Las ferreterías, un negocio rentable para el bolsillo

por Katherinn Cuervo

¿Tiene la intención y el dinero para abrir un negocio, pero no tiene la menor idea de cuál podría ser la mejor opción? Le contamos por qué una ferretería podría ser una muy buena idea.

mediosydifusion.com mediosydifusion.com

Doce años llevan don Pedro Antonio Rodríguez y su esposa Angela Rocio Mesa con la ferretería Electrocerraduras la 85, ubicada sobre la carrera 16. Comenzaron en un pequeño local por la misma zona, pero en la  14. “Era un espacio pequeño que no alcanzaba para tener tantas cosas”, cuenta su hija Erika.

Sin embargo, después de que sus padres reunieron el suficiente capital para iniciar con este emprendimiento, consiguieron el nuevo espacio donde pudieron contar con más inventario. Así, con dedicación y trabajando de 8 am a 7pm la empresa fue creciendo poco a poco, hasta llegar a contar con 10 trabajadores, que son quienes apoyan en la actualidad con ventas y servicios.

Además de este ejemplo de emprendimiento, el gerente comercial de Servinformación, Luis Manuel Faviani comenta que este tipo de negocio es muy importante para los ciudadanos porque “son una herramienta que está a la mano o a la vuelta de la esquina. Es más, en muchas ocasiones el mismo ferretero se dirige a su casa a solucionar un problema. Además, su crecimiento se debe al buen momento por el que está atravesando el sector de la construcción en el país”.

FP le recomienda: Así es como debe vender por Internet si quiere ganar más dinero

Las “cacharrerías” como también se les suele llamar coloquialmente están contribuyendo con aproximadamente el 2,5% al Producto Interno Bruto (PIB) del país, según cifras de Fenalco Nacional. En Colombia hay un total de 26.407 negocios de acuerdo con el DANE, Departamento Administrativo Nacional de Estadística, de las cuales el 35% son pequeños negocios y el 88% de estos establecimientos se encuentran situados en las principales ciudades del país.

Estos almacenes venden de todo, Erika nos cuenta por ejemplo que la ferretería de sus padres tiene varias secciones divididas en: productos de construcción, luminiscencia (bombilleria), herramienta y pintura. Además de accesorios que se requieren tener a la mano para cualquier urgencia como rodillos, lija, puntilla, alicates, interruptores entre muchas otras cosas más.  

Aunque Erika nos confiesa que el negocio en primer semestre de 2016 fue duro, que incluso se escuchaba a los proveedores y a la competencia que la gente no estaba comprando, todo cambió en el segundo semestre, asegura que la gente comenzó a necesitar productos de ferretería y sobre todo en el área de la construcción porque  se empezó a vender bastante cemento y arena.

El crecimiento del sector de la construcción ha sido un factor muy relevante para el potencial económico de las  ferreterías, ya que este es un sector que en los últimos cuatro años ha incrementado en 28% su valor agregado, el doble del promedio nacional, sumado al impulso en demanda de insumos y empleo que genera un volumen constante de área en construcción superior a los 23 millones de metros cuadrados, de acuerdo con la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

También puede leer: Este es el verdadero problema de las empresas a la hora de contratar

Y es que, uno de las cosas  más importantes para el negocio de las ferreterías es la ubicación, porque como no lo manifiesta Erika, el negocio de sus padres, además de ser conocido por el voz a voz, está cerca a construcciones nuevas, restaurantes, empresas y establecimientos que continuamente requieren de un servicio o un accesorio para resolver alguna situación.

Por otro lado, las ferreterías son un canal de distribución y ventas muy importante para la economía del país porque mueven muchas empresas importadoras de insumos. Por lo que debe ser relevante para ellas la localización estratégica de puntos de venta en zonas de oportunidad para así mismo mantener su posición en el mercado.

“La ferretería se mueve muy bien” responde Erika, cuando le preguntamos por cómo estaba el negocio y si este es o no prometedor. Y aunque no nos quiso revelar el dinero que el negocio de sus padres genera en el día a día, Faviani nos dice que “el promedio de ventas oscila entre los $100.000 y el $1.000.000 diariamente, lo que representa para la economía colombiana un aproximado de 1,7 billones de pesos anuales”

El compromiso y la constancia son la clave del crecimiento de un negocio; sin embargo  es importante  adaptarse a los cambios, ¿qué queremos decir con esto? que por ejemplo con el auge de la tecnología el dueño o empleador debe replantear y moldear las estrategias de su trabajo para así poder competir y llegar a las necesidades actuales de sus clientes.

Incluso, además de conocer bien cómo funcionan las ferreterías, ofrecer servicios alternos de especialistas en plomería, cerrajería y electricidad, tener una página web o una aplicación y utilizar programas adecuados para la sistematización de las labores, son una buena opción, pues suman puntos a la microempresa.

Porque como señala Erika, quien estudió administración de empresas y está realizando una tesis en su maestría sobre el negocio de su padre, “las estrategias son necesarias para crecer, porque se requiere de un valor agregado a parte del buen servicio para competir”.

Finalmente, las ferreterías o “cacharrerias” son una gran oportunidad, que además de aportarle económicamente al país, está generando emprendimiento, empleo y lo más importante están apoyando la necesidad inmediata de la gente, logrando que varias partes se vean beneficiadas.

Quizás le puede intereser: Los negocios pequeños más populares en Colombia (y rentables)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.