¿Cómo lograr una vida DE CALIDAD tengas el ingreso que tengas?

por Rigoberto Puentes

El éxito financiero no sólo depende del nivel de ingresos que produzcamos. Si bien es beneficioso que éstos sean cuantiosos, el secreto radica más en la forma en que los administremos que en el volumen de los mismos.

El secreto radica más en la forma en que  administremos nuestros ingresos que en el volumen de los mismos. El secreto radica más en la forma en que administremos nuestros ingresos que en el volumen de los mismos.

La Planificación Financiera Personal es, sin duda alguna, la mejor herramienta para administrar las finanzas personales. A través de ella TODOS podemos alcanzar nuestras metas financieras y mantener una calidad de vida ¨de calidad¨, durante toda la vida.

El concepto no es nuevo para nadie. Como entes económicos que somos, estamos permanentemente pensando en cómo ganar más dinero, cómo proteger lo que tenemos, cómo pagar menos impuestos, cómo aprovechar oportunidades de inversión, cómo tener una mejor casa, un mejor vehículo… En fin, cómo mejorar nuestra calidad de vida.

La Planificación Financiera Personal tiene la respuesta para los anteriores interrogantes.

Probablemente tan antigua como la misma humanidad, la Planificación Financiera Personal ha venido practicándose de manera desordenada, y generalmente por intuición. Cada padre de familia ha hecho uso de ella basado en sus tradiciones, en las enseñanzas de sus antecesores y, particularmente, con base en su propio sentido común.

No ha sido sino hasta años recientes cuando esta actividad se ha profesionalizado. Para lograrlo se ha hecho uso de reconocidas teorías económicas y de las mejores prácticas de cada una de las áreas que la conforman:

Planificación Financiera Básica

Planificación para la adquisición de Activos Esenciales

Planificación para el manejo del Riesgo y los Seguros

Planificación de Inversiones

Planificación del Retiro

Planificación de Sucesiones

Planificación de Impuestos.

El conocimiento de esta materia es indispensable para el padre o madre responsable que quiere brindar lo mejor a su familia. Pero esta clase de conocimiento no se adquiere con la educación tradicional, que nos prepara para ganar dinero pero no para conservarlo.

El éxito financiero no sólo depende del nivel de ingresos que produzcamos. Si bien es beneficioso que éstos sean cuantiosos, el secreto radica más en la forma en que los administremos que en el volumen de los mismos. Todos hemos escuchado relatos de exitosos deportistas o artistas que han amasado grandes fortunas y luego han terminado su vida en la indigencia. Al igual que ricos herederos cuya riqueza se ha esfumado en la bruma de su propia ineptitud financiera…

Sin importar nuestra edad o nivel de ingreso actual podemos hacer un cambio radical en nuestro futuro (y el de los nuestros) y asegurarnos de que el mismo sea el que siempre hemos querido. Tan sólo es cuestión de incorporar la Planificación Financiera Personal a nuestras vidas y comprometernos a inculcarla en las futuras generaciones… de allí es que podremos generar un cambio cultural que beneficiará tanto a nuestras familias como a nuestro país.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.