Los “oldtimers” pueden ser una gran inversión

Desde el comienzo de la crisis financiera se invierte cada vez más en valores reales, y los automóviles antiguos se están convirtiendo en una gran inversión para muchos que rescatan el valor histórico de esos coches.

DW - Classic Remise tiene todo lo que el coleccionista desea. DW - Classic Remise tiene todo lo que el coleccionista desea.
;
DW

Volker Müller, un vendedor de la ciudad de Düsseldorf, es un gran conocedor de todo lo que tenga que ver con automóviles antiguos. Con ojo de águila observa la laca y prueba en detalle los paragolpes. Hace tiempo que Müller restaura automóviles antiguos y se mueve en la escena de los “oldtimers” como pez en el agua. Además, es orgulloso poseedor de tres automóviles de valor histórico. En el centro de servicio integral y de exposición para oldtimers Classic Remise, de Düsseldorf, él y muchos otros interesados encuentran todo lo que el corazón del coleccionista puede desear.

Oldtimers superan a los inmuebles y a las acciones

El centro Classic Remise funciona en un edificio que es monumento histórico y fue construido en 1930. Desde el año 2006 es un punto de reunión para vendedores, agentes de concesionarias, entendidos y restauradores amantes de los carros antiguos. Hasta cuenta con un talabartero por si los asientos necesitan ser renovados.

Desde el inicio de la crisis económico-financiera, en 2008, parecería que muchos descubrieron al automóvil antiguo como objeto de inversión. Con casi un seis por ciento de rédito anual, superan en beneficios a los inmuebles y a las acciones.

Los restauradores de oldtimers, como Müller, dicen que los que se dedican ahora a poner a punto estos vehículos ya no lo hacen por diversión, sino para mantener su valor e incluso aumentarlo. “Ya vendí un Mercedes 230 SL y obtuve muy buenas ganancias. Hubo una gran demanda, y saqué provecho. Fue una buena inversión”, cuenta Volker Müller.

En otra de las salas del centro Classic Remise, la gente contempla las piezas de exposición y, como Gerd Olbricht, piensa en la posibilidad de comprar un coche antiguo. Olbricht posee un Mercedes SLK y uno de la Clase A, y planea vender uno de ellos pero aún no sabe bien cuál. Para él, la estética es muy importante, pero se ha vuelto muy cuidadoso, ya que se dejó llevar muy a menudo por el aspecto visual al comprar un automóvil. “Este Porsche”, dice refiriéndose a uno de los oldtimers, “tiene muescas en la pintura que no se han reparado. Dicen que lo han restaurado, pero no es verdad. Esos detalles me molestan.”
 En buen estado: alta demanda y pocos ejemplares

A un costado del salón de exposición está el despacho de Wolfgang Löffelsender, decorado con colores cálidos y, por supuesto, con un auténtico automóvil antiguo. El experto está en el negocio desde hace tiempo y sabe qué es lo que buscan los compradores de automóviles antiguos que quieren invertir. “Lo que más se busca son los modelos únicos que estén en muy buenas condiciones, y, por supuesto, debe haber una demanda de ese modelo”, explica. Y también es importante que haya un número limitado de ejemplares.

Según el experto, a causa del auge de los autos antiguos han aparecido muchos chapuceros, y eso representa un problema para los comerciantes serios. “Se debería crear una asociación de vendedores o agentes concesionarios de oldtimers que otorgue un sello de calidad para que los clientes puedan verificar que el auto es auténtico y de calidad”, dice Löffelsender. Y añade que la confianza es el factor más importante en ese rubro, que aún alberga un enorme potencial. En 2011, la cantidad de automóviles de valor histórico en Alemania era de 380.000, 100.000 más que antes del estallido de la crisis financiera.

Pequeñas sumas para empezar

En el registro de clientes de automóviles antiguos de Jörg Bratke, de la compañía Bergen von Bratke Exclusive Cars, figuran los nombres de personalidades de la política y de corredores de Fórmula 1. Hace tiempo que Bratke percibió un cambio en la escena, y dice que ya no se necesitan enormes sumas para adquirir un coche antiguo. “Un buen escarabajo de Volkswagen se puede conseguir por cerca de 5.000 euros”, dice el agente. Pero del escarabajo quedan muy pocos ejemplares.

Claro que para el precio de los oldtimers no hay límite: hay vehículos que rozan el millón de euros. Y sería un error guardar esos automóviles en el garaje por miedo a accidentes ya que, si no se mueven, se pueden dañar, explica Kai Kleophas, otro entendido en carros históricos. “Un auto es un objeto de uso”, dice, “y, además de ser una inversión, los oldtimers se pueden usar para participar en carreras de rally y divertirse mucho”, señala. Según él, de ese modo los automóviles ganan aún más valor histórico, con lo cual aumenta su precio.

El mantenimiento es caro

A pesar de todos los aspectos positivos de poseer un automóvil antiguo, mantenerlos es caro. Hay que pagar la restauración y los seguros, y la exposición en Classic Remise, por ejemplo, cuesta 200 euros por mes por vehículo. Por eso, el agente de concesionaria Jörg Bratke recomienda “invertir en un oldtimer sólo si se tiene pasión por estos automóviles”, ya que únicamente si se los quiere de veras se puede sacar reales beneficios de una inversión así.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.