Los 10 mandamientos del ahorro

por Marcela Villamil Kiewu

El ahorro es la clave para unas finanzas personales sanas y es un hábito que se debe desarrollar en todas las etapas de la vida. Diez consejos para alcanzar la libertad financiera.

Archivo Semana Archivo Semana


1.   Ahorre siempre que pueda

No espere a ser un adulto para comenzar a pensar en ahorrar. Siempre que reciba algún tipo de ingreso, guarde parte de él. Y no piense en guardar lo que le sobra, haga parte de su plan financiero este rubro, para que no cuente con él para sus gastos.

Además piense a largo plazo, no menos de un año y no se fije en el monto, si no en cumplir con lo que se ha propuesto. Por ejemplo, si ahorra $1.000 al día, esto se le convierte en $360.000 al año o en $1,8 millones en cinco años.

2.   No gaste más de lo que gana

No pida prestado para gastos que se salgan de su presupuesto. Si usted gasta más de lo que gana está creando deuda, y por la deuda se pagan intereses. Trate de no mantener un estilo de vida superior al que puede costear, esto sólo hará que sus deudas crezcan incesantemente.

Aprenda a ser feliz con lo que tiene. Esto no quiere decir que debe dejar sus ambiciones de lado, sino que no debe endeudarse innecesariamente para lograr sus metas.
3.   Lleve las cuentas de sus gastos

Además de elaborar un presupuesto y cumplirlo al pie de la letra, lleve un registro detallado de los gastos que realiza al mes. Esto podrá ayudarlo a disminuir y eliminar algunos gastos.

4.   Disminuya sus gastos

Reducir los gastos consiste básicamente en cambiar la manera de consumo y no dejarse llevar por los impulsos. Por ejemplo, NO pague con la tarjeta de crédito para comprar algo porque está rebajado si sabe que no tiene, ni va a tener el dinero. Disminuya por un tiempo las salidas a restaurantes y bares, cuando organice su presupuesto lo podrá hacer libremente. Recuerde, usted no necesita tener todo lo nuevo que está saliendo al mercado para vivir plenamente.

5.   Que la tarjeta de crédito no lo maneje

Siempre será usted el dueño de la tarjeta de crédito. Recuerde que esta no es una extensión de su ingreso sino un gasto mensual al que se enfrentará cada mes. Si la utiliza para su consumo habitual puede causarle problemas a su presupuesto mensual.

El programa de educación financiera de Visa, recomienda evitar que el total de todos sus préstamos sean mayores al 20% del ingreso anual y que los pagos mensuales por todo tipo de créditos no pasen el 10% de lo que recibe mensualmente.

6.   Administre sus deudas

Caer en mora es perjudicial para su historial crediticio y para su salud mental. Si siente que el sueldo no le alcanza para pagar todas su deudas y es de los que ‘tapa un hueco y abre otro’, es hora de reflexionar y actuar. Haga una lista de cuánto y a quién le debe dinero. Después haga un plan para reestructurar y administrar el total de esas deudas. Recuerde que lo peor que puede hacer, es darle la espalda a sus obligaciones, puede resultarle muy costoso.

7.   Piense cuáles son sus prioridades

Al momento de realizar su plan financiero, reflexione acerca de cuáles son las cosas que necesita para construir su futuro y mejorar su calidad de vida. Después de esto, le será más fácil saber a qué puede asignarle una mayor parte de su ingreso. No olvide que siempre dentro de las asignaciones mensuales, DEBE existir una para el ahorro.

8.   Póngase metas reales

El dicho “soñar no cuesta nada” es totalmente cierto, los sueños nunca van a tocar su bolsillo. Pero, no elaborar un presupuesto con metas claras hará que conseguirlos sea más complicado.

Las metas deben ser claras y reales. Siempre tenga presente en cuánto tiempo piensa alcanzar cada meta, cuánto dinero debe acumular para cumplirlas y, lo más importante, no deje de atender sus prioridades y gastos fijos por cumplir con algo que le puede afectar su bolsillo a futuro.

9.   Espere lo inesperado

Aunque suene trillado, todas las personas deben tener un fondo de emergencias, preferiblemente que sume el equivalente a 6 meses de gastos. Además de esto, tenga todo listo para que en caso de que usted falte, las personas que dependen de usted queden seguras. Por ejemplo, adquiera un seguro de vida, infórmeles cómo pueden acceder a sus ahorros y qué deudas deja y cómo deben saldarlas.

10.   Incluya en el presupuesto a sus seres queridos

Si está a cargo de una o más personas, sean hijos, padres o demás familiares, debe incluir todos los gastos que generan dentro de su presupuesto. Al hacerlo, podrá asignar de manera efectiva sus ingresos, y el mantenimiento de estas personas no se convertirá en una carga y podrá disfrutar plenamente de su compañía.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.