Banrepública debería mantener las tasas

Las expectativas de inflación, única amenaza.Las presiones inflacionarias se originan en factores de oferta o sobre precios regulados, no por crecimiento de la demanda

Banrepública debería mantener las tasas Banrepública debería mantener las tasas

Recientemente el comportamiento del mercado de renta fija ha reflejado el aumento de las expectativas sobre un nuevo incremento de las tasas de interés del Banco de la República, luego de la importante valorización observada en abril.

Mientras las expectativas de inflación no se incrementen, el Banco de la República no debería volver a incrementar las tasas de interés, sobre todo con un ambiente externo incierto.

Argumentos para dejarlas inalteradas

El impacto de las medidas de política monetaria adoptadas hasta el momento es evidente.
- Las tasas de interés reales tanto en materia de captación como de colocación han tenido un incremento sustancial en el último año. La DTF real se encuentra alrededor de 3.8% en el nivel más alto en seis años, mientras que la tasa de interés real de los créditos de consumo pasaron de 12% en abril de 2007 a 19% en abril de 2008. Así mismo, la tasa de interés real para los créditos de tesorería pasó de 4.3% a 7.5% en similar lapso.

- El crecimiento de la cartera de crédito del sistema financiero ha tenido una importante desaceleración, especialmente en el caso de los créditos de consumo cuya tasa de crecimiento anual cercano a 50% en noviembre de 2006 a 24% en marzo de 2008. De hecho se espera una mayor restricción de la oferta de crédito en los próximos meses por el crecimiento de la cartera morosa.

- Lo anterior es consecuente con la desaceleración que muestran algunos indicadores líderes sobre el crecimiento de la producción industrial, la demanda de energía, el área aprobada según licencias de construcción, los despachos de cemento y el déficit comercial observado en abril. Por lo anterior, el único factor que podría generar nuevos incrementos en la tasa de interés de intervención sería un repunte en las expectativas de inflación.

Con todo lo expuesto consideramos que la decisión del Emisor del próximo 23 de mayo debería ser mantener estable la tasa de interés de referencia en 9.75%, sin cerrar la posibilidad de incrementos posteriores para tener mayor información y evaluar si el reciente repunte de las expectativas de inflación de corto plazo es coyuntural o definitivamente es una tendencia, porque en este momento el único factor que no es compatible con la postura de la política monetaria son las expectativas del costo de vida, ya que los indicadores de actividad económica si muestran desaceleración generalizada.

Inflación de 5.7%

En cuanto al costo de vida, si se mira la historia reciente de su comportamiento y se le compara con los resultados actuales, las estimaciones no son alentadoras. Entre los años 2000 y 2007 la inflación acumulada en los primeros cuatro meses ha correspondido, en promedio, al 66% de la inflación total del año. Si ese fuera el caso en 2008 la inflación finalizaría alrededor de 6.3%. Sin embargo, al analizar cuáles son los factores que han explicado la inflación hasta el momento y al ver sus perspectivas para lo que resta del año se puede ser menos pesimista y esperar que la inflación termine el año hacia niveles de 5.7%, de todas formas siendo un resultado alejado de la meta.

Qué preocupa del IPC

En los dos primeros meses del año los alimentos fueron evidentemente los componentes del IPC que mayores repuntes registraron.

- Alimentos. De los alimentos a futuro preocupa el comportamiento de los procesados cuyos precios continúan presionados por sus altos precios internacionales, como es el caso del arroz, el pan, la carne de res o la leche. Entre tanto, la papa que ha sido el producto que más aportado a la inflación este año es un alimento perecedero cuyo ciclo es relativamente corto por lo cual, seguramente, en el segundo semestre no será un factor inflacionario.

- Servicios públicos. Por el lado de los componentes del grupo de vivienda, aunque los arrendamientos han generado un aporte importante en lo corrido de 2008, lo que preocupa son las tarifas de los servicios públicos.

Los arrendamientos pueden comenzar a moderar su crecimiento en la medida en que el mercado de vivienda se desacelere, como parecen estar señalando indicadores como las licencias de construcción.

Sin embargo, las tarifas de servicios públicos pueden continuar presionadas al alza en los próximos meses por dos razones: Primero por el sostenimiento de altos precios de la energía a nivel mundial y segundo debido a la actualización de tarifas cada vez que el IPC acumula 3% de variación, hecho que hoy está ocurriendo más rápido que en años anteriores.

- Petróleo y tarifas del transporte. A lo anterior hay que sumarle el impacto de los altos precios del petróleo sobre los precios de la gasolina en Colombia que en el mediano plazo debe terminar generando incrementos en las tarifas de transporte público, como ya se observa en la solicitud de las aerolíneas que operan en Colombia de trasladar ese mayor costo a los usuarios.

De todas formas, hay que tener en cuenta que todas las presiones inflacionarias esperadas para los próximos meses vienen originadas en factores de oferta o sobre precios regulados y no son consecuencia de un incremento en el crecimiento de la demanda agregada en Colombia. Por lo tanto, mientras las expectativas de inflación no se incrementen el Banco de la República no debería volver a incrementar las tasas de interés, sobre todo con un ambiente externo incierto.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.