Tres preguntas que debe hacerse antes de participar en un reality

Los programas que dominan actualmente la audiencia en Colombia, han demostrado que la mayoría de los concursantes no planean los “casting”, o que se presentan sin tener el talento que creen dominar.

Una presentación pública requiere de preparación y estudio, y nunca de improvisación.  Una presentación pública requiere de preparación y estudio, y nunca de improvisación.

Si tiene tiene algo que mostrar es mejor que se prepare para que el cuarto de hora se convierta en el comienzo de una prometedora carrera y empiece a recoger lo que ha invertido en su formación. 

Lo primero que hay que hacer es descubrir para qué es que se tiene talento. Todos en algún momento creemos que somos capaces de cantar, bailar o actuar, pero pocos tienen el don.  

Si quiere ponerse a prueba, los primeros públicos a los que puede recurrir es al familiar y al grupo de amigos, donde puede encontrar buenos críticos. Ese ejercicio le servirá para seguir preparándose o para desistir.

Primero el ridículo  

Según el empresario de entretenimiento Julio Correal, “al pueblo colombiano le fascina el ridículo” y es por eso que las primeras partes de los realitys son las que más rating tienen, debido a que la gente se entretiene con la inexperiencia de la gente.

El coreógrafo y director de la compañía de danza L'Explose, Tino Fernández, manifiesta que “La gente cree que con un parecido a algún artista o moviéndose de determinada forma, ya puede llegar a la fama”, lo que es equivocado.

Fernández, señala que la televisión tiene parte de la culpa para que las personas lleguen a esos concursos sin preparación: “La propuesta televisiva es de productos y contenidos rápidos y aprovechan que la gente no tiene vergüenza de hacer el ridículo”.

Según Julio Correal algunas personas que sí tienen talento no recurren a este tipo de programas para demostrar que tienen madera.

¡Ahora a presentarse!

Si es cierto que usted tiene talento y decide presentarse en algún concurso debe hacerse las siguientes preguntas.    

¿Ha estudiado?

Lo mejor que puede hacer alguien cuando descubre que tiene futuro en el canto, en el baile, en la actuación o en algún otro oficio, es ponerse trabajar en ello. Es cierto que hay gente innata pero ese no puede ser su caso.

¿Está preparado?

Analice si es hora de probarse ante millones de televidentes que lo verán en su audición, si las cosas salen mal además de la vergüenza, se puede llevar a casa una depresión.
¿Ha ensayado lo suficiente?

A veces estar preparado no siempre quiere decir que se tenga la suficiente experiencia, incluso los mejores actores o cantantes se dejan llevar por los nervios.

Si las anteriores tres preguntas no lo hacen dudar es hora de probar su talento para empezar a tener un nombre propio en la industria comercial.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.