Secretos para la supervivencia de empresas familiares

El gran desafío al que se enfrentan las empresas familiares es evitar el naufragio una vez los hijos del fundador se vinculan a la empresa.

Santiago Dodero, director del Instituto de la Empresa Familiar de Aden Business School, consultor, conferencista y escritor. Santiago Dodero, director del Instituto de la Empresa Familiar de Aden Business School, consultor, conferencista y escritor.

Hay quienes dicen que las empresas familiares las fundan los padres, las acaban los hijos y las venden los nietos. 


Y es que uno de los retos más difíciles para las empresas familiares es evitar su desaparición con el cambio generacional.

Según las estadísticas, una vez fallecen los padres fundadores de la empresa, cerca del 70% de las empresas familiares desaparecen, una cifra bastante alta.

FinanzasPersonales.com.co habló con Santiago Dodero, director del Instituto de la Empresa Familiar de Aden Business School, consultor, conferencista y autor de los libros “El Secreto de las Empresas Familiares Exitosas” y “Las Ventajas Competitivas de las Empresas Familiares”, sobre cómo pueden perdurar las empresas en el tiempo sin morir con el cambio generacional de administración.

Puntos álgidos

El primer paso comienza con el fundador, quien con pasión y emprendimiento crea la empresa.

Después de años de recorrido, el gran desafío se tiene cuando no sólo crece la empresa, sino también los hijos. El contraste generacional no siempre funciona porque los herederos y los fundadores no se comprendan a la hora de trabajar en equipo. 


“Los hijos terminan la universidad y lo primero que quieren hacer son cambios y aplicar lo que aprendieron. Pero lo hacen criticando la forma como lo ha hecho su padre, diciendo que es obsoleto, anticuado y que ya no funciona”, explica Dodero.

De esta forma, la alegría inicial que tuvo el padre frente a que su hijo se interese por su empresa, desaparece.

“Hay es cuando el padre le dice: chicos quiero que les quede una cosa clara y para siempre: mientras yo esté se hace lo que yo diga. El día que yo no esté, ustedes hacen todo lo que quieran. Luego el fundador fallece y los hermanos terminan peleando entre si por quién reemplaza al fundador", sostuvo Dodero.

¿Qué hacer?


Aden Business School, entidad de la cual es director del Instituto de la Empresa Familiar, Santiago Dodero, maneja un programa en Hispanoamérica desde hace 22 años en 14 países latinoamericanos para que padres e hijos puedan aprendan a trabajar en equipo.

Entre los consejos dados por el experto para el manejo de empresas familiares están: 

-Aprender a comunicarse: Hay que crear herramientas de comunicación y manejo de conflictos, definir cuáles son los roles que tendrán tanto familiares como laborales. Esto debido a que es más complejo trabajar con familiares: si una persona externa no cumple con sus tareas se despide, pero a un hijo no lo puede despedir porque se empiezan a tener problemas en la familia. 

-Hay que pasar por un proceso de selección: Se deben tener claras las fortalezas y debilidades de los hijos al momento de entrar a la compañía. Como en la mayoría de casos ingresan sin un proceso de selección, ocurre que no están capacitados para asumir el cargo asignado. “Es que no sabe que no sabe, pero se comporta como si lo supiera me dijo una vez un empresario acerca de su hijo”, señaló Dodero.

-Entre familiares se deben exigir: Una situación que sucede es que entre hermanos se dicen: “no te metas en lo mío que yo no me meto en lo tuyo, así vamos a andar bien. Entonces no hay un proceso de mejora y así la empresa se va a perjudicar y resultan todos los miembros de la familia peleados porque la compañía fracasa”, explicó Dodero.

-Conserve su familia unida: El desafío es que no sólo la empresa trascienda, sino que también la familia permanezca unida.

-Abordar temas tabú: Para que exista un gobierno corporativo serio y profesional que permita el crecimiento y la rentabilidad de la empresa hace falta que primero los familiares sepan trabajar en equipo y luego que sepan abordar temas tabú, aquellos temas que no se suelen tratar para precisamente evitar conflictos y por no abordarlos en su momento explotan con un poder destructivo enorme.

Un ejemplo de esto es que cuando la empresa crece tiene que hacer inversiones grandes, los hijos quieren llevarla por una dirección y los fundadores por otra debido a que ellos nunca necesitaron de los planteamientos que les proponen los hijos para sacar adelante la empresa. 


Hay un choque generacional de pensamientos que se debe aprender a llevar porque de lo contrario la empresa corre el riesgo de no evolucionar. 

-Tenga en cuenta varios puntos de visa: A la pregunta: ¿Qué recomendación le hace a una persona que quiera crear una empresa, que sea familiar o busque otros socios?, Dodero contesta: “Que sea familiar pero que busque dos generaciones distintas. Con esto, tiene dos visiones distintas que si se saben aprovechar pueden aportar mucho a la compañía”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.