Un negocio que es todo un arte

Si ya probó invertir en acciones, finca raíz, dólares y se cansó o busca otras alternativas de negocios, el arte puede ser una respuesta.

Son muchos los coleccionistas que alguna vez compraron una obra de arte por gusto y después de unos años se hicieron a una enorme fortuna. Son muchos los coleccionistas que alguna vez compraron una obra de arte por gusto y después de unos años se hicieron a una enorme fortuna.

El arte no sólo puede ser una pasión, un gusto o una afición, sino también una inversión en la que puede tener una buena rentabilidad.

Esteban Jaramillo, fundador y director de Galería La Cometa, quien ha dedicado 23 años de su vida al negocio y está a punto de inaugurar una de las exposiciones más importantes a nivel privado en el país al contar con obras de reconocidos artistas como Pablo Picasso, Joan Miró, Fernando Botero y Alejandro Obregón, cuenta su experiencia en el arte como negocio.

Uno de los aspectos principales a tener en cuenta es que Colombia se está convirtiendo en un punto clave para el arte en Latinoamérica. “En Bogotá de manera paralela se realizan ferias de nivel internacional y adicional a esto están todas las galerías que inauguran sus exposiciones”, indicó Jaramillo.

Así mismo, el arte colombiano está trascendiendo fronteras debido a que varias galerías colombianas llevan artistas colombianos a otros países con resultados positivos.

“Lo que se mueve detrás de una obra no sólo es el artista, sino que hay una dinámica económica de mucha gente trabajando para recoger frutos”, indicó Jaramillo.

El negocio

¿Quiénes invierten en arte? ¿Cómo hacerlo?. Para Jaramillo invertir en arte no es una inversión como cualquier otra porque en ésta se puede disfrutar de la compra e incluso colgarla y lucirla en la sala de su casa.

“Quien adquiere una obra en La Cometa tiene un cheque al portador porque cuando la persona quiere vender su obra para recoger dinero o adquirir una obra de mayor calidad, la galería siempre la recibe”, manifestó Jaramillo.

Esto es lo que ha atraído al coleccionista venezolano, Andrés Alibrandi, quien viene constantemente al país para adquirir obras de arte. Según él, una de las principales recomendaciones a la hora de invertir es hacerlo en una galería con respaldo y experiencia.

“Si compra una obra de un artista reconocido nunca va a perder. Sin embargo, es importante saber lo que está comprando y en dónde lo está comprando", señaló.

Para Alibrandi, hay una gran oportunidad en obras de artistas jóvenes. No obstante, debe saber qué compra, puesto que hay unos que no evolucionan y es ahí donde puede tener una desvalorización de su compra.

Sin embargo, Jaramillo explica que si la persona se deja asesorar de un gran conocedor, el riesgo de tener una desvalorización se reduce significativamente.

“En finca raíz, acciones u otras inversiones la crisis económica afecta el valor de los activos. No obstante, el arte ha mantenido su valor”, indicó el experto.

Además, existen seguros en Colombia que por un costo cercano a 0,9% del valor de la obra anual, usted puede asegurar su inversión.

Los precios

Jaramillo asegura que desde $1’000.000 puede invertir en una obra de arte que cuenta con el respaldo de la galería y proviene de un artista jóven, pero con un futuro promisorio. Pero si tiene más recursos, también puede adquirir de precios más elevados, pues algunas obras pueden superar fácilmente el millón de dólares.

“Las personas pueden pagar en efectivo o a crédito. De esta manera, hay formas de acceder a una obra original e invertir belleza y estética. Es una inversión para la vida”, aseguró Jaramillo.

Una de las principales recomendaciones de Alibrandi es conocer la procedencia, el origen y la calidad de la obra antes de comprarla.

“Además de concebir el arte como inversión, lo importante es que se sienta a gusto con la obra que adquiere y se sienta feliz con la compra”, señala Alibrandi.

Tenga en cuenta que como toda inversión debe tener paciencia y no esperar frutos en el corto plazo. Por esto y aunque pueden haber excepciones, si compra una obra de arte debe esperar entre tres años y ocho años para tener una rentabilidad.

Mientras tanto puede disfrutarla en su casa, pues finalmente es una de las bondades que regala el arte a todo aquel que se atreve a conocerlo. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.