando le preguntaron sobre lo que pagaban los muy ricos “con US$5.000 millones de patrimonio” dijo que una sola persona natural de esta gama podría pagar “entre $700.000 o $800.000 millones de impuestos al año”. ¿Es decir que una sola persona supera el pago de todas las personas naturales y que según Ortega pagaban 680.000 millones? Las matemáticas no me cuadran.
 
Estas contradicciones eran como para que el periodista hubiera replanteado la entrevista por completo. Y si eran errores, como para que publicaran una fe de erratas en la siguiente edición, ya sea por parte de la DIAN o de El Tiempo, si es que fueron errores ocasionados por el famoso diablillo de la imprenta.

Dos semanas después, en otro artículo publicado por El Tiempo y que habla sobre el número de personas naturales y jurídicas declarantes del impuesto al patrimonio en Colombia, el Dr. Ortega da cuenta de que en Cartagena “se observan alrededor de 2.000 propiedades que, a simple vista, sobrepasan el valor sobre el cual se debe pagar el impuesto.”  Y que solo 7 personas declararon el impuesto al patrimonio en Cartagena, lo que el Dr. Ortega considera por inferencia,  una cifra absurda.

Lo anterior no pasa de ser una apurada conclusión  sin sustento alguno. Con esa misma hipótesis, podría yo decir que esas propiedades son de personas naturales que si las declararon y que lo hicieron en la ciudad de Bogotá o incluso, que no son de personas naturales sino jurídicas que si los declaran y el caso está resuelto. Claro que ni la DIAN ni yo lo vamos a saber, salvo que de las hipótesis se pase a los hechos probados. Algo que parece hacerle mucha falta a la DIAN cuando expone sus ideas a los medios de comunicación.

Al margen de lo anterior,  lo claro es que hay personas naturales evasoras de impuestos. Hasta aquí la DIAN no ha descubierto nada. Si la entrevista con El Tiempo era para comenzar a sensibilizar a las personas naturales contribuyentes con el fin de aumentarles los impuestos, me parece que siguen estirando la cuerda por el lado más delgado, con argumentación contradictoria y sin tener todos los elementos de análisis.

Pienso que hay muchas formas de acrecentar el recaudo, pero la vía no es aumentándole la carga impositiva a las personas naturales que ya pagamos impuestos. Así que mientras publican una fe de erratas y creativamente se buscan otras formas de aumentar el recaudo, que tal si el director de la DIAN, en vez de ver la paja en el ojo ajeno aprovecha y mira la viga en el propio, por ejemplo revisando el sistema MUISCA que hoy por hoy es uno de los sistemas públicos de información y registro más anticuados, inestables y poco amigables que puedan existir en un ente estatal colombiano. Si no sabe de qué estoy hablando, se lo contaré en una próxima columna.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.