Enseñar Finanzas Personales en universidades

por Rigoberto A. Puentes C.

¿Por qué no darle el estatus de obligatoria a esta materia, cuando es el tópico de mayor relevancia para todo el mundo? En menor o mayor grado, “todos” tenemos que manejar dinero durante “toda” nuestra vida.

Rigoberto Puentes. Rigoberto Puentes.

Recientemente el gobierno lanzó una convocatoria a todos los colombianos para que contribuyeran con ideas y propuestas sobre la reforma de la educación superior. Creo que es una buena oportunidad para proponer la inclusión de una cátedra de finanzas personales en el pensum.

¿Por qué no darle el estatus de obligatoria a esta materia, cuando es el tópico de mayor relevancia para todo el mundo? En menor o mayor grado, “todos” tenemos que manejar dinero durante “toda” nuestra vida. Algunos, los más afortunados, nacen en hogares que les proveen esa educación a través del ejemplo; otros, tienen la buena estrella de acceder a ambientes en donde poco a poco aprenden a administrar el dinero; pero los demás… -la gran mayoría- nunca tienen esa oportunidad y se pasan la vida cometiendo errores financieros y desvelándose pensando en cómo remediarlos. No es suficiente, para tener una vida económica holgada, el educarse en un oficio, una profesión o una carrera. Si bien un título permite ganar el dinero para el diario sustento, lo que realmente ayuda a transformar el ingreso en calidad de vida es la administración eficiente del mismo.

Uno de los comentarios que escucho con mayor frecuencia de personas de mi generación que han leído el libro “Finanzas para papá…y mamá”, o que han atendido a las conferencias y talleres sobre el tema, es: “Ojalá yo hubiera aprendido esos conceptos hace 30 años…”. Pues bien, no dejemos que las próximas generaciones vivan con esa queja. Hagamos que éstas adquieran esos conocimientos en un momento más oportuno: cuando se está próximo a empezar a generar ingresos. El momento ideal, por supuesto, es aprenderlo desde pequeños, en el hogar, sin esfuerzo, a través del ejemplo de los padres; pero para lograr ese ideal es necesario -primero que todo- educar a estos últimos; y es ahí donde entra la importancia de incluir esta materia en el pensum de la educación superior.

Pienso que la vía más rápida para sembrar la cultura de la educación financiera en el país consiste en educar a los futuros profesionales en el manejo del dinero. Ellos, al convertirse en padres, se encargarán de iniciar una nueva generación que se desarrolle con esos conceptos aprendidos. De esta forma estaremos viendo cómo las primeras generaciones de este siglo podrán lograr la gran transformación hacia un país con gente que sepa administrar las finanzas familiares.

Algunos argumentos:

Pienso que la diferencia de educación financiera es, en parte, culpable de la disímil distribución de la riqueza. Generalmente, las personas educadas financieramente son las dueñas de las mayores fortunas y hacen uso de sus conocimientos para acumular cada día más y más, tomando así ventaja de los que no cuentan con esa educación. ¿Es culpa de los primeros? ¡Por supuesto que no! Ellos, como todos los demás, hacen uso de sus habilidades para maximizar sus ingresos. ¿Es culpa de los segundos? ¡Tampoco! Puesto que ellos desconocen la importancia que tiene el educarse financieramente y, por lo tanto, no le prestan la menor atención a este aspecto de la vida. Y entonces… ¿de quién es la culpa? ¡Del sistema! Un sistema que hasta ahora no había reconocido esa realidad, pero que ya comienza a hacerlo.

Hace siete años, la OECD (Organisation for Economic Co-operation and Development), entidad conformada por los países más desarrollados, inició una campaña de educación masiva sobre finanzas personales dentro de sus miembros (Reino Unido, Francia, EE. UU., Australia, etc.). El ejemplo está siendo seguido por otros países y está extendiéndose rápidamente por todo el planeta. En Latinoamérica, ya países como Brasil y México se unieron a esa cruzada.

En nuestro país ya están dándose los primeros pasos en ese sentido a través de una propuesta desarrollada conjuntamente por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, el Ministerio de Educación Nacional, El Banco de la República, La Superintendencia Financiera de Colombia, el Fondo de Garantías de Instituciones Financieras, el Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas y el Autorregulador del Mercado de Valores. (Quienes estén interesados en ver ese documento pueden encontrarlo en http://superfinanciera.gov.co/).

La implementación de programas de educación financiera es imperativa para hacer frente a las nuevas realidades económicas:

A) Las recientes reformas de los sistemas de cesantías y pensiones, mediante las cuales se crearon los multiportafolios y los multifondos, obligará a las personas a comprender y familiarizarse con estos temas, para poder seleccionar el portafolio de inversión más adecuado a su situación particular.

B) La gran afluencia de empresas en el mercado de valores buscando financiar sus operaciones con el dinero de los ahorristas, los cuales en la gran mayoría de los casos participan, sin los conocimientos necesarios para afrontar la fluctuación y otros riesgos.

C) La actual tendencia mundial de las bolsas de valores de asociarse para fortalecerse haciendo que los mercados sean más complejos y ventajosos para las entidades emisoras e intermediaras, en detrimento de los clientes. En nuestro país, la integración con las bolsas de valores con Perú y Chile (MILA) traerá nuevas oportunidades de negocios para Colombia, pero también mayores exigencias de conocimiento financiero por parte de los clientes que quieran participar en ellas.

Las instituciones de educación superior deberán participar activamente con este movimiento de educar financieramente a la población. La educación sobre finanzas personales es una necesidad imperante, por cuanto ella ayuda a mejorar la calidad de vida de las personas, lo que a su vez incide en la prosperidad de las familias y -por ende- en la del país.

“Un país conformado por familias prósperas, será necesariamente un país próspero”.

Quiero invitar a través de este medio a todos mis lectores a sumarse al esfuerzo por hacer incluir esta materia en el pensum de la educación superior.

Pueden hacerlo a través de la página:

http://aplicaciones.contactenoscolombiaaprende.info/ley30/.

 

www.pmacolombia.com

@rigobertoPMA

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.