Los “haga” y los “no haga” con un dólar de más de $3.000

¿Quién se iba a imaginar un año atrás, que la moneda estadounidense llegaría a un nivel casi similar al del euro? Lo importante es tener en cuenta en qué situaciones sacarle provecho y en cuáles evitarlo a toda costa.

Flickr Todd Porter Flickr Todd Porter

En julio de 2014 el dólar tenía un precio promedio de $1.870 y se consideraba un nivel "un poco bajo" para lo que querían muchos empresarios. Pero con el paso del tiempo y las distintas situaciones económicas, este panorama ha cambiado drásticamente.

En los últimos días, el dólar ha superado la barrera de los $3.000 y muchos economistas y analistas del mercado han empezado a considerar la posibilidad de que llegue, incluso, a los $3.500, aunque con mucho escepticismo.

Entre las razones por las que se ha dado este fuerte incremento está, principalmente, la recuperación de la economía de Estados Unidos, lo que ha llevado a que las personas "saquen su platica" de países emergentes (como el nuestro) porque consideran a la nación norteamericana más segura.

Sobre esto, existe otro punto: el posible aumento de las tasas de interés de Estados Unidos. Eso hace que todo en lo que se invierte allá sea mucho más rentable. Entonces, dado el último anuncio de que iba a suceder esto, la gente no está esperando a que suceda sino que está empezando a "descontar" el efecto, es decir, la gente actúa como si desde ya se hubiera incrementado la tasa.

Para entender más de esto, FP le sugiere leer
"Por qué debería interesarle eso de "las tasas" de Estados Unidos".

Un último factor a tener en cuenta es el precio del petróleo que tiene una relación inversamente proporcional con el dólar, es decir, entre más baje el petróleo, más sube el dólar. sin embargo, cabe recordar que esto no sucede siempre y que influyen otras variables.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.