Indicadores Financieros

Finanzas

Los seis remordimientos financieros. Dude una y otra vez cuando le cuentan sobre un negocio donde le prometen altas rentabilidades sin mayor esfuerzo. Foto: Corbis

Dude una y otra vez cuando le cuentan sobre un negocio donde le prometen altas rentabilidades sin mayor esfuerzo. Foto: Corbis

Los seis remordimientos financieros

Esta época es propicia para hacer un alto en el camino y cambiar hábitos financieros que por una u otra razón lo hacen sentir culpable. Detecte con cuáles se identifica y cómo los puede corregir.

Aunque no necesariamente deba tener remordimientos sobre el manejo que le ha dado a sus finanzas, la mitad del año es una ocasión propicia para tomarse unos cuantos minutos y evaluar cuáles son esas actitudes financieras que lo inquietan.

Si se pregunta qué hubiese pasado de actuar de forma distinta en cuanto a la distribución de su dinero, probablemente pueda arrepentirse (así sea en pequeñas proporciones) de lo que hizo o dejo de hacer.

Piense en los siguientes aspectos que son claves para su estabilidad financiera. Si ha caído en alguno, tenga en cuenta que proponiéndoselo aún puede estar a tiempo de remediarlo, para mejorar financieramente, su año.

1- Creer en milagros financieros

Tener altos rendimientos por su dinero y de manera rápida es una propuesta muy tentadora, sin embargo, casi que en el ciento por ciento de los casos esto no es cierto. Un claro ejemplo de esto sucedió cuando muchos con la ilusión de duplicar y hasta triplicar su inversión destinaron sus ahorros e incluso obtuvieron créditos para llevar a la captadora ilegal de dinero DMG. Algunos quedaron en la ruina.

Corrección: La Superintendencia Financiera ha advertido que los milagros financieros no existen. Por esto, dude una y otra vez cuando le cuentan sobre un negocio o una inversión donde le prometen altas rentabilidades sin mayor esfuerzo.

2-No ahorrar para la vejez

Llegar a cierta edad sin tener una pensión asegurada o un dinero que le proporcione una estabilidad financiera genera una alta incertidumbre en sus finanzas porque quizás tendrá que empezar a depender de terceros para que lo subsidien.

Corrección: Si es joven ahorre en un fondo de pensiones o mantenga un dinero destinado para asegurar su vejez. De no haber ahorrado en su juventud la solución es más compleja, pero puede buscar la manera de realizar una inversión que le proporcione una rentabilidad a futuro.

3-Deudas a la deriva

Deudas irrisorias le pueden pasar factura cuando menos lo imagina. Casos se han dado que personas quedan con obligaciones pendientes en el pago de un servicio por ejemplo de $100 o $5.000, pero no se enteran de esto sino hasta años después cuando los intereses han aumentado la cuantía significativamente y cuando el historial crediticio está afectado.

Corrección: Asegúrese de tener un paz y salvo de cada servicio y crédito que ha adquirido. Con esto estará seguro que no debe a ninguna entidad. Cuando solicita un préstamo o tarjeta de crédito también le pueden ayudar a suministrar información sobre sus deudas pendientes.

4-Trabajar en exceso

No significa que deba cumplir su horario al pie de la letra y no quedarse un segundo más en el trabajo después de la hora de salida, pero sí asegúrese de tener tiempo para usted, su familia y sus amigos.

Corrección: No todo es trabajo, evalúe cómo optimizar el tiempo para salir más temprano de la oficina o no dedicar fines de semana a temas laborales.

5-No invertir en educación

Día a día la exigencia es mayor para ser competitivo en el mercado laboral y esto le puede hacer perder la oportunidad de ascender o cambiar de trabajo.

Corrección: Haga cuentas y destine un porcentaje de su sueldo para estudiar. Quizás tenga que reducir gastos o hacer sacrificios, pero tenga en cuenta que aumentar su conocimiento le será recompensado en el futuro.

6-Derrochar el dinero

Las épocas de “vacas gordas” suelen ser fáciles de desaprovechar porque se tiende a creer que durarán para siempre. Cuando no sucede así, se anhela volver a ese tiempo para prepararse para las épocas de “vacas flacas”.

Corrección: Sea consiente que la bonanza se puede acabar. Trate de tener un ahorro o un seguro que lo respalde en cualquier momento que tenga un imprevisto.