Estrategias de inversión

por Ivan Alvaez Piedrahita, MBA

Las estrategias financieras por sí solas no garantizan el bienestar financiero. También son importantes las herramientas. La imaginación siempre importa.

Ivan Alvarez Piedrahita, Autor del libro Finanzas Estrategicas y Creación de Valor.
Ivan Alvarez Piedrahita, Autor del libro Finanzas Estrategicas y Creación de Valor.


La primera impresión de un interlocutor desprevenido es que la economía y su dinamismo tecnológico se entronizaron en nuestras vidas, la han cambiado y, aunque no lo creamos, presentan nuevos retos y ofrecen nuevas oportunidades.


Las estrategias de inversión en las finanzas personales buscan ajustarse al medio ambiente financiero, pero por sí solas no garantizan el bienestar financiero o la tranquilidad de un individuo. Son importantes y decisivas también las herramientas (entre ellas, la más importante es la imaginación) y las opciones de inversión que tenga y en las cuales su conocimiento y aplicación explicarán su salud y tranquilidad financiera.


Las opciones utilizadas por las personas son amplias y generales. Algunas se utilizan de acuerdo con el medio en el que se encuentran, otras se usan en la dimensión en que se necesiten y otras, por muchas razones, están al alcance de pocos individuos que son los que las conducen.


En general, se mencionan opciones de inversión como las cuentas de ahorro y las bancarias, los certificados de depósitos a término, los bienes raíces, los sobregiros, las tarjetas de crédito, los dólares, los euros, los bonos, las acciones y otros títulos sobre los cuales un inversionista puede definir el tamaño de su inversión y estructurar sus portafolios.


Existen herramientas como los sobregiros, los créditos de consumo, las tarjetas débito y los portafolios de servicios que ofrecen los bancos, los portafolios de pensiones que ofrecen los diferentes fondos, y los mercados financieros y de capitales que permiten a los individuos aprovechar sus oportunidades o solucionar un impasse. No olvide que para el desarrollo eficaz de sus finanzas personales es importante saber cuánto le cuesta y cuánto gana en cada actividad. De otra manera, es probable que le quiten su dinero. No olvide que las oportunidades de inversión aparecen o se las presentan cuando usted tiene dinero que perder.


Para buscar el éxito de sus finanzas personales y su tranquilidad, muchas personas invierten tiempo, trabajo y dinero, hasta en el juego del baloto (más de uno), tratando de lograr un mejor futuro. Consistentemente, lo que puede proporcionarle el éxito o la tranquilidad a cualquier individuo es su organización, claridad y disciplina.
Ello no significa que las personas con esquemas contrarios a los estipulados no tengan éxito financiero. Podrían recibir algo inesperado (un alto cargo ejecutivo en la empresa de su padre), un buen intercambio de opciones, un trabajo extraordinario, una herencia, una lotería o un baloto. Algunas personas tienen una situación duradera, pero muchas veces son célebres por un rato y después su condición se vuelve trágica e insalvable.


Para maximizar el uso de sus finanzas personales, debe organizar, planificar, establecer estrategias, ejecutar y controlar. El primer paso es conocer el valor y las características de lo que tiene y lo que debe. Simplemente, y puesto en otras palabras, su activo, su pasivo y las características de cada cuenta de los estados financieros. Al mismo tiempo, puede definir de dónde proviene el dinero que recibe y conocer su modelo de consumo. En otros términos, conocer detalladamente el movimiento de su flujo de caja.
Por ejemplo, conocer las características del monto de lo que tengo o el de mis cuentas del activo implica responder preguntas como: ¿cuánto dinero en efectivo tengo?, ¿dónde suelo mantenerlo y por qué?, ¿cuánto me renta?, ¿cuánto me cuesta su utilización?, ¿cada cuánto recibo el dinero y cómo me lo gasto?, ¿qué opciones tengo? Si poseo inversiones en bienes raíces debo conocer su valorización, rentabilidad, costo y probables opciones. Si poseo un carro, el consumo de combustible, los seguros y su desvalorización. Si tengo inversiones en otros bienes, también debo saber cuál es su rentabilidad, el costo de realizarlas y las alternativas de que dispongo.


Para el pasivo, la esencia es la misma. ¿Cuánto debo?, ¿cómo debo pagar?, ¿cuál es la deuda más importante?, ¿cuánto debo de impuestos? (recuerde lo altamente oneroso que es no pagarlos), ¿cuánto pago por el crédito de mi casa?, ¿cuánto tengo acumulado en mi pensión de retiro?...


Desarrollar este ejercicio es dispendioso, requiere paciencia y exige algo de apertura de parte de los individuos. Somos muy celosos con nuestras finanzas y no permitimos que ni las personas más cercanas las conozcan. Si responde cada una de estas preguntas, puede llevarse sorpresas que le impliquen ahondar en aspectos en los que nunca se había detenido. En ese instante, cuando ponga las respuestas en blanco y negro, empezará a administrar sus finanzas.


Las empresas buscan administrar su futuro y demandan la participación de las personas involucradas con ellas. Recuerde que el futuro de los individuos es tan importante como el de las empresas y, por tanto, debe dedicarles tiempo a las actividades que mejoren su bienestar presente y futuro. De la misma manera, piense que al organizar su vida personal les adiciona valor a sus finanzas personales.

* Pfofesor Universidad del Rosario

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.