Educación financiera y felicidad

por Rigoberto Puentes

Nuestra meta en la vida es la felicidad, y la educación financiera contribuye a alcanzarla, al ayudarnos a manejar uno de los aspectos relevantes de la misma: el económico...

Foto: Archivo Semana. Los auto-privilegiados son personas  que disfrutan de una vida placentera junto a sus familias; sin preocupaciones por diner, sin deudas apremiantes. Foto: Archivo Semana. Los auto-privilegiados son personas que disfrutan de una vida placentera junto a sus familias; sin preocupaciones por diner, sin deudas apremiantes.

La felicidad no se palpa…, se siente; es un estado mental positivo… Es algo más allá de lo mero material… más allá del dinero…

Sin embargo creo que nadie puede negar la sabiduría que encierra este adagio: El dinero no hace la felicidad… ¡pero cómo ayuda! Es decir… ¡no se puede tener un estado mental ¨feliz¨, con el estómago vacío!

La calidad de vida es un ingrediente fundamental en la receta de la felicidad, y el dinero es un componente indispensable de la calidad de vida. Pero el efecto del dinero sobre ésta tiene un punto de saturación.

 Un punto llamado el “optimo económico”. Un punto en el cual más dinero no genera mejor calidad de vida. Funciona igual que los fertilizantes en las plantas: éstas requieren una cantidad óptima de abono para desarrollarse vigorosamente; el fertilizante adicional que se agregue, se pierde; inclusive puede ser nocivo para la planta, puesto que ésta ya ha llegado a su punto de saturación.

Los privilegiados que logren obtener, ¡CON HOLGURA!, las cosas fundamentales que el dinero puede comprar: alimentación, vestido, vivienda, educación, seguridad, transporte y recreación, habrán llegado al nivel óptimo de calidad de vida que el dinero puede aportarles. Son personas que gracias a su educación y a su esfuerzo han sido -o están siendo- capaces de forjarse un estándar de calidad de vida muy por encima del promedio de sus congéneres, por lo cual el autor los ha llamado los ¨AUTO-PRIVILEGIADOS¨.

¿Qué debe hacerse para pertenecer al exclusivo club de los auto-privilegiados? -¡Educarse financieramente!: aprender a administrar el dinero a través de un plan financiero personal que les permita controlar sus gastos de acuerdo con sus ingresos, invertir sus ahorros en instrumentos de riesgo y rendimiento balanceados y elegir el sistema pensional y/o el portafolio que mejor convenga a su situación particular.

Los auto-privilegiados son personas que disfrutan de una vida placentera junto a sus familias; con tranquilidad, con calma, sin preocupaciones por dinero… sin deudas apremiantes… durmiendo profundamente todas las noches sabiendo que los hijos están bien, que hay comida en la mesa todos los días, que un buen techo los cobija, que tienen previsiones para el regalo de Navidad para los niños… ¡Porque de eso se trata la vida!

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.